Volkswagen de ha convertido en una de las empresas que más impulso está tomando en relación con la movilidad sostenible. El grupo empresarial está siendo uno de los que está poniendo un mayor énfasis en la investigación en materia eléctrico, algo que será palpable en los próximos años gracias a una línea eléctrica paralela a las opciones tradicionales.

Esto, no obstante, cambiará a lo largo de la próxima década. Pese a que estamos a punto de entrar en la tercera del siglo XXI, las mecánicas eléctricas no habían tenido apenas protagonismo en la industria. En el mejor de los casos, las opciones disponibles contaban con unos precios superiores a los de los competidores en los respectivos segmentos.

Las polémicas que han rodeado al motor convencional ha incentivado esta nueva tendencia

¿Qué podemos constatar tras unos años en los que firmas como Tesla se han conseguido posicionar como soluciones innovadoras? Volkswagen, a estos efectos, ha comprendido que la demanda de los consumidores parece que está virando hacia las opciones sin tubos de escape. Este fenómeno se ha hecho todavía más palpable desde que han tenido algunos episodios como el popularmente conocido como Dieselgate.

En el pasado Salón de Frankfurt de 2017, la firma alemana presentó su apuesta para el mercado de los próximos años. Se multiplicarían de forma exponencial las inversiones en materia eléctrica para posicionar la línea I.D, una nueva forma de entender la modalidad por parte de la compañía. Tras varios trimestres, se ha reconocido la fecha que podría poner fin al motor de combustión.

¿Por qué Volkswagen habría optado por acabar con los motores que funcionan con recursos fósiles en 2026? Para entonces, se espera que se diseñe la última plataforma que permitiría la producción de esta alternativa. Veamos cómo se producirá la transición y qué consecuencias tendrá para el fabricante.

Una competitividad que tendrá lugar en los próximos meses

Michael Jost, portavoz de Volkswagen, una de las voces con más relevancia en el seno de la marca, ha reconocido que ya se está barajando cuál podría ser el momento de invertir íntegramente sus planes de innovación en lo referente al segmento eléctrico. El comienzo de la próxima década podría ser el momento indicado para acabar con el proyecto de transformación del parque.

El Golf GTE es una de las pocas opciones híbridas que comercializa la marca. Volkswagen

Según se puede leer en el portal Handelsblatt, la compañía habría decidido acabar con los modelos tradicionales de combustión interna puros e híbridos para el año 2026. Este tipo de declaraciones se ha vuelto una constante desde el pasado mes de diciembre, momento clave para el coche eléctrico.

Tesla está provocando un interés creciente en la industria de la automoción

La presentación de resultados de Tesla fue clave para entender por qué el coche eléctrico tendrá un mayor crecimiento a lo largo de los próximos años. Echando un rápido vistazo a las novedades presentadas en el recién finalizado Salón de Ginebra, se puede contemplar cómo los movimientos de las mecánicas eléctricas se han hecho todavía más patentes en los últimos meses.

Y bien, ¿cuáles han sido los factores que habrían determinado este cambio de tendencia? Para entender este fenómeno, es necesario repasar qué es lo que ha ocurrido en los últimos años en el centro de las grandes urbes. Sin duda, las restricciones al tráfico están incentivando la transformación del parque y la apuesta por este tipo de soluciones.

Un mercado que se disparará dentro del segmento eléctrico

El primer paso en términos de revolución tendrá lugar en el año 2020. Para entonces, la compañía alemana ofrecerá su primera alternativa creada exclusivamente para ser eléctrica. Teniendo en cuenta que contará con la plataforma MEB, la línea I.D arrancará bajo una premisa; ser más rentable que las opciones tradicionales de combustión interna.

El programa de inversión en materia eléctrica crecerá exponencialmente en los próximos años. Foro Coches Eléctricos

Al comienzo, tal y como ocurre con el Model 3 en su versión de acceso, los incentivos fiscales y las ayudas públicas serán su principal fuente de empuje. No obstante, se espera que en los próximos años se reduzca la diferencia existente en términos de coste de producción. Esto solo se conseguirá a través de la búsqueda de las economías de escala en la fabricación.

Ya es posible adquirir un Tesla Model 3 en Estados Unidos por 27.000 dólares

Viendo el crecimiento exponencial de Tesla en la industria al ofrecer un modelo teóricamente por tan solo 27.000 dólares, ¿le ha llegado el turno al coche eléctrico? Teniendo en cuenta las ventajas de las soluciones eléctricas frente a las motorizaciones convencionales, no sería de extrañar que el consumidor haga un esfuerzo extra a la hora de comprar su próximo automóvil.

Se avecinan tiempos en los que habrá que hacer un estudio pormenorizado para ver si nos interesa un coche eléctrico o si, por el contrario, se debe seguir haciendo una apuesta esencial por las soluciones de combustión interna. Al fin y al cabo, varios miles de euros dependerán de esta decisión en base a su vida útil.