Los coches eléctricos serán una realidad en los parques automovilísticos del mundo. Todavía queda mucho tiempo para poder poder estabilizar las adquisiciones de vehículos que solamente dependan de la corriente eléctrica, pero la movilidad tiene un fuerte acento sin emisiones contaminantes.

Para hacer posible este camino, no obstante, será vital encontrar una manera eficiente para garantizar proveedores de baterías eléctricas. Bajo la premisa actual, la escasez de las opciones basadas en el ion litio podría producirse de aquí a unas décadas, por lo que no sería extraño vernos en la misma tesitura que lo que ocurre en la actualidad.

El reciclaje de baterías será fundamental para garantizar la sostenibilidad de lo eléctrico

Por ello, en plena etapa de crecimiento de la movilidad sostenible, es importante fijar una línea de investigación especialmente destinada al reciclaje y aprovechamiento de la máxima cuantía de elementos posibles de los vehículos más novedosos en cuanto a trenes de potencia uno se refiere. ¿Por qué no se había planteado esta alternativa anteriormente?

Siguiendo el modelo que servirá para guiar el análisis en relación con el reciclaje, podemos poner como ejemplo representativo qué ocurre con el Nissan LEAF, el modelo eléctrico más vendido de la historia. Esta opción, presente desde 2010 en el mercado, ya se ha convertido en un referente en el segmento libre de emisiones.

Las primeras unidades podrían, fácilmente, estar próximas a los 200.000 kilómetros tras más de 8 años de uso. Es el momento, por tanto, para nuevos frentes en relación con el aprovechamiento de la materia prima utilizada en las baterías. De confirmarse esta práctica, podría garantizarse la sostenibilidad de la industria alternativa.

Una solución basada en la sustitución de celdas antiguas

La compañía nipona ha comenzado a ofrecer, tal y como se puede leer en el portal especializado Green Car Reports, un programa para que las unidades tradicionales de la primera generación puedan recuperar autonomía perdida tras todos estos años. Lo mejor de todo, además, es que será bastante más barato que la sustitución de un conjunto completo.

Las baterías de los coches eléctricos pueden ofrecen funciones tras su ciclo de vida útil. Efimob

De hecho, este es uno de los principales problemas de la movilidad futurista. El principal riesgo que se corre al comprar un coche eléctrico es que la batería comience a depreciarse precozmente una vez pasada la garantía ofrecida por el fabricante. Es el componente más caro del vehículo, por lo que su reparación puede ascender hasta varios miles de euros.

Nissan ha comenzado a ofrecer en Japón recambios de baterías a precios competitivos

De esta forma, Nissan desarrollará un plan especialmente pensado para que tan solo haya que abonar hasta unos 2.300 euros de media en cada servicio de estas características. Y te preguntarás, ¿cómo es posible garantizar un incremento de la autonomía y prestaciones con una tarifa mucho más reducida?

Al parecer, expertos de una empresa anexa a la firma japonesa, mediante un análisis, podrán determinar qué celdas han perdido, como mínimo, un 20% de la capacidad lógica que deberían poseer en un estado completamente nuevo. Estas serían sustituidas por otras ya utilizadas, pero que contarían prácticamente con su capacidad máxima.

Una solución que podría extenderse en el medio plazo

Los coches eléctricos actuales todavía pecan de autonomías justas. ¿Imaginas que tan solo unos años más tarde puedas circular en torno a unos 50-100 kilómetros manteniendo la misma tónica de carga? Las mecánicas alternativas pierden autonomía con el paso del tiempo y la realización continua de los ciclos de carga, más aún si se avisa de la carga rápida.

Los coches eléctricos dispondrán de autonomías suficientes para hacer frente a las opciones tradicionales. Electronicsb2b.com

Es muy pronto para garantizar crecimientos exponenciales de las autonomías de las motorizaciones eléctricas. Por este motivo, todo hace pensar que la densidad de las mismas no mejorará gratamente en el corto plazo. ¿Qué nos marca esta tendencia? Todo pasa por el mercado de las materias primas.

El precio de algunas materias primas como el cobalto se disparará en las próximas fechas

En el medio plazo, podrían conseguirse mejoras de las tecnologías de mantenimiento de la energía, soluciones encaminadas a ofrecer cargas en menor tiempo o una aplicación referente a la densidad de las baterías. No obstante, lo más sensato será observar con cautela qué ocurrirá con el precio de algunas materias básicas en el coche eléctrico como el cobalto o el ion litio en el corto y medio plazo.

Se esperan crecimientos exponenciales en sus precios en cuanto los fabricantes tradicionales apuesten fuertemente por esta tecnología. Por ello, el reciclaje deberá ser una de las principales soluciones para garantizar el crecimiento en estas primeras fases de introducción en el mercado. Solo así tendrá sentido las opciones eléctricas en un futuro sostenible.