La actual movilidad está especialmente centrada en la conversión del parque automovilístico hacia una alternativa más sostenible. La búsqueda de una reducción de las emisiones contaminantes es uno de los objetivos a cumplir en el medio plazo, por lo que las motorizaciones híbridas y eléctricas deberían ser las que más crecimiento deberían tener en los próximos años.

Ahora bien, puestos a innovar, ¿por qué no ofrecer conceptos que sean todavía más disruptivos? Hasta ahora, en Urban Tecno, te habíamos mostrado diversas propuestas de automóviles eléctricos con una concepción para la circulación por el medio aéreo. Los Terrafugia, DeLorean DR-7 o Volocopter, entre otros, son todavía prototipos, pero podrían dar el salto a la movilidad en los próximos años.

SeaBubble, con sede en Francia, es la propietaria de este innovador concepto

Siguiendo este concepto, una nueva empresa denominada SeaBubble ha pensado que si estos proyectos podrían tener mercado, su alternativa también podría ser un éxito en el medio plazo. A razón de estas afirmaciones, ha nacido el Bubble, un coche eléctrico con las herramientas necesarias para poder circular por el agua.

¿Veremos coches acuáticos en un futuro? En el pasado, solamente gracias a las películas o en alguna que otra ocasión en la vida real, hemos podido contemplar proyectos de estas características. Es pronto para asegurar la rentabilidad a una empresa que espera producir su primer modelo en los próximos años.

¿Cuáles son las características que mejor definirían a esta empresa con sede en Francia? Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los casos más llamativos de la conducción alternativa que verás durante estos días.

Así es el Bubble, un modelo híbrido que domina el agua y el asfalto

Cuando nos referimos a la denominación ‘híbrido’ no nos estamos refiriendo a la combinación de una doble motorización eléctrica y de combustión interna. El Bubble cuenta con esta diferenciación al poder circular por el medio terrestre y por la superficie del agua sin ninguna dificultad. De hecho, está especialmente diseñado para ser eficiente en ambos sentidos.

SeaBubbles es una empresa afincada en Francia que quiere llevar el coche eléctrico al terreno marítimo. Planeta Red

Tal y como se puede leer en el portal Energía16, cuenta con una motorización completamente eléctrica que le dota de una autonomía muy irregular en función de su circulación sobre el agua o por el asfalto. Todavía no hay datos oficiales respecto al kilometraje por cada ciclo de carga, por lo que habrá que esperar unas semanas más para contar con ello.

No obstante, sí que se ha podido saber la velocidad que se necesita para alcanzar una elevación de la estructura en el agua, unos 12 km/h. Esta cualidad permite al Blubble contar con una mayor estabilidad cuando se circula en modo acuático. De hecho, esto permite al modelo contar con un mejor manejo en este aspecto.

El proyecto ha sido probado durante todo el mes de abril, por lo que ya se cuenta con los resultados de un programa que podría dar el visto bueno a su producción en el corto plazo. Tanto es así que esta alternativa ya podría disponer de una serie de potenciales compradores en Europa.

El Bubble ya cuenta con una larga trayectoria

La compañía lleva varios meses inmersa en uno de los proyectos más curiosos de la movilidad actual. Su configuración híbrida podría culminar en el lanzamiento de una futura línea de proyectos que tuvieron su alma máter en el Lotus Esprit utilizado por James Bond en una de sus entregas.

Tras el lanzamiento de la película de James Bond, en la que aparecía este Lotus Esprit, varias marcas contemplaron la opción de producir sus propias versiones. PCmag

Según se puede leer en el portal citado anteriormente, el Bubble podría contar con una futura versión autónoma que le permitiría recorrer distancias sin la necesidad de que hubiese nadie al volante-timón. Esta plausible opción, no obstante, no sería posible hasta que las ventas no fuesen lo suficientemente sostenibles.

Lo que sí que se sabe con certeza es su medio de carga. En el puerto, lugar de hospedaje de esta curiosa opción, se podrían incluir diversas alternativas como fuentes de obtención de energía. De esta forma, el Bubble podría disfrutar de ser uno de los medios de transporte más sostenibles del mundo.

Habrá que esperar aún unas semanas para saber si las pruebas realizadas en los últimos días permiten a la compañía gozar de una oportunidad en el mercado. Ya sea por necesidad, capricho o, simplemente, por una simple novedad, lo cierto es que se asegurará un mínimo de reservas en el corto plazo si el precio no es demasiado disparatado.