Desde la aparición de los primeros coches eléctricos en el mercado, se ha visto cómo su mayor precio respecto las alternativas tradicionales le ha servido de lastre para competir. Esto se ha hecho todavía más patente en los últimos años, donde una mayor competencia ha provocado una caída de los precios de las opciones de combustión interna.

Es cierto que el coste no es el único impedimento que se encuentra la mecánica eléctrica a la hora de competir en el mercado, pero sí la que más peso ejerce de cara a su desarrollo como principal alternativa al empleo de los combustibles fósiles. La aparición de Tesla en la industria, no obstante, ha servido de un soplo de aire fresco.

Conseguir economías de escala es fundamental para obtener beneficios

Esto, como es lógico, tarde o temprano tendría su propia repercusión en la movilidad sostenible. La obtención de las economías de escala en la producción es el objetivo primordial de la compañía de Palo Alto, por lo que desde hace años se llevan llevando a cabo diferentes acciones para conseguirlo.

Hace unas semanas se pudo saber cómo el Model 3 comenzó a incorporar las baterías con el mejor ratio de densidad, uno de los factores primordiales para garantizar esta tecnología en el futuro. Hoy, tras muchas especulaciones, Tesla ha afirmado que puede reducir sus costes por debajo e los 100 dólares por cada kWh incorporado a cada vehículo. ¿Qué supondría esto para la industria?

Esta noticia, sin lugar a dudas, ha sido recibida por el inversor como una esperanza de crecimiento de Tesla tras unos meses de caídas en bolsa. Al cierre de estas líneas, la compañía ha incrementado su cotización en el mercado bursátil hasta un 9% respecto a la sesión de ayer. ¿A qué se debe? El anuncio realizado escasamente hace unas horas podría marcar su futuro.

Un coste de producción equiparable a los fabricantes tradicionales

Las mecánicas eléctricas son ineficientes en términos de coste. De hecho, hay fabricantes que comercializan alternativas eléctricas por imposición legal. ¿Cuál es el resultado? El mejor ejemplo nos lo detalla el grupo FCA, donde cada Fiat 500e comercializado supone ingentes pérdidas para el fabricante.

Tesla acaba de anunciar que podría producir coches eléctricos con un coste de menos de 100$/kWh. laSexta

Centrándonos de nuevo en Tesla, es importante destacar cómo el fabricante, a través de Elon Musk, ha mostrado su entusiasmo de cara al coste de las baterías en el corto plazo. Para finales de este mismo año, según EV Obsession, se podría implementar cada kWh a un coste situado por debajo de los 100 dólares. De conseguirse, podríamos estar ante la mayor convergencia del coste del coche eléctrico respecto al de combustión interna.

A nivel de batería pensamos que estaremos por debajo de los 100 dólares el kWh a finales de este año. Dependerá de factores como los materiales. A través de mejoras en la química, el proceso de producción, y una mejor integración vertical en el lado de las celdas, reduciremos el coste de fabricación.

Es importante recordar cómo el fabricante de Palo Alto ha llevado a cabo una transformación en los últimos años en búsqueda de un objetivo; dar salida a volúmenes de producción más generosos. ¿Le ha permitido este paso la obtención de las famosas economías de escala? Sin duda alguna, los volúmenes que se gestionaban del Model S y Model X no parecían ser suficientes.

Un adelanto de 2 años respecto a las previsiones del coste

Los mayores esfuerzos realizados en torno a la figura del coche eléctrico ya están dando sus frutos. Este anuncio no hace más que enfatizar la llegada de una nueva generación de automóviles eléctricos con mejores prestaciones y más autonomía por ciclo de carga. Ahora bien, ¿cuándo se contemplaba el escenario que estaría próximo a producirse?

La gráfica muestra que 2020 era el momento en el que el coste sería inferior a 100 $/kWh. EV Obsession

Según se puede observar en la imagen anterior, las predicciones de las baterías de Tesla garantizarían un coste inferior a 100 $/kWh en 2020, 2 años antes de lo que podría concretarse de cumplirse los nuevos tiempos que se valoran en Tesla. ¿Cuándo será más favorable para los fabricantes producir el coche eléctrico?

2019 será un año en el que fabricantes tradicionales apuesten por lo eléctrico

Compañías como Volkswagen han fijado sus estrategias alternativas para comienzos de la próxima década, pero todo hace pensar que la verdadera disrupción eléctrica comenzará el próximo año. Automóviles como el Audi E-Tron o el Porsche Mission E harán su aparición para trazar el camino a los futuros coches eléctricos.

¿Permitirá este adelanto la llegada del Model Y unos meses antes de lo previsto? Se espera que este futuro concepto SUV llegue para finales del próximo año, pero de mantenerse esta constante reducción del coste, podría contemplarse una llegada más pronta.