Tesla es el principal valedor de la movilidad alternativa en el mundo. La industria automovilística, en su conjunto, continúa siendo partícipe de las posibilidades de las mecánicas de combustión interna. No obstante, el crecimiento del mercado sin emisiones contaminantes que propone la firma de Palo Alto podría acelerar el proceso de electrificación.

El desarrollo de Tesla está siendo cada vez más sostenible. La compañía comandada por Elon Musk está experimentando un mayor crecimiento conforme sus niveles de producción se intensifican. La mejor prueba de ello es ver cómo ya ha conseguido alcanzar el volumen de fabricación de las ansiadas 5.000 unidades a la semana para finales del segundo trimestre.

El crecimiento del coche eléctrico está siendo desigual por países

¿Está produciéndose la conversión en los parques automovilísticos al mismo ritmo? Lamentablemente, hay mucha disparidad entre unas zonas geográficas y otras. Países como Noruega están siendo la cuna del coche eléctrico, mientras la inmensa mayoría de las regiones en vías de desarrollo no pueden hacer frente a la apuesta por la reducción de emisiones en la movilidad.

Ante esta situación, toca preguntarnos en qué situación se encuentra, actualmente, el número de comercializaciones de Tesla en un país como España. La ventas efectuadas de Tesla pueden servir de indicador para descubrir cómo se está produciendo la electrificación. Es importante, por tanto, descubrir en qué punto nos encontramos en en este momento.

Aun así, la variable principal a tener en cuenta será la comercialización del Model 3, la variante más económica que ofrece el fabricante de Palo Alto. Competidor de opciones como el BMW Serie 3, Audi A4 o Mercedes Clase C, estamos ante un momento clave para entender cómo será la movilidad en un mercado como el español en los próximos años.

Unos números poco esperanzadores en el corto plazo

Tesla está haciendo un esfuerzo adicional en mercados más allá del norteamericano. La compañía es consciente que para liderar la transformación del parque automovilístico requiere tener presencia en los 5 continentes. Esta expansión pasa, por tanto, por la apuesta en mercados internacionales.

El Model S continúa siendo la referencia del fabricante de coches eléctricos más famoso del mundo. Tesla

Ahora bien, a tenor por los resultados de las comercializaciones en España, ¿podemos decir que uno de los países con más alternativas en energías renovables podría quedar atrasada en este proceso? Según se puede leer en ANFAC, el fabricante de Palo Alto tan solo ha comercializado un total de 43 unidades de los Model S y Model X en el mes de junio, unas cifras que sitúan el balance anual (de enero a junio) en 184 matriculaciones.

Los números de Tesla en España reflejan la situación económica y de infraestructura

En términos individuales, se han entregado 25 unidades de la berlina premium, mientras que del crossover se han matriculado hasta un total de 18 unidades. No obstante, para poder ver la incidencia de Tesla en el mercado nacional, es importante ver qué es lo que ha ocurrido en lo que llevamos de año.

Según el portal estadístico, se han satisfecho un total de 184 encargos en lo que llevamos de año. Es importante recalcar que estos modelos cuentan con un público objetivo muy específico, situado en una escala económica reseñable. Del mismo modo, es notable también el incremento del 14% respecto a las cifras del mismo periodo de 2017. Aun así, cabe preguntarnos ¿es suficiente el número de unidades vendidas en España en el primer semestre de 2018?

Unos incentivos que se agotan con cada plan que se lanza

Alternativas como el pasado Plan MOVEA contribuyen al incremento del uso del coche eléctrico. Tanto es así que las últimas ediciones se terminaron antes, incluso, de ofrecerse al público. ¿Debería utilizarse esta fórmula más a menudo para potenciar las mecánicas no contaminantes en el uso?

El Tesla Model X es uno de los crossover más rápidos del mundo. Tesla

Los datos muestran todavía cómo queda mucho trabajo por hacer. Los principales países del mundo están viendo cómo el número de unidades eléctricas comercializadas dispone de un ritmo de crecimiento mayor que el que está experimentando España. Si a ello sumamos las condiciones naturales del territorio español para obtener energía limpia, ¿cómo es posible que no se estén dando más pasos en este sentido?

Los países deberán escoger apostar por la electrificación o mantener la combustión interna

Sin lugar a dudas, los intereses económicos o políticos pueden estar detrás del mantenimiento de las propuestas tradicionales. No obstante, el mercado internacional está virando hacia los segmentos híbridos y eléctricos, lo cual implicará una tendencial renuncia por la utilización de las mecánicas tradicionales.

Al fin y al cabo, solo se producirá la transformación que está teniendo en lugares como Noruega, si todos los agentes que participan en el sector actúan bajo el principio de la concienciación medioambiental. Los próximos años podrían marcar el futuro de la movilidad de un país como España, el cual debe ir eligiendo cómo pretende competir en el futuro.