Observando el actual panorama automovilístico, podemos destacar una serie de fabricantes especialmente implicados en la movilidad sostenible. En este sentido, Tesla es una de las firmas que más coches eléctricos está produciendo a nivel mundial, pero no es, ni mucho menos, la opción más competitiva en términos de volumen de producción.

Todavía en busca del público generalista, lo cierto es que la producción del Model 3 aún continúa estando por debajo de las expectativas, por lo que es necesario ir más allá en busca de opciones propias de las economías medias de los países más avanzados. En este sentido, las 3 alternativas que más podrían llamar la atención del consumidor podrían venir de Francia, Japón y Alemania.

Europa será el principal mercado de la movilidad eléctrica junto a China

Los Renault ZOE, Nissan LEAF o Volkswagen e-Golf deberían posicionarse como las primeras opciones a destacar en mercados tan característicos como el europeo. La apuesta francesa sería la más económica, la japonesa la más experimental por su amplio abanico de tecnologías introducidas en su segunda generación y, por último, la alemana se posicionaría como la más premium.

Volkswagen, en su carrera frenética por la movilidad alternativa, está dispuesta a ofrecer toda la carne en el asador en los próximos años. Por ello, el fabricante es consciente de los muchos cambios que deben introducirse en la plantilla para adaptarse a las condiciones del mercado potencial que se avecina. Sin duda alguna, un capital humano preparado es esencial.

Siguiendo esta premisa, la compañía germana realizará una primera incorporación de personal especialmente involucrada en el sector alternativo. La conducción eléctrica será una prioridad en Volkswagen y, por ello, ya se están haciendo los deberes para allanar la disrupción que está más cerca de producirse. ¿Qué movimientos se esperan en el holding empresarial?

Un grupo con filosofía de adaptación al futuro

No es una novedad afirmar que la movilidad eléctrica será la opción prioritaria en mercados como el europeo. Las opciones tradicionales seguirán existiendo, pero sus limitaciones harán cada vez más fácil el acceso a los motores y conjuntos de baterías eléctricos. Volkswagen, ante esta situación, ha comenzado a trabajar a destajo en una dirección.

Volkswagen introducirá su gama I.D en 2020, comenzando así una nueva etapa eléctrica. Somos eléctricos

El fabricante quiere liderar la transformación tecnológica que tendrá lugar, sobre todo, a lo largo de la próxima década. Por ello, tal y como se puede leer en InsideEVs, contratará en las próximas semanas a un total de 100 jóvenes especialmente implicados en proyectos completamente eléctricos.

El FEEP dará la oportunidad a unos profesionales en tecnología eléctrica en la automoción

El programa, denominado Future Electronic Engineer Programme (FEEP), está especialmente desarrollado con el fin de suavizar el impacto de los cambios que se prevén en la estrategia de la marca para los próximos años. En este punto, de hecho, es importante recordar cómo la compañía ya presentó en el pasado Salón de Frankfurt su posición hasta 2025 en relación a la sostenibilidad.

¿Cuándo podríamos estar hablando del momento temporal en el que tendrá cabida dicha transformación? Las principales fechas confirmadas por la filial más destacada del grupo Volkswagen afirman el compromiso de comercializar el I.D y el I.D CROZZ para el año 2020 y el I.D BUZZ para 2 años después.

La tecnología eléctrica como baluarte del cambio

El coche eléctrico traerá modificaciones consigo que le ayudarán a los fabricantes a ganar competitividad. Esto solamente se conseguirá con el esfuerzo realizado anteriormente por los propios fabricantes. Volkswagen lo sabe, por lo que esta estrategia podría no ser nada más que el comienzo de lo que queda por llegar a la movilidad.

El Volkswagen I.D será el primer modelo eléctrico de la gama creado sobre la plataforma MEB. Revolution Watch

Siguiendo este planteamiento, lo cierto es que el compromiso de la firma germana es primordial para activar un mercado que se mantiene todavía en el letargo. Se espera que el crecimiento de esta tecnología se extienda cuando más competidores apuesten por las opciones alternativas, algo que ya está comenzándose a vislumbrarse.

El equipo comercial será la base de transformación de la estrategia de Volkswagen

En el caso de Volkswagen, la principal característica diferencial que tendrá respecto a la estrategia de otras marcas es que ofrecerá sus versiones eléctricas a precios competitivos respecto de los catálogos tradicionales. Será el papel del empleado comercial recomendar una u otra opción en función del uso que vaya a dársele al automóvil.

La formación, para que esto pueda hacerse efectivo, conllevará que se lleven a cabo políticas que detallen cómo se compone la tecnología eléctrica, en qué casos podría merecer la pena y por qué habría que apostar por el cambio. Para ello, parece quedar claro que los denominados test drives serán fundamentales en los próximos años.