Estamos ante uno de los momentos en los que más disrupción está produciéndose en el mercado. Es difícil, al menos por términos de amortización, logísticos o económicos, que convivan hasta 4 variantes mecánicas al mismo tiempo; motorizaciones diésel y gasolina, así como las tecnologías híbridas y eléctricas.

Hace un tiempo, una serie de analistas puso en entredicho la estrategia de BMW, puesto que fuentes de la compañía afirmaron que defenderían una electrificación paulatina, es decir, sin dejar de producir, durante un tiempo, las versiones tradicionales. ¿Será viable esta opción en los próximos años? Hay otros fabricantes que creen que será difícil de compaginar tan distinta tecnología.

Volvo ha optado por introducir mecánicas híbridas y eléctricas en un menor tiempo

Una de esas compañías es Volvo, la cual ya ha mostrado su posición en referencia a este mercado cambiante. Tal y como te mostramos hace unos meses, Volvo producirá desde el año que viene una serie de modelos para ir empleando mecánicas híbridas y eléctricas de forma sostenida. Siguiendo esta fórmula, la utilización de mecánicas gasolina o diésel será residual para comienzos de década.

Ahora bien, ¿cuál será el primer modelo que será completamente eléctrico? A decir verdad, lo cierto es que todavía no cuentan con versiones que no dispongan de motor de combustión interna. La máxima aspiración alcanzada hasta este momento es la inclusión de híbridos enchufables, los cuales dotan al conductor de la posibilidad de circular durante unos cuantos kilómetros sin emitir partículas contaminantes.

Ahora, según se puede leer en el portal especializado Híbridos y Eléctricos, el grupo Geely ya podría haber escogido el modelo con el que partir en esto de la conducción eléctrica. Al parecer, un SUV de nueva factura será el primer automóvil de la compañía en prescindir del tradicional bloque contaminante.

40.2 Concept, el comienzo de la historia eléctrica de Volvo

Volvo ha sido una de las marcas más punteras en materia tecnológica. Salvo la etapa vivida a finales de la década pasada, momento en el que estuvo al borde de la quiebra, se ha sabido posicionar como una de las firmas que más está apostando por la conducción alternativa.

Volvo presentó hace un tiempo el que podría ser un posible futuro XC40. Ahora, en cambio, se ha postulado como el primer eléctrico de la gama Volvo. Car Sales Base

Tanto es así que el inicialmente conocido como 40.2 Concept pasará a producción para convertirse en el primer modelo eléctrico de la firma de origen sueco. Este anuncio significar dar un nuevo paso en la conversión del parque automovilístico, lo cual aún se antoja insuficiente para avanzar hacia un futuro sostenible.

Ahora bien, ¿qué sabemos de este nuevo proyecto? El modelo del que parte anunciaba, en su día, una autonomía situada en torno a unos 350 kilómetros. No obstante, fuentes internas de la compañía han mostrado su optimismo en relación al modelo que entrará en la cadena de producción.

Tanto es así que el jefe de Investigación y Desarrollo de Volvo, Henrik Green, ha dejado entrever que contará con una autonomía situada próxima a los 500 kilómetros con cada ciclo de carga, lo cual le situaría como una opción a la altura de los demás modelos del segmento alternativo.

El proceso actual en el desarrollo de un automóvil es muy diferente en comparación con lo que ocurría hace cinco o diez años. Antes, establecías tus requisitos tres o cuatro años antes del lanzamiento de un nuevo vehículo y te movías en función de esa dirección. Ahora, todo ello es imposible.

Según se puede deducir de las palabras del máximo organismo del jefe de Investigación y Desarrollo de la marca, han conseguido planificar la producción de este SUV en un tiempo récord, pudiendo hacer lo propio con las próximas generaciones de los modelos actuales.

Una apuesta que será clave en el futuro de Volvo

El segmento SUV es la opción más lógica para introducirse en la tecnología eléctrica. A priori, los próximos años seguirán ofreciendo buenos resultados desde el punto de vista financiero y económico para este nicho de mercado. Tanto es así que otros modelos como el NIO ES8, la mayor amenaza de Tesla, también han optado por ofrecer un automóvil bajo el paraguas SUV.

El Volvo Concept 40.2 fue objeto de inspiración que finalmente pasará a producción para el año 2019, convirtiéndose en el primer SUV eléctrico de Volvo. Motor y Racing

Todavía es pronto para anticipar nuevos datos en referencia a la mecánica. Al fin y al cabo, podría quedar más de un año para su entrada en producción, ya que no se ha confirmado en qué momento del año que viene estará disponible su comercialización.

Lo que sí se puede anticipar es que este modelo será la opción puramente eléctrica que competirá, puertas hacia dentro de la maca, con el XC40, el último modelo ofertado por el fabricante. ¿Estará a la altura de las expectativas? Quizás, lo mejor será aprovechar la competencia ante la llegada de nuevos competidores en los próximos años.