La inteligencia artificial se ha convertido en una de las ramas de la tecnología con más recorrido en los próximos años. Esto permitirá la estandarización de multitud de avances en la sociedad en múltiples sectores. En en ámbito de la movilidad, la predicción de averías futuras o la llegada de soluciones de conducción autónoma se han posicionado como opciones a tener en cuenta.

En este sentido, esta materia tecnológica ya está encontrando soluciones de utilidad en sectores que tendrán una fuerte incidencia en la economía de los próximos años. En este ámbito, una de las industrias que más esfuerzos está realizando para descubrir mejoras a implementar es la militar.

El sector del transporte es uno de los que mira con lupa la inteligencia artificial

En las últimas semanas, innovaciones como el neumático que se convierte en oruga o el compuesto que permite un mayor deslizamiento de un buque marítimo han venido directamente de este sector. ¿Hacia dónde se moverán las próximas intervenciones de este nicho de mercado?

Según se puede leer en Engadget, el Ejército de los Estados Unidos ya está probando una tecnología basada en la inteligencia artificial que permite saber qué riesgo potencial existe ante una avería en los carros de combate. ¿Qué implementaciones podrían tener los resultados de esta innovación? ¿Estamos ante un sistema con recorrido comercial?

Hace unos días te mostramos cómo Tesla era capaz de solucionar hasta el 80% de las averías sin necesidad de acudir físicamente al centro de reparaciones. ¿Qué futuro le espera al sector la llegada de soluciones como esta? Veamos cómo funciona esta inteligencia artificial.

La inteligencia artificial como solución a toda innovación

Esta rama tendrá una importancia especialmente marcada en la automoción. Además de la conducción autónoma, aparecerán nuevos sistemas que permitirán la llegada de soluciones a otros ámbitos del transporte. La detección de averías de manera precoz será algo que podría tener relación con esta parte fundamental de la tecnología.

El carro de combate Bradley M2A3 es uno de los más utilizados por el Ejército de Estados Unidos. Wikipedia

Esto es justo lo que ya está probando el Ejército de los Estados Unidos. Tal y como se puede leer en el portal citado, se espera que los próximos años se cuente con toda una serie de novedades al respecto. No obstante, ya se ha comenzado a producir un primer movimiento que permite saber con anterioridad qué riesgos tiene un carro de combate de sufrir una avería.

Docenas de unidades del M2 Bradley incluyen esta tecnología

Como es lógico, este medio de transporte, dada su arriesgada función, requiere que todos los componentes del vehículo discurran a la perfección durante una operación militar. ¿Imaginas que sufre una avería en mitad del fuego cruzado? La inteligencia artificial ya estaría prediciendo qué posibilidades tiene un M2 Bradley, un tanque común del ejército, de sufrir complicaciones.

¿Cómo actúa esta tecnología? En los próximos años podría estandarizarse esta innovación en el resto de vehículos, permitiendo disminuir el riesgo de accidente de cualquier vehículo que circule en la vía pública. De hecho, podría reducirse particularmente la probabilidad de sufrir un accidente con un automóvil autónomo.

La monitorización y autoaprendizaje como punto de partida

Una de las premisas más importantes de la inteligencia artificial es su enfoque respecto a las pruebas anteriores. La inclusión de más pruebas se traduce en una mejor determinación del escenario a valorar. En este sentido, este sistema, ofrecido por la compañía Uptake Technologies, permite conocer cómo se han producido las averías en el futuro.

Docenas de unidades del Bradley M2A3 están incluyendo esta tecnología a modo de prueba. Candg News

La telemetría que se utiliza permite conocer toda una serie de variables que podrían incidir en los momentos anteriores a una avería. Docenas de unidades de este carro de combate llevan un tiempo incluyendo esta tecnología para constatar y predecir qué posibles problemas afectarán a la mecánica en un hipotético momento posterior.

Esta inteligencia artificial deberá seguir siendo probada por el Ejército de Estados Unidos

¿Imaginas conocer cualquier posible problema del vehículo a tener en cuenta ya en el día a día? El ahorro y la seguridad serían sus principales alicientes. Por el contrario, es importante destacar cómo todavía deberán llevarse a cabo muchas más pruebas hasta que la determinación tenga un porcentaje de fallo muy pequeño.

Habrá que esperar, por tanto, para conocer nuevos detalles sobre una solución que podría incluirse en el futuro en algunos de los automóviles que comandarán las carreteras del futuro. Los próximos meses se antojan, por tanto, movidos para comprobar si esta tecnología tiene implicación en la movilidad del futuro.