WannaCry ha sido el último de los virus informáticos en formar parte de uno de los ciberataques más peligrosos de la historia. Sin embargo, hubo un largo camino hasta él, que puedes descubrir a través de los 6 virus informáticos más famosos hasta la fecha.

La primera red de datos de un país fue víctima de un ciberataque muy bien planeado

Todos sabemos el daño que uno de estos virus puede provocar a cualquier sistema, incluso a ti, que te podía haber dejado sin ver la final de la Champions. Pero los ciberataques no son cosa de la llegada de Internet a nuestras vidas, ni siquiera de la informática, se remontan mucho más atrás en el tiempo…

Es sorprendente conocer que hace casi 200 años alguien cometió el primer ataque a un sistema de comunicaciones de la historia, pero más sorprendente es aun conocer cómo se cometió. ¿Quién tiene el honor de haber llevado a cabo el primer ciberataque? ¿Se parece en algo a los que sufrimos hoy en día?

Telégrafo óptico, el rey en la Francia del siglo XIX

El medio 1843 Magazine es el encargado de contarnos cómo eran las cosas hace casi 200 años, y qué pasó exactamente en ese caso que ya es catalogado como "el primer ciberataque de la historia".

En esta narración, la importancia se divide en dos partes: el telégrafo óptico y los hermanos Blanc. La década de 1790 fue especialmente relevante para Francia, ya que fue en la que se construyó la primera red nacional de datos del mundo.

El telégrafo óptico era el medio de comunicación en el que se basaba esa red tan innovadora. ¿Cómo funcionaba la misma? Bien, había una cadena de torres y cada una de ellas contaba con un telégrafo óptico. En la parte superior de las mismas, unos brazos de madera servían para comunicar información a otras torres.

El primer ciberataque de la historia tuvo lugar en Francia hace 200 años, ¿qué pasó? Wikipedia

Cada movimiento de los brazos correspondía a una letra, número u otro signo ortográfico. El operador de una torre movía los brazos para comunicar una información que era interpretada por los trabajadores de otras torres, que podían verlo gracias al uso de telescopios.

El buen funcionamiento de esta red nacional de datos permitía que las informaciones atravesaran todo el territorio francés en unos minutos. Sin embargo, el uso de los telégrafos ópticos estaba reservado al Gobierno. Aquí es donde aparecen los hermanos Blanc, que no querían ser menos que nadie.

Hermanos Blanc, los primeros hackers de la historia

Llegó 1834 y aparecieron estos dos banqueros, que no se conformaban con que solo el Gobierno francés puede utilizar una red nacional de datos tan potente. En esta situación, los hermanos Blanc decidieron hackear el sistema para su propio beneficio, algo similar a lo que hacen los piratas informáticos hoy en día.

Al trabajar en la banca, estos dos hermanos dependían íntegramente de la información sobre los movimientos del mercado, pero esta tardaba varios días en llegar desde París. Esto establecía una competencia directa con sus enemigos por ver quién llegaba antes a la información.

François y Joseph Blanc pasaron de las palomas mensajeras y de otros métodos para irse al más directo: sobornar al operador de los telégrafos ópticos de la ciudad de Tours. A cambio de X dinero, este trabajador tenía que introducir información oculta sobre el valor de los bonos en los mensajes del Gobierno, como explican desde La Información.

Imagen actual del telégrafo óptico del cerro de Cabeza Mediana, Madrid. Wikipedia

El truco creado por los hackers fue incluir un símbolo de retroceso justo después del mensaje sobre la situación del mercado. Ese símbolo indicaba que el carácter anterior debía ser ignorado, por lo que la información podía ser entregada sin que nadie se diera cuenta.

El dato oculto incluido por el operador en cada mensaje era interpretado por un ayudante a las afueras de Tours, que se lo comunicaba rápidamente a los hermanos Blanc. Este enlace, tan provechoso durante 2 años, fue el mismo que supuso el final del ciberataque en 1836.

El primer ciberataque de la historia nos queda una lección muy valiosa

Ese cómplice se puso enfermo y cedió su puesto a otra persona, que no tardó mucho en revelar todo lo que habían hecho los hermanos Blanc. Sin embargo, estos dos no tuvieron ninguna condena ya que esas acciones no iban en contra de ninguna ley en aquella fecha.

Como bien reporta 1843 Magazine, el primer ciberataque de la historia, que sucedió hace casi 200 años, nos enseña más de lo que creemos sobre los ataques modernos. Especialmente sobre la vulnerabilidad del ser humano, que siempre es el eslabón más débil en la cadena de seguridad que rodea cualquier sistema de información.