Vivimos pegados a nuestro smartphone, cuando no está en nuestra mano está en nuestro bolsillo. Pasamos muchas horas frente a su pantalla, pendientes de las redes sociales y sus notificaciones. ¿Nunca te has preguntado si podría esto afectar a tu salud?

Ya te contamos los efectos que tenían los móviles sobre tu cerebro, pero hoy venimos para hablar de algo más concreto. Su uso excesivo puede causar adicción, y de hecho, puede que muchos de nosotros estemos enganchados hasta un punto que ni imaginamos.

¿Por qué pasamos tanto tiempo pegados al smartphone? Pexels

Afectando en lo más interno de tu cerebro

El cerebro humano está programado para captar los estímulos que le llegan del exterior. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones tus receptores son bombardeados con decenas de señales que no tienen importancia, y que deben ser ignoradas por el sistema nervioso central. Por otro lado, también nos encontramos con estímulos que llaman especialmente la atención de tu cerebro, señales que difícilmente puede ignorar.

Investigaciones que comparan a los smartphones con las drogas

Las constantes notificaciones de los dispositivos móviles son uno de esos estímulos irresistibles para el órgano más importante de tu cuerpo, y afectan mas allá de lo que crees. La música es capaz de activar en tu cerebro las mismas áreas que las drogas, y los smartphones también.

Como apuntan desde Andro4all, un estudio llevado a cabo con 125 estudiantes de la Universidad de San Francisco llegó a unos resultados muy preocupantes. Los investigadores demostraron que el smartphone puede causar en nuestro organismo los mismo efectos que los opiáceos, sustancias que afectan gravemente a tu sistema nervioso.

Por desgracia, este trabajo no es el único que ha llegado a conclusiones de este tipo. Según Muy Interesante, una investigación llevada a cabo por las universidades de Salamanca y León analizó las consecuencias del uso constante del teléfono móvil en sus alumnos. Su estudio fue publicado en la revista European Journal of Investigation in Health, Psychology and Education.

Un total de 528 voluntarios realizaron pruebas como el Cuestionario de Evaluación de la Depresión de Beck (BDI), uno de los instrumentos más importantes de la enfermedad. ¿Cuáles fueron los resultados? Un gran número de jóvenes que usaban en exceso el smartphone mostraron puntuaciones altas en depresión y ansiedad. Además, su autoestima también se vio perjudicada.

Los efectos encontrados por los investigadores son muy similares a los causados por el consumo de drogas. Sin embargo, ¿cómo es posible que un móvil pueda llegar a provocar estas consecuencias?

Allí donde las drogas actúan

Las drogas activan unas áreas muy importantes de tu cerebro, zonas que conforman lo que conocemos como sistema cerebral de recompensa. Este circuito tiene la función de que recuerdes aquello que te ha hecho sentir bien, y que lo repitas. Cuando este se acostumbra a los efectos de las drogas, se produce la adicción.

Parece que nuestros smartphones son capaces de provocar efectos similares, ya lo pudimos comprobar gracias al estudio de los opiáceos. A pesar de todo, hay quien piensa que hemos olvidado un factor muy importante, que sería la clave de esta adicción. Como apunta Samuel Veissière, antropólogo de la Universidad McGill:

No somos adictos a los smartphones, somos adictos a la interacción social.

La interacción social es prácticamente una necesidad básica del ser humano, como alimentarse o beber, y la evolución nos ha demostrado lo importante que es vivir en contacto con los demás. Por ello, no es nada descabellado pensar que la aparente adicción a los smartphones sea realmente una dependencia de lo social.

En cualquier caso, y como has podido comprobar, el uso excesivo de las nuevas tecnologías puede ser peligroso para nuestra salud. Seguro que ya lo sabías, se viene advirtiendo desde hace tiempo, pero conocer cuáles son las causas y consecuencias concretas de este problema es importante. De esta manera, puede que nos demos cuenta de la influencia que tiene sobre nuestras vidas.