Hasta hace un par de años nadie ponía en duda el liderazgo de Intel en la batalla por crear los procesadores más potentes para cualquier PC bajo la faz de la tierra. Sin embargo, a día de hoy, el resurgir de las CPUs de AMD con sus Ryzen, ha hecho que el fabricante norteamericano de Santa Clara se replantee cómo seguir siendo el campeón en este trabajoso terreno.

La potencia es importante, pero los núcleos también cuentan

Uno de las mayores aportaciones de AMD al terreno del diseño de microprocesadores ha sido su habilidad y su perseverancia para dar con una fórmula maestra en la que el número de núcleos de la CPU fuera, al fin, un parámetro de primordial importancia. Intel parecía haberse rendido en probar con más de cuatro para sus chips más potentes, hasta que Ryzen llegó para demostrar que la potencia también es cosa de núcleos.

Y tú, gamer de pro, que siempre estás interesado en tener de entre lo bueno, lo mejor, podrás al fin decidir qué procesador es el que más te compensa para tu nuevo o grácilmente renovable PC gaming.

Con sus procesadores Ryzen, AMD ha conseguido plantarle cara a la hegemonía de Intel. Omicrono

La potencia, sin cerebros, no sirve de mucho

Intel se había dado casi por vencido al saborear el amargo sabor del fracaso tras infructuosos intentos por crear chips con más de 4 "cerebros" que supusieran un avance en potencia. Esto llevó a los de Santa Clara a concentrar sus esfuerzos en elaborar sistemas con 4 núcleos altamente optimizados, con el fin de paliar esa "imposibilidad" con la que se habían topado.

Sin embargo fue la empresa menos esperada, su sempiterna competencia, la que descubrió que era posible crear procesadores de seis y ocho núcleos que ofreciesen mejoras notables en el rendimiento de los equipos. Entonces, la gama Ryzen se fabricó para crear las CPUs más potentes y capaces del sector tecnológico bajo una nueva premisa: no añadir más potencia base al procesador en sí, sino en sumar a una buena potencia un número nada desdeñable de núcleos.

AMD dio en el clavo: el número de núcleos también es importante, sólo hay que saber cómo implementarlos. Bit-Tech

Quizás es por esto que Intel ha decidido adelantar la salida de sus procesadores con arquitectura Coffee Lake, evitando de AMD y Ryzen se le suban a la chepa y les quiten su cómodo puesto de liderazgo. Evidentemente no voy a hacer un despliegue de medios y datos en esta comparativa, ya que lo ideal es concentrarse en aquellos chips que por su precio/potencia son ideales para configurar un buen equipo gaming.

Con sus chips Coffee Lake, Intel ha intentado dar caza a los Ryzen de AMD. Walmart

Así pues tenemos los altos de gama: AMD Ryzen 1800X, AMD Ryzen 7 1700X e Intel Core i7 8700K, y la gama media con el AMD Ryzen 5 1600X, Intel Core i5 8600K e Intel Core i5 8400. Evidentemente, aquellos que quieran la máxima potencia (a un mayor precio) tendrán que decantarse por los primeros, mientras que la segunda clase de procesadores son para aquellos que buscan una potencia suficiente a un gran precio.

Precio del procesador

Como es de esperar, el precio de los diferentes procesadores es algo que siempre importa y que cualquiera que no tiene una cartera sin fondo ha de considerar sabiamente. El procesador AMD Ryzen 1800X es el más caro de todos, con un precio que ronda o pasa los 400 euros/dólares en las diferentes tiendas. El Intel Core i7 8700K es un poco más barato, situándose en la línea de los 320/350 euros/dólares, mientras que el 1700X se puede encontrar por 250 euros y con una potencia superior al 8700K de Intel en el rendimiento multi-núcleo.

La gama media tiene unos precios más comedidos, pudiendo encontrar un Ryzen 5 1600X por 180/200 euros/dólares, un i5 8600K por 220/250 euros/dólares, o un más que capaz i5 8400 por 160/180 dólares, con un rendimiento para gaming tan bueno que sacará los colores al Ryzen 1600X.

El i5 8400 podría ser el nuevo rey de la gama media por su excelente relación calidad/precio. Walmart

Así pues, no hay un claro ganador en cuanto a precio se refiere, aunque quizás Intel tenga una ligera ventaja en la gama media, en la que es capaz de ofrecer un par de procesadores realmente capaces por un poco menos que AMD. AMD es el claro ganador en cuanto a disponibilidad se refiere, ya que las prisas de Intel por sacar sus Coffee Lake al mercado tan repentinamente, ha afectado a las unidades totales disponibles en stock.

Rendimiento del procesador

Este terreno es un tanto pantanoso porque los ingenieros de Intel han vuelto a demostrar que, a pesar del mayor rendimiento multi-núcleo de los AMD Ryzen, sus procesadores Coffee Lake son plenamente capaces de alcanzar sus niveles de potencia en general. Esto ocurre debido a que los ocho núcleos de los Ryzen 7 no son un boost significativo frente a los 6 núcleos de los que disponen los Coffee Lake i7.

Así pues, mientras que los Ryzen 7 y 5 aplastan los resultados obtenidos por los Coffee Lake i7 e i5 en los tests Cinebench, los parámetros obtenidos en la codificación X264 son muy similares. Y, también es necesario decirlo, el rendimiento mono-núcleo de los procesadores de octava generación de Intel está a años luz del que proporcionan los chips Ryzen 7 y 5.

AMD gana la batalla multi-núcleo por poco, e Intel lidera en la mono-núcleo. Blasting News

Entonces, lo justo es declarar un empate técnico en toda regla entre las dos marcas de fabricantes, pues ninguno logra imponerse al otro en todos los apartados y condiciones que importan en el rendimiento del procesador como tal.

Rendimiento en overclocking

Este es, sin duda, el reino de Intel (por el momento), pues con esos dos núcleos extra que tienen sus procesadores Coffee Lake de 6 núcleos han logrado un overclocking de los mismos tan eficaz que pueden "empatar" técnicamente con el rendimiento multi-núcleo de los AMD. Esto sucede una vez que los Coffee Lake sobrepasan los 5 GHz, disminuyendo muchísimo la diferencia con AMD en las aplicaciones multi-hilo y distanciándome vertiginosamente en las mono-hilo.

Coffee Lake se lleva de calle el rendimiento en overclocking, gracias a la velocidad que alcanzan sus 6 núcleos. Actualidad Gadget

A pesar de que los Ryzen pueden ser overclockeados sin más (mientras que Intel sigue cobrando un extra por esta característica), aún no llegan a los niveles de calidad y velocidades que consiguen los chips de Intel, por lo que Coffee Lake se proclama vencedora del rendimiento en overclocking con facilidad.

Rendimiento en gaming

En general, este es otro terreno en el que ganan los chips Coffee Lake de Intel aunque no sea por goleada. Básicamente esto es un efecto directo del mayor rendimiento y potencia mono-núcleo de los procesadores de Intel, que ayudan a asegurar un mayor frame rate en casi cualquier juego actual. Sólo en juegos como Doom (modo Vulkan) o Rise of the Tomb Raider (en DirectX 12) muestran una paridad en los frames por segundo al aprovechar esos núcleos extra de los Ryzen.

Sólo algunos juegos, con la ayuda de un extra como DirectX 12, son capaces de servirse de un mayor número de núcleos. Muy Computer

Quitando esta última puntualización, la mayor capacidad de overclocking y mayor potencia mono-núcleo de los chips Coffee Lake, ayudarán a que saques el máximo rendimiento a tu tarjeta gráfica. Evidentemente, si no tienes una tarjeta gráfica capaz, difícilmente podrás alcanzar un framerate espectacular o por encima de la media, pero contar con un procesador poderoso te ayudará a alcanzar ese pico extra de calidad que estás buscando.

Entonces, ¿mejor un AMD Ryzen o un Intel Coffee Lake?

Como has podido ver, la comparativa realizada no arroja luz sobre un claro ganador en lo tocante a las CPUs diseñadas para tareas gaming o de alto rendimiento. Sin embargo, me atrevo a hacerte la siguiente recomendación sin temor a equivocarme.

Ryzen bestia de la productividad, Coffee Lake saca mayor partido a los juegos

Si necesitas un equipo basado en la productividad (aunque juegues de vez en cuando), decántate por un Ryzen, pues te aprovecharás muchísimo del número de núcleos y del recuento de hilos con los que puede trabajar. Si lo que quieres es jugar y jugar y jugar, lo mejor es que escojas un chip Coffee Lake de Intel con 6 núcleos, ya que tus juegos le sacarán el máximo partido. Eso sí, ten en cuenta que los equipos con arquitectura Ryzen ofrecen, generalmente, una mayor relación calidad/precio, así que decide según tus posibilidades.