Es evidente que los PCs actuales tienen muchísimas más conexiones, y que ofrecen mayores posibilidades, que los ordenadores de los 80, 90 e incluso de los 2000. Esto se debe a que el mercado actual ha crecido exponencialmente y los sistemas son cada vez más potentes, más capaces de ofrecer mejores y mayores resoluciones, como la 2K, la 4K, la 8K que, como no, todo gamer de bien quiere aprovechar.

DisplayPort y HDMI, dos conexiones muy capaces, pero muy diferentes

Estas resoluciones titánicas son mucho más exigentes con la tarjeta gráfica de nuestro PC, y según la potencia de la misma podremos, o no, mover nuestros juegos favoritos a tope de detalle y con texturas ultra. Pero de nada servirá que nuestra gráfica sea muy poderosa si no contamos con un monitor decente con los puertos necesariamente compatibles con esas resoluciones superiores: en este caso el DisplayPort y el HDMI (High-Definition Multimedia Interface).

Aquí puedes ver las diferentes conexiones de la NVIDIA GeForce GTX 1080, que cuenta con 3 DisplayPort, 1 HDMI y un DVI-D Dual Link. PcComponentes

DisplayPort: un mundo lleno de posibilidades

Todo aquel que esté familiarizado con la conexión DisplayPort sabrá que es una de las que ofrece más posibilidades de entre todas las existentes. Cierto, no estamos ante un formato tan rápido como puede ser el Thunderbolt 3 (hasta 40 GB/s), pero con sus 32,4 GB/s tiene más de lo que hace falta para soportar las tecnologías existentes actualmente.

El DisplayPort lo hace todo, y sin despeinarse

Además, según Hardwaresfera la nueva versión del DisplayPort 1.5 o 2.0 ofrecerá las mismas velocidades que el Thunderbolt 3, permitiendo 4K sin compresión a 144Hz, 5K a 60Hz, profundidad de color de 10-bits y modos con compresión que alcanzarán hasta los 8K at 120Hz. ahí es nada. Pero concentrémonos en repasar lo que las versiones de DisplayPort hasta la fecha pueden ofrecer.

DisplayPort 1.0

Ofrecía una velocidad de transmisión de datos de 10,8 GB/s soportando una resolución de 4K x 2K de 4.096 × 2.160 sólo para monitores de alta resolución compatibles. Al igual que el HDMI 1.1, soportaba el DPCP y el HDCP.

DisplayPort 1.2

Esta versión del DisplayPort comenzó a comercializarse en 2010, doblando su velocidad de transmisión de datos hasta los 21,6 GB/s gracias al High Bit Rate 2 (HBR2). En una misma conexión se podían usar hasta 2 monitores con una resolución de 2.560 × 1.600 píxeles o 4 pantallas de 1.920 × 1.200 píxeles, algo bastante impresionante.

Evidentemente, al igual que ocurriría con el HDMI, esta revisión incluía la transmisión de vídeo y audio a través de canales múltiples, permitiendo la reproducción de imágenes en 3D y pistas de audio como DTS HD, Dolby MAT o formatos BD. También posibilitaba la transferencia de datos, con un ancho de banda de hasta 720 Mbps.

Puede que la tecnología DisplayPort no sea aún la más conocida, pero es de las que tiene un mayor potencial. Wikipedia

DisplayPort 1.3

La tercera revisión, en 2014, añadió mejoras substanciales a la conexión, permitiendo un ancho de banda ampliado hasta los 32,4 GB/s usando el modo HBR3, que soporta 8,1 GB/s por línea. Así pues, podríamos visualizar contenido en 4K a 120Hz, 5K a 60Hz u 8K a 30Hz. Y por obra de la tecnología MST, se puede ver vídeo en dos pantallas 4K a 60Hz o en cuatro pantallas WQXGA a 60Hz.

DisplayPort 1.4

Es la última evolución de la conexión hasta la fecha (2016) y a pesar de que su velocidad de transmisión (32,4 GB/s) no ha variado con respecto a la versión 1.3, el DisplayPort añadió soporte para DSC 1.2, Forward Error Conection y HDR 10. Gracias al DSC, con a su tecnología de codificación "sin pérdida visual", y al HBR3 se han mejorado las resoluciones que soporta este formato, disponiendo de 8K a 60 Hz y 4K a 120 Hz.

Así, esta conexión permite que las tarjetas gráficas puedan beneficiarse de una mayor tasa de refresco en pantalla, ayudando a que los videojuegos con una acción trepidante y mucho movimiento en pantalla, como numerosos shooters, disfruten de un flujo de imágenes por segundo más suavizado, que resulta mucho más natural, posibilitando con una claridad visual muy superior.

Mini DisplayPort

Como bien indica su nombre es la versión "reducida" en tamaño de esta popular conexión, que fue desarrollado en 2008 por Apple para posibilitar el uso de la misma en casi todos los equipos del fabricante. En 2009 VESA decidió convertir a esta conexión en un estándar dentro de las especificaciones de los DisplayPort, dejando que compañías como Microsoft, Lenovo, Toshiba, HP y Dell implementaran esta tecnología en sus productos.

El Mini DisplayPort permitía una resolución máxima de 2.560 × 1.600 (denominada también WQXGA), que en su revisión 1.2 ofrecía el salto a los 4K. Por lo demás, tiene las mismas características técnicas que sus hermanos más cabezones, como no podría ser de otra forma.

El Mini DisplayPort fue popularizado por Apple, pero su reducido tamaño y conveniencia pronto lo convirtieron en un estándar. Notebook Check

HDMI: lo de siempre, pero funciona

Aunque nació como un formato único y completamente puntero en 2002, pues posibilitaba el envío de señales de audio y vídeo en un mismo cable, no es (a día de hoy) la conexión con más posibilidades o con mayor futuro. Usar HDMI es muy cómodo, porque permite tenerlo todo en una conexión ampliamente popularizada y que, actualmente se encuentra en casi todos los hogares del mundo desarrollado. Pero esto no implica que sea necesariamente la mejor conexión para disfrutar de tus videojuegos o contenido multimedia.

El HDMI es muy popular pero, ¿es eso suficiente?

En el CES de 2017 se presentó la última revisión de esta conexión, el HDMI 2.1 con un ancho de banda que llega hasta los 48 GB/s y que superaría (por poco) a la velocidad del mismísimo Thunderbolt 3, aunque viendo la lentitud del mercado tecnológico en adaptar sus productos a el ya sobrepasado HDMI 2.0, parece poco probable que este formato gane la guerra contra el DisplayPort, que compañías cono NVIDIA y AMD han abrazado sin pensárselo.

Lo que sí que no puede negarse de ninguna forma es que plataformas como las videoconsolas, los televisores, o los reproductores de DVD o Blu-Ray han seguido apoyando al HDMI cual hijo pródigo y, en este sentido, todo parece predecir que seguirá siendo el formato estrella en el ámbito doméstico, en detrimento del más capaz DisplayPort.

El cable HDMI es el rey indiscutible del salón, con las videoconsolas y televisores a sus pies. Superfacil

En lugar de comentar una a una las diferentes conexiones del formato HDMI bastaría con decir que ninguna de ellas, de la 1.0 a la 1.4 logró superar a la revisión correspondiente de la conexión DisplayPort, por lo que me centraré en comentar los últimos formatos más extendidos del HDMI en estos momentos: sus revisiones 1.4 y 2.0.

HDMI 1.4

Esta versión ya obsoleta de la conexión HDMI limitaba el espacio de color a los 8-bits, y sólo ofrecía un parco ancho de banda de 10 GB/s, lo que significaba que sólo podía dar soporte 4K a 24 Hz y 1080p a 60 Hz. Como puedes ver, casi cualquier revisión del DisplayPort superaba estas especificaciones, lo que es un tanto vergonzoso para uno de los estándares más comunes de la alta fidelidad en nuestros domicilios. Como curiosidad, el primer dispositivo en "presumir" de esta conexión fue la Nintendo Wii U.

HDMI 2.0

El HDMI 2.0 llegó para intentar salvar la distancia abismal que le llevaba el DisplayPort en cuanto a las características que ofrecía. Su ancho de banda aumentó hasta los 18 GB/s permitiendo resoluciones 4K a 50/60 Hz y 1080p a 144 Hz, HDR 10, 32 canales de audio (multidimensional), hasta 7.1 canales de audio con un muestreo de 192 kHz, 2 streamings de vídeo y 4 de audio simultáneos y soporte para aspecto 21:9 entre otros. En resumen, nada que no ofreciera ya el DisplayPort desde mucho antes que el propio HDMI.

La Xbox One X de Microsoft es compatible con HDMI 2.0, beneficiándose del muy preciado HDR. Gameluv

Entonces, ¿DisplayPort o HDMI?

Después de lo que has leído no ha de quedarte duda alguna, el DisplayPort es la mejor de las dos opciones sin duda alguna y, aunque los dispositivos compatibles con esta conexión pueden no ser tan asequibles como los sólo HDMI, permiten hacer muchas más cosas, ofreciendo resoluciones mucho mayores con tasas de refresco de infarto.

Es más, si eres un PC gamer de pro y quieres disfrutar de los beneficios de tecnologías como la G-Sync de NVIDIA, tendrás que decidirte por el DisplayPort, pues es la única conexión compatible con esta característica.

A día de hoy me cuesta, y mucho, recomendar a cualquier pecero (pro o no pro) el juego a través de una conexión HDMI, a no ser que su tarjeta gráfica no sea compatible con DisplayPort lo que, por suerte, es prácticamente imposible en estos momentos. Así que ya sabes, DisplayPort es la conexión que estás buscando si deseas sacarle todo el partido a la gráfica que posees.