Una de las ventajas que tienen todos los modelos de Xbox One de Microsoft sobre las PS4 y PS4 Pro de Sony es la de ofrecer la opción de la retrocompatibilidad con generaciones anteriores de consolas de la marca de Redmond. Así, es posible jugar a los juegos hechos para la Xbox original o para la Xbox 360 en tu One sin ningún tipo de problema. Esto no sólo amplía el catálogo de juegos disponibles, sino que también permite revivir nuestros títulos favoritos de esa época sin coste adicional.

Los clásicos nunca pasan de moda, sobre todo si puedes rejugarlos cuando quieras

Por si esto fuera poco, algunos de estos títulos cuentan con varias mejoras gráficas y técnicas si los juegas en la Xbox One X, por lo que no notarás tanto la diferencia generacional que hay entre lo de hoy y lo de ayer. Sin duda, cualquiera de estos 12 títulos clásicos merece un poco de tu tiempo, y más si lo puedes conseguir con cierta facilidad a día de hoy, lo que ofrecen es mucho más de lo que tú mismo podrías esperar. Como siempre, encontrarás títulos de varios géneros en esta lista, para que puedas decidirte por los que más te gusten.

Morrowind es uno de los clásicos indiscutibles de Xbox, y puedes jugarlo en la One. Onyx-Me

Lost Odyssey

Este título de rol desarrollado por Mistwalker aún no ha perdido ni un sólo ápice de su interés. Con una historia completamente desgarradora e intensa, acompañada de unos gráficos realmente espectaculares para la época (y que aún mantienen el pulso de las nuevas generaciones), encontramos un juego totalmente original, con mecánicas de juego novedosas adaptadas al rol de corte más tradicional. Si eres de los que disfruta con un desafío que ofrezca profundidad, no busques más.

The Witcher 2: Assassins of Kings

Lo bueno de una saga como The Witcher es que no necesitas haber jugado a los títulos iniciales para entender el último, pero hacerlo te dará, indudablemente, mucha información de todo lo que sucede alrededor de Geralt y sus aventuras. Aunque The Witcher 2 no goza del increíble mundo abierto de la tercera parte y es mucho más linear en casi todos los sentidos, sigue siendo un juego técnicamente impresionante que ofrece una historia atractiva y dinámica, y en la que tomar decisiones afecta a lo que ocurre después.

The Elder Scrolls III: Morrowind

Un clásico como Morrowind no podía faltar en nuestra selección, y más cuando es un juego de la saga The Elder Scrolls cuya profundidad sólo ha sido superada por Skyrim. La tercera entrega de esta serie se caracteriza por presentar un mundo completamente inesperado, lleno de aventuras increíbles, y con una historia tan interesante como oscura. Viajar a la tierra de los Elfos Oscuros es toda una delicia que no debes perderte por nada del mundo.

(Subtítulos disponibles en español)

Star Wars: Knights of the Old Republic

Otro clásico del mundo de los videojuegos que puedes jugar en tu Xbox One, y que posee un argumento excelente, anterior a todas las locuras que Disney ha perpetrado en la adorada saga de ciencia-ficción. El título usa un mecánica muy similar a la que podemos encontrar en sagas como Dragon Age: Origins o Mass Effect. Puedes ser tanto un Jedi como un Sith mientras exploras esa galaxia muy, muy lejana, por lo que no estarás obligado a ser "el bueno o el malo de turno". Star Wars: Knights of the Old Republic ofrece una experiencia tan única que no podrás dejar de jugar.

(Subtítulos disponibles en español)

Red Dead Redemption

De todos los juegos retrocompatibles con la Xbox One, Red Dead Redemption es, sin duda, el más excitante de todos. No sólo permite revivir las aventuras del juego original como si no hubiera pasado el tiempo, sino que también posibilita que juegues en resolución 4K en Xbox One X. Este juego de mundo abierto demostró que los chicos de RockStar Games son capaces de crear universos únicos que casi nada tengan que ver con su saga más famosa: GTA. Lo dicho: un juego que no puede faltar en tu estantería.

Ninja Gaiden Black

Es uno de los juegos más complejos y difíciles de su época, ya que sus exigentes niveles, enemigos y jefes finales te dejarán con la salud por los suelos en menos de lo que canta un gallo. Con una acción y con una fluidez desbordante, este título consigue mantenerte en la silla hora tras hora, y a pesar de su dificultad, disfrutarás enormemente del mundo y de las posibilidades que sólo un título de estas características puede ofrecerte. Sin duda, uno de los clásicos más memorables de la generación Xbox.

Jet Set Radio

Una creación de SEGA que aún no ha tenido ningún imitador decente que recuperara el ambiente y las posibilidades que ofrecía este título. Combinando el graffiti, el patinaje urbano y unos gráficos cel-shading de infarto, Jet Set Radio se encumbró como uno de esos juegos a los que es obligado jugar una vez en la vida si quieres presumir de "pedigrí gamer". Su banda sonora es una de las mejores que se recuerdan en la industria, así que ¿por qué no te diviertes mientras te regalas las orejas?

Blue Dragon

Otro de los RPGs más recordados de la época Xbox 360 que, por desgracia, nunca tuvo una secuela a la altura de las circunstancias. Con diseños originales de Akira Toriyama, Blue Dragon nos cuenta la típica historia del bien contra el mal, pero presentada de una forma tan original y seductora que hasta no parece un título de rol altamente tradicional. Destaca su mecánica de juego en la que cada personaje contaba con una "sombra" y una "clase" bien diferenciada, lo que hacía que las batallas cobraran una dimensión diferente de lo que se había visto hasta ese momento. Si te gusta el mejor rol, no dejes que este impresionante juego te pase por delante.

Halo: Reach

Este fue el último Halo de la época Bungie, y se nota (aunque no quiero desmerecer todo lo que han hecho desde 343 Industries por la saga), ya que contiene elementos multijugador y de un solo jugador de alta categoría. combinándolos en un juego único y sobresaliente. Cierto, no será el compañero ideal para los que busquen un "shooter con contenido", pero si lo que quieres es unos modos campaña como Dios manda, Halo: Reach es el juego que estabas buscando.

Grand Theft Auto: San Andreas

San Andreas es el GTA favorito de gran parte de la comunidad gamer, y esto se debe a su gran capacidad inmersiva, al recrear un mundo embebido de la cultura hip-hop de los 90. Con este título, Rockstar Games, decidió añadir una serie de elementos más propios de un RPG, y las misiones u otro tipo de quehaceres que ofrecían algo extra a la aventura, se tornaron en un elemento de gran importancia. La personalidad y originalidad de esta entrega, a pesar de ciertos fallos técnicos, bien merecen unas horas de tu tiempo.

Fallout 3

Fallout 3 fue la entrega que llevó a esta saga a la modernidad, y muchos aún consideran que es el mejor juego de la serie que ha creado Bethesda, y ayudó a cimentar a la compañía como el referente de los juegos de mundo abierto. La libertad y las posibilidades se entrecruzan en un mundo en el que es muy necesario sobrevivir, pues en una era post-apocalíptica plagada de monstruos y en la que la radiación es el pan nuestro de cada día, no es fácil encontrar un buen cobijo que evite enfrentarse al peligro. Sin duda, este título es un tesoro del que no te importará disfrutar.

Dead Space

Es una pena que EA no haya considerado crear una saga a partir de este genial juego de survival horror, ¿será que teme estropear la maravilla que logró desarrollar? Sea como sea, lo cierto es que este título es uno de los mejores de su género gracias a su misterioso entorno espacial y a su capacidad para crear mecánicas de juego relativamente innovadoras. Tendrás que armarte con un cañón de plasma que te servirá para tratar de descuartizar a los enemigos que campan a sus anchas por los escenarios, porque de no hacerlo rápidamente, sufrirás terribles consecuencias. Resumiendo, un juego único que destaca por su personalidad propia.

(Subtítulos disponibles en español)

12 joyas de la corona

Cualquiera de los juegos que aparece en esta lista es una buena opción para rejugarlo en tu Xbox One, incluso algunos de ellos han sido mejorados gracias a la potencia de la Xbox One X. Algunos de los títulos que te propongo no son demasiado fáciles de conseguir, pero otros se encuentran en casi cualquier tienda de segunda mano, en rastros o en plataformas como eBay a un buen precio. Así que ya sabes, si tienes ganas de rememorar grandes momentos con todas estas opciones irás más que sobrado.