Puede ser que las aventuras gráficas ya no sean como antes ni tengan el mismo éxito que en la época de los 90, aunque es cierto que existen títulos como Life is Strange u otros títulos indies como Thimbleweed Park o What Remains of Edith Finch que demuestran que el género aún es capaz de crear cosas únicas. Telltale Games, con su colección de aventuras por capítulos ha logrado ponerse a la vanguardia del sector, aunque sus cada vez más repetitivas mecánicas de juego comiencen a cansar.

Telltale Games necesita hacer juegos de otra forma: ¡ya!

Según Variety, la compañía estaría dispuesta a cambiar su motor gráfico en favor del más impresionante Unity, lo que podría dar un giro de 360 grados al aspecto visual de sus títulos. Aunque esta podría ser una ventaja para el estudio, de forma superficial, es importante recalcar que necesitan un soplo de aire fresco en el modo de crear y concebir sus obras, o de lo contrario podrían ahogarse irremediablemente.

Telltale Games descubrió las mieles del éxito con The Walking Dead, pero ya es hora de un cambio. Sonyers

Un nuevo motor, ¿una nueva vida?

Todos los que hemos jugado a un título de Telltale Games sabemos de primera mano que su rendimiento no es muy bueno, y en ellos abundan un gran número de errores técnicos críticos y bugs bastante molestos que cuelgan la partida y hacen que no podamos seguir jugando. Además, las ralentizaciones son más que habituales y demuestran que para crear juegos "de calidad", es necesario contar con tecnología actualizada.

De hecho, el motor propio que usan los de Telltale fue diseñado en 2004 usando el lenguaje Lua (14 años en total) y ha servido, desde aquella, para diseñar todas las entregas y sagas de la empresa, desde su primera creación Telltale Texas Hold’em en 2005, hasta la última temporada de The Walking Dead que estará disponible en el mes de agosto.

(Subtítulos disponibles en castellano)

Estos 14 años se han saldado con la cifra de 34 juegos desarrollados con el Telltale Tool, y cuyo momento cumbre llegó en 2012 al crear un título completamente narrativo salpicado de QTE (Quick Time Events) y diversas opciones para los diálogos que podían hasta tener consecuencias reales en la historia. En este caso estábamos casi más ante un libro interactivo que ante un videojuego a la vieja usanza.

Evidentemente, aunque original en su momento, este tipo de mecánica ha llegado a su fin, o al menos así debiera hacerlo si es que Telltale quiere seguir disfrutando del éxito. Si la compañía sólo se queda en un cambio cosmetológico, no cabe duda de que terminará por cansar a los jugadores que comienzan a estar hartos de una mecánica cansina y demasiado repetitiva.

Reinventarse o morir

Son demasiados los ejemplos en la industria del videojuegos y del entretenimiento que demuestran que es necesario renovarse de vez en cuando para no perder el éxito y el prestigio que se ha logrado con el paso de los años. Telltale es uno de esos ejemplos, o al menos lo parece cuando en 2017 tuvo que hacer una reestructuración de su plantilla, despidiendo al 25% de sus empleados.

Esto podría deberse a que los títulos de la compañía comienzan a acusar un gran desgaste, y cuando esto comienza a ser patente, lo habitual es perder el respaldo de los consumidores. El primer The Walking Dead y su historia fueron un bombazo, al igual que su secuela, pero después de las últimas aventuras gráficas basadas en Borderlands y Batman, es evidente que el estilo de juego de la marca se ha deteriorado sin remedio.

Que Telltale Games sabe contar historias de una forma magistral nadie lo duda, pero sí que sería necesario poner en cuestión su habilidad para crear videojuegos que mantengan al jugador enganchado a algo más que el argumento. Por eso, si sólo deciden hacer un cambio en el motor gráfico, seguiremos jugando a aventuras gráficas muy limitadas en cuanto a jugabilidad. Su punto fuerte como desarrolladores son los giros que logran dar a sus franquicias, que nos dejan estupefactos y del revés, pero esto no será suficiente si quieren seguir en la "cresta de la ola".

Un cambio vale más que mil imágenes

A pesar de que muchos de los juegos que ha creado Telltale Games no son malos gracias a su historia, sí que comienzan a sentirse técnicamente desfasados y demasiado lineales. Después de todo, lo importante en un videojuego es la posibilidad de romper la "cuarta pared" para poder identificarnos con los personajes que conocemos poco a poco, y con sus acciones.

Telltale Games necesita mirar a la competencia, y cambiar

Por eso, la compañía debería tomar ejemplo de títulos como What Remains of Edith Finch o Life Is Strange, que han sido capaces de generar un entorno muchísimo más dinámico e interactivo que en las entregas de Telltale Games, manteniendo una complejidad y calidad argumental increíbles. Así pues, a los de Telltale sólo les queda mirarse al espejo y revisar a la competencia, si es que no quieren quedarse a la cola del género que ellos mismos revivieron.