El coche eléctrico ofrece muchas ventajas respecto a las mecánicas tradicionales, de eso no hay duda. Sin embargo, también posee una serie de inconvenientes que, a día de hoy, todavía deben pulirse para garantizar un mejor desempeño para todos los perfiles. Al consumidor no le basta pon su menor contaminación, lo que quiere es contar con menores precios.

El alto coste de producción de los coches eléctricos es lo que está provocando un crecimiento tan lento en el mercado. De hecho, en aquellos mercados en los que más se está apostando por su estandarización mediante ayudas públicas, más está creciendo. Noruega, en este punto, representa a la perfección un modelo económico que permitiría un desarrollo del coche eléctrico en el mundo.

El coste de producción de baterías será vital en la automoción eléctrica

Ahora bien, ¿tienen todas las Administraciones fondos suficientes como para reconvertir el parque automovilístico mundial? Lo cierto es que no. Por ello, la premisa que se está buscando es la reducción del coste de baterías, el componente que dispara la mecánica eléctrica en precio.

En el largo plazo, su mayor presencia en la movilidad tirará los precios hacia bajo por una mayor demanda, pero en estos primeros compases se debe enfatizar la apuesta por las economías de escala en la producción. ¿Cómo puede ser esto posible cuando vemos cómo el precio de materiales como el cobalto o el litio no paran de subir?

La alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, no obstante, parece escapar a la dinámica que parecía estar repitiéndose en todo el mercado. Ante la dificultad para saber el beneficio de un Tesla Model S, Model X o Model 3, bien nos sirve cualquiera de los modelos que esta asociación produce en el mercado. Es importante recordar que es muy difícil contabilidad las ganancias por la reinversión de beneficios.

La asociación Renault-Nissan-Mitsubishi ya genera beneficios

En su día fue una de las asociaciones más peculiares de la historia de la automoción. Con lazos más bien desconocidas entre las unas y las otras, Renault decidió forjar una estrategia de colaboración con Nissan y Mitsubishi para traer al mercado el coche eléctrico definitivo.

Carlos Ghosn, el actual CEO de la alianza Renault-Mitsubishi-Nissan, ha afirmado que ya están generando beneficios netos. Getty Images

Nissan se adelantó al presentar y producir el primer Nissan LEAF allá por el año 2010. Desde entonces, la compañía nipona no ha parado de investigar cómo podría ser mejorado el único integrante de su gama eléctrica. Ahora, tras el lanzamiento del LEAF de segunda generación en el último trimestre de 2017, podemos afirmar que ha habido un salto de calidad al respecto.

Mitsubishi todavía apuesta por la variante híbrida de ciclo extendido

En el caso de Mitsubishi, el proyecto i-MiEV no ha cuajado en la industria debido, principalmente, a su discutido diseño exterior. Comparte plataforma con el Peugeot iOn, pero apenas ha supuesto algunas ventas desde que está disponible en el mercado. No obstante, su principal apuesta está relacionada con el mercado híbrido enchufable, donde el Outlander PHEV es la variante más destacada.

Por último, Renault es la compañía que más ha apostado por las mecánicas eléctricas en este sentido. Tanto es así que en su catálogo Z.E hay diferentes plataformas para dar cobertura a diferentes perfiles de cliente. Desde el mercado destinado al transporte de mercancías, hasta la movilidad urbanita, lo cierto es que hay diferentes alternativas.

Cómo sabemos que la alianza ya genera beneficios

Tal y como se puede leer en Electrek, ha sido el propio CEO, Carlos Ghosn, el que ha querido dejar constancia de los múltiples avances que se han realizado en los últimos meses. De hecho, ha posicionado a la alianza como un modelo competitivo digno de admirar par el resto de fabricantes tradicionales.

El Renault ZOE ha experimentado un incremento exponencial en ventas en los últimos meses. Renault

El miembro más representativo de la asociación ha dejado patente lo comprometidos que están desde las diferentes piezas que conforman la asociación en relación con las mecánicas que revolucionarán la industria del transporte. Ha sido en unas declaraciones realizadas al medio de comunicación CNBC, donde ha querido expresar su entusiasmo.

Probablemente somos el fabricante de automóviles más avanzado en términos de costes de producción de automóviles eléctricos. En 2017 ya anunciamos que, probablemente, éramos el único fabricante de automóviles que está empezando a ganar dinero vendiendo automóviles eléctricos.

Esta dinámica, no obstante, podría cambiar si el precio de algunas materias primas básicas en el desarrollo de las baterías no para de subir. De continuar esta tendencia, podría haber serias dificultades para garantizar la viabilidad del proyecto eléctrico.

¿Seguirá generando beneficios íntegros a la asociación el coche alternativo? En los próximos meses comprobaremos si el modelo energético alternativo tiene fundamento para seguir siendo un pilar básico o si, por el contrario, veremos la solución en otras fuentes de movilidad como el hidrógeno.