Tesla ha adelantado por la derecha a los fabricantes tradicionales. Toda una serie de condicionantes ha provocado que, a estas alturas, todavía siga siendo la firma de Palo Alto el principal competidor del segmento alternativo.

Y te preguntarás, ¿a qué se debe este éxito? Solo así podrás entender por qué las compañías más asentadas están tardando tanto tiempo en reacción ante la disrupción que está produciéndose en el mercado. Sí, podría decirse que la motorización diésel es la clave de esta barrera de entrada de las mecánicas eléctricas.

El diésel es uno de los condicionantes de la llegada de lo eléctrico al mercado

De hecho, podría decirse que ya podría existir una alternativa a Tesla, pero todavía no se decide producir porque hay que sacar rentabilidad a unos proyectos que no han tenido el rendimiento esperado para estas fechas. Durante los últimos años, el diésel ha sido especialmente importante en las economías del Viejo Continente, principal enclave de la industria.

Su mayor demanda ha provocado que en los años anteriores se hayan realizado ingentes inversiones al respecto, lo que ha provocado que los incentivos a la movilidad eléctrica permaneciesen inertes. Ahora bien, ¿qué ha ocurrido cuando muchas organizaciones han advertido de los peligros de las emisiones de estos motores?

Lo híbrido y eléctrico tienen por delante un desarrollo especialmente notable, por lo que nos hemos topado, casi de repente, con la realidad. Fabricantes como BMW se han encontrado con inversiones multimillonarias que nunca encontrarán retorno completo, por lo que deben virar sus proyecciones hacia lo alternativo.

Es aquí donde entra en juego Tesla, compañía que tiene por delante mucho recorrido en la automoción. Muchos fabricantes son reticentes a su política, pero ha demostrado su valía para seguir creciendo. ¿Hasta cuándo? La presencia de competidores como BMW, quizás, sea lo que precipite una mayor competencia en este jugoso nicho de mercado.

BMW plantará cara a Tesla con autonomía de 700 kilómetros

Según se puede leer en Electrek, el fabricante germano ha dejado entrever que en 2021 la compañía lanzará al mercado el iNext, el que podría ser el futuro competidor del Model 3 de Tesla. Para entonces, es importante saberlo, el sedán de acceso de la firma de Elon Musk ya habrá estado casi 4 años comercializándose.

La estrategia de BMW para plantar cara a Tesla pasa por competir sobre la base del Model 3. Motor Authority

¿Es viable que la firma no sea capaz de aprovechar el vacío del mercado actual para sacar su modelo eléctrico? Queda algo menos de un lustro para la llegada de la fecha prevista del modelo alternativo, tiempo que parece demasiado extenso en un espacio de tiempo tan disruptivo.

Ahora bien, sí que podría tener su propia cuota de mercado y hacerse un hueco en el segmento teniendo en cuenta que esta berlina contaría con una autonomía situada en torno a las 435 millas, es decir, unos 700 kilómetros, disponiendo, además, de carga rápida.

En BMW se muestran cautelosos al creer que Tesla tendrá dificultades derivadas del Model 3

Por otro lado, fuentes internas de la firma alemana han querido dejar constancia de las dudas que plantea el proyecto de comercialización del Model 3. Al parecer, tras analizar de primera mano el producto, entienden que es difícil que sea rentable para la compañía a un precio de 35.000 dólares la unidad.

Estas declaraciones, aprovechando el mismo evento que está celebrándose estos día en Detroit, se unen a las ofrecidas por Sergio Marchionne al medio de comunicación Bloomberg en relación a los números y especificaciones técnicas del Roadster. ¿Son estos casos puros ejemplos de envidia o son demasiado optimistas en Palo Alto?

En BMW prefieren ser cautelosos al hablar de la electrificación

El prototipo NEXT100 sirve para explicar a la perfección cómo configura BMW su estrategia para competir en el mercado. Dejando a un lado la parrilla característica de doble riñón, propia de cualquier modelo de la compañía, pocos detalles nos hacen reconocer este automóvil con uno propio de la marca.

El NEXT100 es una línea de prototipos que traerá la futura generación de vehículos alternativos a BMW. Autoblog

La revolución que está a punto de producirse implicará modificar el concepto exterior que asemejamos a los fabricantes. Las soluciones anexas para reducir el coeficiente aerodinámico obligarán a las empresas del sector a cambiar la silueta de la carrocería. Esto, sin lugar a dudas, sí que podría servir de excusa para atrasar la llegada del iNext hasta 2021.

Tesla ya ha demostrado que puede ofrecer más autonomía liberándola con una actualización

¿Cuál es el temor? Para entonces, es muy probable que Tesla haya conseguido incrementar la autonomía de cualquiera de los modelos que dispongan en producción, ofreciendo al cliente de forma gratuita o como opción, el disfrute de algunos kilómetros adicionales por cada ciclo de carga mediante una revisión o una simple actualización del software.

El grupo BMW, conglomerado al que pertenecen la propia BMW, Mini o Rolls-Royce, ya ha demostrado su intención de electrificar su gama de vehículos de manera tendencial. Esto, tal y como afirman algunos analistas, es arriesgado de cara a la contención de los costes, pero asegura la inversión en mecánicas propias del futuro.