El transporte aéreo está dominado, en su inmensa mayoría, por 2 compañías, Boeing y Airbus. Estos 2 colosales competidores disponen de diversos aviones que proveen a las aerolíneas. Durante muchos años, ambas empresas se han mantenido como único propósito la creación de aeronaves, pero desde hace un tiempo han intentado introducirse en otras ramas del sector.

El desarrollo de una industria punteras, la de los drones, ha provocado que Boeing y Airbus hayan visto un filón para proporcionar soluciones de transporte alternativo en el medio urbano. Por el momento, Airbus es la única que ha hecho público su proyecto de creación un coche eléctrico volador, pero se especula que la firma estadounidense también estaría ideando algo sorprendente.

La aviación podría abrirse a nuevos segmentos del transporte en el futuro

Solo hace unos meses que se desvelaron los planes de Airbus, pero han servido para que nos podamos plantearnos otras cuestiones, ¿podrían estos fabricantes competir en otros mercados de aviación? ¿Podríamos ver drones capaces de transportar a personas dentro del mismo casco urbano? Son algunas preguntas que muchos nos estamos haciendo desde hace unos meses.

No obstante, las últimas informaciones vertidas pronostican que la próxima competición entre ambas estará relacionada con la producción de una alternativa eléctrica. El avión actual es una fuente de contaminación muy destacada, ya que es necesario consumir cientos de litros de carburante solo en cada maniobra de despegue.

¿Podemos imaginar la concepción de un vuelo eléctrico? En Noruega, tal y como te contamos en el pasado, ya se lo han planteado para los destinos que no lleguen a traspasar fronteras. Ahora bien, para ello, se requiere que las compañías productoras como Boeing investiguen en torno a ello. Esto es justo lo que ha hecho la firma americana, tal y como se puede leer en Híbridos y Eléctricos.

Boeing invierte en Cuberg, una empresa investigadora en baterías

La electrificación no solamente está relacionada con la automoción. Esto es lo que puede afirmarse tras descubrir cómo varios programas derivados de Airbus o Boeing están destinados a la obtención de nuevas fuentes de energía destinadas al vuelo.

Boeing ha invertido en Cuberg para la investigación sobre baterías con orientación al sector aéreo. Híbridos y Eléctricos

Boeing ha entrado en el accionariado de Cuberg con un propósito concreto; encontrar la tecnología eléctrica más destacada en materia eléctrica para la aviación. Y te preguntarás, ¿por qué han decidido depositar su confianza en una startup que cuenta con menos de 3 años de vida? La respuesta es sencilla; su plantilla está formada por investigadores que conforman un gran capital humano.

Esta empresa, creada en 2015, surgió gracias a los fondos de la Universidad de Stanford. Está fundamentada, principalmente, por alumnos y personal formado en el prestigioso centro de estudios, por lo que su investigación está basada en el buen hacer de trabajadores altamente cualificados.

Según el citado portal, Richard Wang,, el CEO actual de la empresa Cuberg, ha destacado lo importante que será la financiación llevada a cabo por la compañía en materia de ingeniaría aeroespacial.

Nos entusiasma asociarnos con la compañía aeroespacial más grande del mundo para ampliar la capacidad de la batería y ayudar a impulsar las plataformas aeroespaciales del futuro. Con los fondos de Boeing, ampliaremos nuestro equipo y las instalaciones de investigación contribuir a los a los clientes a integrar nuestras soluciones en sus productos.

Tal y como se puede entrever de las declaraciones de uno de los directivos de la startup, todo parece indicar que en los próximos meses serán prioritarios en relación con el desarrollo de baterías destinadas a la aviación. De hecho, el atractivo de la compañía está relacionado con el electrolito sólido, una solución que podría revolucionar la industria de la movilidad.

Una innovación que nos promete vuelos completamente eléctricos

No es la primera vez que en Urban Tecno te mostramos las posibilidades de mejora que hay en torno a la aviación y la electricidad. Es más, ¡hasta llegamos a pronosticar cuándo nuestros vuelos dejarán de contar con pilotos! La opción eléctrica será una prioridad en los próximos años, pero requiere todavía de un fuerte impulso en términos de financiación.

Easyjet ha sido una de las primeras aerolíneas en pronosticar vuelos comerciales eléctricos. Electrek

EasyJet, la aerolínea de bajo coste, ya ha comenzado a coquetear con el avión eléctrico, una solución que podría estar lista para 2040, tal y como se destaca del plan elaborado por Noruega. No obstante, pese a una menor resistencia frente al aire que la movilidad por tierra, todavía se requiere la mejora de la autonomía.

La densidad de la batería es el principal escollo de la autonomía de las baterías

¿Dónde está la clave para conseguirlo? Para encontrar una respuesta hay que valorar la densidad de energía de la batería. Esto no es más que calcular cuánta energía se podrá extraer de cada una de las celdas. A mayor compresión, más autonomía se podrá disfrutar en el mismo espacio físico. En el caso de Cuberg, sus baterías han mostrado unos datos alentadores.

No obstante, todavía es insuficiente el nivel alcanzado por el fabricante investigador, por lo que habrá que esperar a nuevas innovaciones introducidas sobre lo producido para ver nuevos avances en este propósito de largo plazo.