El mercado financiero es, sobre todo, agresivo, no da segundas oportunidades y, por si fuera poco, es meticuloso con toda la información que se filtra. Tesla, una de las mayores cotizadas de la bolsa estadounidense, no es ajena a esto.

Echando un vistazo al pasado es fácil observar cómo la compañía de Palo Alto se ha vuelto una inversión redonda para todo aquel que confiase en 2012. Llegó el Model S y, tras los buenos resultados que se conseguían mes tras mes, la acción no paraba de crecer.

Tesla ha tenido beneficios en muy pocos meses en toda su historia

Algo que ha sido muy curioso en el apartado financiero ha sido el valor de la empresa pese a la continua aparición de resultados. Observando cómo han sido sus Cuentas Anuales año tras año y más aún de forma trimestral, es fácil destacar cómo tan solo ha tenido beneficios en muy pocos periodos de tiempo.

Aun así, el inversor que va ‘a largo’, es decir, aquel que espera una rentabilidad en el medio y largo plazo, confía en que la empresa que lidera Elon Musk conseguirá ser una de las empresas más destacadas del Nasdaq 100.

Pese a que su trayectoria desde hace 5 años es más que limpia y en clara tendencia alcista, lo cierto es que lo ocurrido en las últimas semanas podría tener repercusiones más serias de lo que podemos imaginar. De hecho, JP Morgan, la multinacional de servicios financieros, acaba de reducir su pronóstico de producción del Model 3.

Tesla está creando desconfianza en el mercado

Varios son los motivos que han provocado una desbandada por parte de accionistas minoritarios y algún que otro mayoritario. Primero fue la comunicación de la reducción de la producción del Model 3 durante el tercer trimestre, después las excusas buscando un culpable ajeno y, por último lugar, tener en contra a fabricantes de la talla de General Motors y Volkswagen.

El Tesla Model 3 está produciéndose por debajo de lo esperado debido a problemas de abastecimiento de proveedores. Tesla

Vayamos primero por partes para ver qué está ocurriendo y por qué se ha encontrado en medio de la tempestad casi sin quererlo. Cuando se publicaron los resultados del tercer trimestre, se pudo observar que solo habían sido producidos 260 unidades.

Como es lógico, cuando Elon Musk predijo que se producirían un total de 20.000 unidades solo en diciembre, muchos accionistas abandonaron a la compañía recogiendo sus plusvalías. Sin embargo, este episodio era solo uno de los que Tesla viviría en las próximas semanas.

Tras dar rienda suelta a explicaciones que buscaban calmar a los mercados, se publicó un vídeo en el que se defendía, entre otros motivos, por qué no se había logrado un mayor volumen de producción del Model 3. Al parecer, el equipo robótico había tenido que pasar estrictas normas de funcionamiento para incrementar su velocidad en los próximos meses.

Algunos fabricantes han criticado la estrategia de Tesla abiertamente

Por último, estas semanas ha sido objeto de crítica por parte de pesos pesados de la industria. Si hace unos días un directivo de General Motors tachaba a Tesla de farsante por su sistema de conducción autónoma, el conocido como Autopilot, ahora es Matthias Müller, el presidente de Volkswagen el que se ha ensañado con la firma de coches eléctricos.

Según se puede leer en el portal especializado Foro Coches Eléctricos, el máximo exponente de la firma alemana ha arremetido duramente contra Tesla por su ingenuo volumen de producción y comercialización de los Model S, Model X y Model 3.

Qué está ocurriendo con su capitalización bursátil

JP Morgan, en su análisis periódico de la compañía, acaba de dictar que no será posible producir 20.000 unidades en el mes de diciembre. Los datos, ofrecidos por el medio de comunicación CNBC, certifican que las entregas tendrán que retrasarse por problemas en la producción.

Y esta noticia, ¿cómo le ha sentado a la firma de Palo Alto? Lo cierto es que los mercados han penalizado las nuevas informaciones ofrecidas por la firma de productos financieros. Tanto es así que en el día de ayer perdió hasta un 2,34% de su valor, una de las peores bajadas del último semestre.

En el gráfico semestral, se observa cómo ha perdido el soporte fijado en el mes de septiembre. PcBolsa

Según se puede observar en el gráfico anterior, la línea traza la última zona que actuó como soporte y el punto en el que se encuentra actualmente. Siguiendo el análisis técnico, lo cierto es que debería recuperar parte de lo perdido el día de mañana si no quiere seguir cayendo más de la cuenta estos días.

El siguiente punto podría estar situado en los 329 dólares la acción, zona que podría servir para evitar una mayor caída del valor. No obstante, la robustez con la que cuenta la compañía seguirá siendo su principal pilar para continuar su senda alcista.

Ahora bien, ¿ha descontado el mercado la reducción de la producción del Model 3? Para saberlo, habrá que seguir con atención el valor los próximos días.