Los coches eléctricos ofrecen toda una serie de soluciones prácticas que son impensables en referencia con los que equipan un bloque de combustión interna. En este sentido, además de ofrecer un tipo de conducción mucho más relajada, el conductor puede enorgullecerse de estar ahorrando dinero y produciendo 0 emisiones contaminantes con su circulación.

No obstante, existen otras muchas curiosidades que enfrentan a las mecánicas alternativas y tradicionales en las que las primeras salen vencedoras. Quizás, una de las más importantes, pueda ser el disfrute de una mayor capacidad de carga. Basta con ver la disposición de los maleteros que ofrece Tesla para entender la transformación del parque automovilístico.

El Mercedes EQC no contará con 2 maleteros como el resto de competidores del segmento SUV

Gracias a la concepción eléctrica, los motores son mucho más pequeños que los térmicos, lo cual hace completamente prescindible la destinación de una buena parte del vehículos a su inclusión. Como conclusión a ello, es normal disfrutar de hasta 2 opciones de carga considerables. Sin duda alguna, para los que buscan espacio, esta es una seña diferencial.

Observando uno de los segmentos más destacados en cuanto a movilidad sostenible, el de los crossover premium, cabe destacar la disposición del Model X de Tesla y el I-Pace de Jaguar. De igual modo, a comienzos del próximo año llegará, además, el Audi e-tron y, un poco más adelante, el Mercedes EQC. ¿Qué diferencia existe entre los 3 primeros y el modelo de la marca de la estrella?

Según se ha podido saber gracias al artículo elaborado por Jalopnik, la compañía alemana ha basado la producción de su primer modelo disponible con una sola opción eléctrica sobre la base de un modelo que incluye una motorización eléctrica. ¿Cuál es el problema? Viene a destacar uno de los principales inconvenientes que están relacionados con la electrificación de la gama.

Una solución para ahorrar costes, pero con un cierto riesgo

El coche eléctrico es completamente diferente a uno convencional. Su diseño y concepción deberían partir, desde la realización de los primeros bocetos, sobre una plataforma completamente nueva en busca de un objetivo; aprovechar al máximo las aptitudes que se pueden extraer a elementos como el chasis, el estilo de carrocería o empleo de materiales básicos, entre otros.

El futuro Mercedes EQC no cuenta con un maletero en su parte delantera, una seña de identidad del coche eléctrico. Carscoops

En el caso de Mercedes, con el objetivo de ahorrar costes, se ha preferido aprovechar la plataforma del SUV GLC, asumiendo todas las complicaciones que podrían darse durante la electrificación. Entre otras cuestiones que irán apareciendo a medida que se acerque el momento de la comercialización, cabe destacar la que ya de vio en la presentación oficial.

El Mercedes EQC ha tomado esta decisión para ahorrar una etapa en la cadena de montaje

Sí, el Mercedes EQC no contará con maletero delantero, un punto diferencial del coche eléctrico. El motivo no es otro que el incremento de la factura de producción. La firma ha decidido no acoplar lo necesario para dotar al propietario de un mayor espacio de carga que sí tendrán los rivales. ¿Puede traducirse esto en una señal de complejidad?

En su defecto, una tapa de plástico con detalles estéticos será lo que tapará un espacio que no se podrá aprovechar. No se sabe la inversión que se ahorrará la marca evitando esta sección extra en la cadena de montaje, pero sí puede reflejar el alto coste de fabricación que posee Mercedes en referencia al producto alternativo.

Un problema añadido para Mercedes en su camino hacia lo eléctrico

La compañía alemana, filial del grupo Daimler AG, ya ha visto reflejados en la prensa su difícil recorrido en el segmento eléctrico. Si hace unos meses se producía el escándalo relacionado con el despiece de un Tesla Model X, en esta ocasión vemos cómo un problema de costes ha provocado renunciar a ofrecer servicios al consumidor premium.

El Mercedes EQC se ha convertido en el primer coche eléctrico desarrollado al completo por Daimler. Electrek

Si a ello unimos la particular crítica que se ha generalizado en el sector a raíz de algunos datos del modelo de producción, tenemos como consecuencia la aparente fragilidad de la compañía de la estrella en el sector eléctrico. Compite en la industria de híbridos enchufables, pero es difícil mantener este nivel de exigencia partiendo de los datos mostrados al público.

Algunos datos del Mercedes EQC están defraudando al público

Entre ellos, la disposición de una velocidad máxima de 180 km/h, así como una autonomía de 450 kilómetros (en ciclo NEDC), deberían ser suficientes motivos como para plantearse si Mercedes está realizado todo en su mano para popularizar las mecánicas eléctrica en el medio y largo plazo.

Habrá que esperar para ver si se detallan nuevas soluciones previas a su puesta a disposición del público. De ello dependerá que el consumidor prefiera esta alternativa o las demás presentes en el mercado, las cuales están llegando antes y con mejores configuraciones.