El sueño del coche eléctrico de Elon Musk comenzó a finales del primer trimestre del año pasado. Era marzo, acababa de comenzar la primavera y el magnate sudafricano estaba a punto de dar el bombazo del año. Sí, habría un sedán en Tesla por debajo del Model S que prometía tener un precio accesible para el público generalista.

En los meses anteriores se habían filtrado datos, imágenes y todo tipo de rumores sobre el coche que llegaría para desbancar para siempre las mecánicas tradicionales. En su momento, vistos los resultados, creímos al bueno de Elon, pero el tiempo está pinchando la burbuja en la que vivíamos con Tesla.

Nuevos proyectos de Tesla no han desviado la atención sobre la producción del Model 3

Es cierto que proyectos como el Tesla Roadster o el camión Semi han supuesto increíbles novedades a la automoción, pero no ha desdibujado el problema presente con la producción del Model 3. Quizás, las expectativas marcadas durante la presentación que tuvo lugar el año pasado fueron exageradas. ¿O no? El tiempo será el que nos dé la razón o nos la quite.

Mientras tanto, las agencias de calificación y los organismos consultores son los que se encargan de pronosticar el funcionamiento de este tipo de proyectos. Si hace unas semanas JP Morgan, la prestigiosa compañía asesora, pronosticaba un recorte en los objetivos de producción, ahora ha sido Morgan Stanley la que vuelve a reducir los planes de estandarización del Model 3.

¿Son demasiadas coincidencias o realmente está produciéndose un problema generalizado con el Model 3? Tesla, desde que se sabe que no se alcanzará el volumen de las 5.000 unidades a la semana para finales de año, no ha querido ofrecer más detalles respecto a su compromiso con clientes potenciales e inversores con acciones de la empresa.

El Tesla Model 3 es un quebradero en Palo Alto

Así es, el Tesla se está resistiendo más de la cuenta. Tanto es así que ahora, un posible desabastecimiento de baterías, podría retrasar aún más la llegada del sedán. Morgan Stanley, con todo este tipo de información a su disposición, acaba de volver a rebajar la predicción de producción de la berlina.

La cadena de producción de Tesla en Freemont está viviendo unos últimos meses de ritmo frenético. Bólido

Hace unas semanas, la compañía tuvo que salir al paso de las informaciones que ponían en duda la fabricación del coche llamado a revolucionar el mercado eléctrico. Supo aceptar que no estaban cumpliéndose los plazos, pero garantizaban que el objetivo de las 5.000 unidades a la semana seguiría estando presente para finales del primer trimestre de 2018.

¿A quién podemos creer tras conocer la revisión que ha realizado la prestigiosa firma financiera? Las principales conclusiones del informe se pueden leer detenidamente en el portal especializado Seeking Alpha. Estos son algunos de los resultados del informe que podría desestabilizar la producción de la futura línea de producción en Freemont:

  • Primer trimestre de 2018: 8.000 unidades

  • Segundo trimestre: 24.000 unidades

  • Tercer trimestre: 32.000 unidades

  • Cuarto trimestre: 46.000 unidades

Según se puede observar, de seguir la línea marcada por Morgan Stanley, los niveles de producción estarían muy por debajo de los que maneja Tesla. Tanto es así que, atendiendo a los pronósticos de la marca, a finales del próximo trimestre sería capaz de, solo en una semana, producir 5.000 unidades.

Según la información proporcionada por Tesla, el ritmo de 5.000 unidades semanales tendrá lugar en marzo

Continuando con este premisa, el segundo trimestre daría como resultado un total de unos 60.000 vehículos producidos. Esto no es más que la multiplicación del objetivo de las 5.000 unidades semanales a razón de unas 4 semanas laborales de media por mes.

¿Qué expectativa podemos tomar atendiendo a los resultados formulados por la compañía financiera? Elegir una de las 2 opciones es, sin duda, verdaderamente difícil, más aún cuando Tesla ya nos ha sorprendido en otras ocasiones de forma muy grata.

Entonces, ¿qué conclusión podemos sacar al respecto?

Aún es pronto para anticipar acontecimientos, pero todo parece indicar que el resultado final podría situarse en torno a una media entre las 2 valoraciones. Al fin y al cabo, producir un total de 20.000 unidades en solamente un mes (este es el ritmo que se ha propuesto Tesla) es un auténtico desafío para la automoción.

El Tesla Model 3 está siendo producido a niveles cada vez más eficientes en Freemont. Teslarati

Sin embargo, tal y como ya hemos comentado anteriormente, Tesla acostumbra a sorprender al personal. Buena prueba de ello fue la presentación del camión Semi junto al Roadster, un modelo que no esperábamos y que sació nuestras ganas por conocer cómo podría ser el sucesor de la primera generación del biplaza eléctrico.

Ya queda menos para poder conocer las últimas cifras de producción ofrecidas en las cuentas del último trimestre del año. Como es lógico, se espera que muestren un incremento de producción del Model 3. No obstante, será el mercado el que juzgue si dicho incremento es suficiente o si, por el contrario, no satisface sus necesidades.