Desde hace unas semanas la producción del Model 3 está siendo uno de los culebrones más destacados en lo que se refiere al desarrollo del coche eléctrico. Este verano fue presentado en un evento espectacular, siendo entregadas en la ceremonia las primeras unidades del sedán de acceso.

Hasta ese momento, todo eran buenas noticias en lo relacionado con la compañía. El problema surgió cuando unas semanas después, al publicarse los datos del tercer semestre, se descubrió que apenas habían sido producidas en torno a 250 unidades, es decir, el 17% de las 1.500 unidades que se habían pronosticado.

El bajo ritmo de producción del Model 3 disparó todas las alarmas

Esto puso en un aprieto al mismísimo Elon Musk, el cual tuvo que demostrar los porqués que habían detrás del bajo ritmo de fabricación. Tuvo que admitir que no se habían cumplido las expectativas, pero que en los próximos meses se produciría un Infierno en la producción para lograr sacar adelante hasta 5.000 unidades a la semana.

Esto se subsanó atrasando el objetivo hasta finales del primer trimestre de 2018. ¿Qué es lo que ocurre ahora? Según se puede leer en Electrek, en la próxima semana podrían comenzar las primeras entregas para aquellos que reservaron el primer día el modelo a finales de marzo del 2016. Esto nos hace intuir que el ritmo de producción ya está siendo más eficiente.

Y te preguntarás, ¿qué tiene que ver esto con la escasez de oferta de baterías para coches eléctricos? Sí, el Model 3, entre otros factores, podría ser el causante de la carencia de un componente básico para promover la movilidad alternativa.

La Gigafactory se está apropiando de todas las existencias

Tesla, ya lo hemos remarcado en otras ocasiones, no es una compañía que apuesta únicamente por el transporte sostenible. Su otro mercado principal está desarrollado con la obtención de energía eléctrica utilizando sistemas no perjudiciales para el medio ambiente.

La Gigafactory podría estar provocando una escasez mundial de baterías a consecuencia de la producción del Model 3. Ecomento.com

Gracias a SolarCity disponen en el mercado una especie de techo acristalado que permite captar la energía de los rayos solares, pudiendo disponer de energía sin hacer uso de la que proviene de tratamientos más contaminantes.

Tesla ya mantiene operativa una situada en una estación eléctrica en Australia

Además de ello, la compañía con sede en Palo Alto dispone de las conocidas como Powerpacks. Estas estaciones eléctricas permiten almacenar energía obtenida durante aquellos momentos en los que los precios son más bajos para liberarla cuando estos se encuentran en sus picos.

En los últimos meses, cualquiera de los sistemas anteriores ha obtenido el reconocimiento de un público cada vez más consecuente con el ecosistema, lo que ha provocado que demande más las soluciones que ofrece la firma propiedad de Elon Musk. Esto ha provocado, del mismo modo, que la Gigafactory haya incrementado la actividad en las últimas semanas para poder hacer frente a la demanda.

Panasonic habría tenido problemas de suministro de baterías

Los cuellos de botella a los que se está enfrentando el Model 3 estarían derivados, por una parte, por la falta de baterías proporcionadas por Panasonic, principal proveedor de la Gigafactory.

El interior de la Gigafactory está estructurado en diferentes módulos creados en diversas fases. Bloomberg

Según se ha podido saber gracias a Gizmodo, el fabricante más importante de baterías de ion litio estaría actualmente importando unidades para poder hacer frente a los pedidos de la firma de Palo Alto. No hay confirmación oficial, pero todo hace pensar que para atender los pedidos del Model 3 se necesitarán aún varios meses para abastecer el mercado.

La proyección de producción del Model 3 se basa en unas 5.000 unidades semanales

Habrá que ver cómo se incrementa el número de unidades entregadas de la berlina de acceso de la marca. En Europa no será hasta la segunda mitad del año que viene cuando comiencen a entregarse las primeras unidades reservadas hace ahora poco más de un año.

Del mismo todo, todo hace pensar que Panasonic deberá incrementar el ritmo de producción si no quiere perder el liderazgo que ha caracterizado a la compañía desde comienzos del año 2012, momento en el que comenzó la comercialización del Model S, el automóvil que verdaderamente ha sido la clave del éxito de la firma de coches eléctricos.