Tesla, en su camino al mercado de la movilidad, fijó la denominación ‘Tesla’ con un propósito; identificar a la marca como un fabricante que apostaría por la tecnología eléctrica desde el inicio. Esta sería la base de su movimiento, convirtiéndose así en el embajador con más prestigio en la materia. Ahora bien, ¿qué resquicios dejó la inclusión del apellido del mítico inventor?

En el registro quedó libre la alternativa Nikola, una concepción que fue aprovechada por otro fabricante destacado. Esta compañía, en la actualidad, está desarrollando una solución especialmente destinada a la movilidad sostenible. No obstante, su objetivo primordial es garantizar que la revolución eléctrica también llegará al mercado del transporte de mercancías.

Las inversiones en tecnología eléctrica están dejando de lado al sector logístico

Observando cómo está realizando la industria las inversiones en las baterías, uno puede ver cómo una muy pequeña parte de los fondos se destina a la logística. ¿Está condenado este sector a los motores de combustión interna en las próximas décadas? Esta situación ha provocado que hayan comenzado a aparecer alternativas como Nikola o Cummins.

Como es lógico, estos programas son mucho más optimistas de cara a una futura incorporación a la industria. Al fin y al cabo, el valor que debe ofrecer un vehículo de estas características es ofrecer autonomías generosas para reducir los tiempos de entrega de mercancías. Esto, a falta de soluciones como la red Megacharger, hace muy difícil a las empresas apostar por esta tecnología.

Ahora bien, ¿por qué las empresas como Nikola siguen con la convicción de poder hacer llegar el camión eléctrico eficiente? Una última ronda de financiación exitosa para esta compañía vuelve a poner encima de la mesa un debate muy interesante. ¿Tiene viabilidad el camión eléctrico en la movilidad sostenible? ¿Qué repercusiones podría tener la inclusión de estas flotas sobre el precio de los productos?

Nikola vuelve a sorprender con una nueva ronda de financiación

El fabricante de camiones eléctricos y de hidrógeno ha culminado con éxito una nueva ronda de financiación. Esta empresa ha logrado, en esta ocasión, fondos suficientes como para atraer 1.000 millones de dólares en inversiones para 2019. ¿Estamos ante la verdadera alternativa al Tesla Semi? Es importante recordar que este es el camión más esperanzador para el consumidor ecofriendly.

Nikola será el principal fabricante que compartirá mercado con el Semi, el camión eléctrico de Tesla. Nikola

En la actualidad, esta empresa dispone de 3 modelos bajo el paraguas del tan utilizado sistema de prototipos. Según se puede leer en la propia página web de la firma, los Nikola One y Nikola Two están especialmente comprometidos con el diseño del camión tradicional estadounidense, una solución que comparte con la carrocería propuesta también por Tesla. El Nikola Tre comparte la estética propia de las opciones europeas.

Nikola podría formalizar la cadena de montaje del One para 2020

En cualquier caso, Nikola disfrutará en un presupuesto válido para comenzar la producción con miras a entregar los primeros proyectos para finales del próximo año o principios del 2020. De esta manera, la competitividad podría estar garantizada frente al Semi, el primer camión que producirá Tesla para esas fechas. Aun así, ¿por qué todavía queda el grueso del desarrollo?

El principal aliciente de la opción de Tesla para el transporte de mercancías es que actualmente cuenta con un volumen de pedidos muy generoso. En ocasiones, tal y como te mostramos en anteriores ocasiones, los pedidos se han materializado por valor de decenas de unidades. ¿Cómo espera competir Nikola frente a este gigante del sector? He aquí algunas claves para entender su futura llegada al mercado.

Un presupuesto destinado íntegro a la producción de camiones

El segmento de la pila de combustible de hidrógeno es todavía una utopía en el mercado. La mayor parte de los fabricantes automovilísticos han renunciado a esta tecnología en aras de investigar respecto a las baterías de ion litio. A estos efectos, algunas alternativas residuales como el Mercedes GLC F-CELL, son las que actualmente están comercializándose.

El Nikola Tre cuenta con un diseño que nos recuerda a las soluciones europeas. Nikola

En el próximo año, tendrá lugar el comienzo de las obras en Arizona para dar un posterior comienzo a la fabricación en masa de camiones capaces de no emitir emisiones contaminantes en sus desplazamientos. En este sentido, toca hacer especial mención sobre los tiempos que están valorándose en Nikola.

Nikola ya está tejiendo una red de clientes para formalizar el paso previo a la producción

Según se puede leer en Teslarati, la compañía ha afirmado que las reservas, tras solo 5 días de periodo abierto para formalizar pedidos, ya cuentan por valor de 380 millones de dólares. ¿Estamos ante un proyecto más en la industria hacia la transición ecológica o verdaderamente estamos ante un proyecto que podría revolucionar el sector logístico?

Al parecer, los modelos One y Two serán los primeros en materializarse por contar con una mayor aceptación del público americano. No obstante, en los próximos años, el Tre será producido con miras a mercados europeo y australiano, sus otras 2 vías principales para crecer fuera de los Estados Unidos. ¡Hasta pretenden formalizar una red de carga rápida en todos los mercados en los que compita!