Nos hemos acostumbrado a convivir con la publicidad. En el pasado, solamente nos avasallaban cuando veíamos nuestro programa preferido en televisión, escuchábamos la radio o navegábamos frente a la pantalla del ordenador.

El smartphone nos ha trasladado a una nueva dimensión publicitaria. ¿Adivinas qué industria se ha favorecido más con esta nueva convivencia con la tecnología móvil? Sí, aunque parezca mentira, el mercado del automóvil es uno de los que más invierte en este sentido.

La publicidad es la base del mercado de compra actual

Los nuevos restyle de los coches suponen una fuerte inversión para cada fabricante, por lo que deben explotar la nueva imagen del mismo para que el consumidor lo conozca. Muchos, al final, acaban picando el anzuelo. Ahora bien, ¿y si miramos el lado de la demanda?

Vivimos en una sociedad consumista. Entre la obsolescencia que vive el mundo de la tecnología y nuestras preferencias por lo más destacado del mercado, hace de nosotros auténticas máquinas programadas para comprar aquello que ha salido al mercado hace pocos días, semanas o meses.

El coche también se incluye en esta lista. El parque del automóvil es viejo en muchos países, sí, pero cada vez son más los que cambian de coche más asiduamente con el fin de contar con las soluciones tecnológicas más avanzadas. Y te preguntarás, ¿por qué debería evitarse comprar el coche que lleva apenas unas semanas a la venta? Muy sencillo.

La nueva tecnología requiere un periodo de adaptación

El mejor ejemplo para explicar este proceso nos lo muestra la tecnología eléctrica. Nadie es capaz de dudar de las potenciales características de su desempeño, ¡hasta parece ser más eficiente que el motor tradicional de combustión interna! ¿Dónde está el problema?

La innovación eléctrica, al fin y al cabo, necesita tiempo de adaptación. Continuando con el ejemplo de la conducción alternativa, ¿qué empresa de coches eléctricos te viene a la cabeza? Es probable que, mientras estás leyendo estas líneas, estés pensando en Tesla, la compañía fundada por Elon Musk. ¿Recuerdas el Roadster? Desde el punto de vista histórico, es ineficiente, eficiente en el pasado, sí, pero no ahora.

Tesla suele denominar a sus puestos de venta ‘tiendas’. AutoGespot

Estuvo a la venta entre los años 2008 y 2011, siendo uno de los automóviles eléctricos más eficientes. Aun así, disponía de una autonomía que no alcanzaba los 400 kilómetros cada ciclo de carga, según se puede leer en Electromaps. En cuanto al precio, solía partir de unos 98.000 dólares, es decir, unos 82.900 euros o 1.854.000 pesos mexicanos al cambio.

¿Qué ocurrió en 2010? A mitad de la vida de producción del coche, fue llamado a revisión en varias ocasiones. Según se puede leer en Autofácil, un posible defecto de aislamiento en un cable de la batería de 12V podría causar un incendio.

Con independencia del precio, muchos modelos suelen ser llamados a revisión

¿Qué queremos decir con este ejemplo práctico? Sea un producto caro o barato, lo cierto es que en ocasiones, muchas unidades deben ser llamadas a revisión con el objetivo de solucionar posibles problemas que puedan surgir en el futuro.

Entonces, ¿será mejor comprar la anterior generación?

De nuevo, volvamos a diferenciar la perspectiva del comprador de la del vendedor. En el primero de los casos, los consumidores somos conscientes de que el nuevo ofrecerá un acabado tecnológico más actual, mientras que el anterior no ofrecerá esos detalles.

El Nissan LEAF acaba de renovarse, por lo que la primera generación cuenta con importantes descuentos. Nissan LEAF

Las últimas unidades del modelo ‘desfasado’ disponen, no obstante, de importantes descuentos. El Nissan LEAF de primera generación, por ejemplo, cuenta con precios más baratos que hace unos meses ante la llegada inminente del nuevo, el presentado el pasado 6 de septiembre.

Así pues, según se puede observar en la opción de configuración, se puede adquirir por 20.300 euros. Es importante destacar que este precio incluye ya el descuento del Plan MOVEA y solo es accesible a la promoción si se financia una parte del pago.

Es cierto que esto supone descartar al de nueva generación, el cual incluye novedades tan llamativas como el e-Pedal.

Dejando a un lado todo lo relacionado con el equipamiento, ¿cuál de los 2 modelos podría contar con más posibilidades de acudir a una llamada de revisión o incorporar más defectos de fábrica? La experiencia nos dice que el recién presentado.

La primera generación cuenta con una vida comercial cercana a los 7 años. Esto hace que durante todos estos años se hayan subsanado todos los posibles problemas que podrían haber comprometido el correcto funcionamiento del vehículo o la seguridad de cualquiera de los pasajeros.

Dicho lo cual, siempre hay que tener en cuenta que la puesta en marcha de un proyecto para lanzar al mercado un automóvil conlleva mucho esfuerzo para los fabricantes. Miles y miles de piezas deben estar perfectamente homologadas para evitar accidentes evitables. ¿Qué posibilidades hay de que alguna de ellas falle o esté colocada en el lugar que no debía?

La probabilidad es muy alta de que, al menos, una necesite de una sustitución en masa para una tirada de vehículos. ¿Es, por tanto, legítimo renunciar a las primeras unidades de un modelo puesto a la venta? Por supuesto que sí.