La competición, desde hace muchos años, ha servido para incluir soluciones e innovaciones tecnológicas en el mercado comercial. La apropiación industrial de todo lo invertido puede ser la pieza diferencial a la hora de competir en los diferentes segmentos en los que se disponen modelos.

Porsche posee una fuerte convergencia con el mundo de las carreras. Buena prueba de ello es su inconfundible presencia en el WEC, uno de los campeonatos más importantes en relación a las pruebas de resistencia. Ahora bien, ¿qué significa que la firma alemana se haya atrevido, en esta ocasión, con una prueba que todavía está consolidándose?

Desde hace un tiempo, un cambio de estrategia en Porsche ha cambiado por completo el diseño de los modelos de la firma y la tecnología que incluirán en los próximos años. Lo híbrido y lo eléctrico ha centrado todas las miradas para el medio y largo plazo. ¿Qué es lo que ha ocurrido? El paso del tiempo nos ha topado con la realidad.

Porsche se ha desmarcado del resto de filiales del grupo Volkswagen

La firma perteneciente al grupo Volkswagen se ha posicionado como la filial más centrada en las mecánicas futuristas, mientras que otras subsidiarias como Audi, se han centrado en el concepto mild hybrid. ¿Se ha escogido la estrategia más adecuada teniendo en cuenta el perfil de automóvil que produce Porsche?

Sea como fuere, lo cierto es que están a punto de comenzar la producción del Mission E, el cual será el primer automóvil completamente eléctrico que salga de Stuttgart. Este paso marcará un antes y un después en la firma, ya que romperá con el esquema tradicional de producción comenzado primero con los motores bóxer y seguido después con las mecánicas turboalimentadas.

Pese a ello, en Porsche confían en la inclusión de esta opción, más aún tras observar cómo el concepto híbrido enchufable ha tenido mucho éxito en las versiones del Cayenne y, sobre todo, Panamera.

Porsche centrará esfuerzos de mejora en su división eléctrica

La compañía ha dado un paso adelante que hace que no puede volver al pasado. De hecho, tal es la confianza que se ha conseguido instaurar en la compañía, que en los próximos años habrán versiones híbridas del 911, algo impensable hace un par de años. ¿Qué supondrá el cambio de producción encaminado hacia la movilidad sin emisiones?

La Fórmula E modificará el diseño e los monoplazas de cara a la temporada que viene, un cambio que lleva pidiéndose a gritos. Local10

Lo que todavía es más importante, ¿perderá su esencial deportivo incluyendo estas mecánicas? Porsche quiere huir de estas calificaciones, por lo que la confirmación de su participación en la próxima temporada de la Fórmula E es el mejor ejemplo para demostrar las múltiples cualidades de las mecánicas eléctricas, según se puede leer en Electrek.

Ahora bien, ¿por qué merecerá la pena entrar en dicha competición el próximo año? La FIA introducirá unas modificaciones en el reglamento para permitir una mayor flexibilidad a los constructores. Esto facilitará que los equipos disfruten de la inclusión de cambios de estrategia durante la carrera.

La Fórmula E proporcionará el chasis y la batería. Todos los componentes del tren de potencia, no obstante, serán desarrollados propiamente por cada competidor.

Es justamente gracias a estas declaraciones realizadas por el organismo donde podemos descubrir cómo de avanzado podría estar el proyecto del Mission E. Porsche competirá ofreciendo su propia tecnología desarrollada en los últimos meses, por lo que podría sorprendernos en las primeras posiciones de la parrilla la temporada que viene.

Sí, el Mission E podría ser el tapado para revolucionar el mercado

El Mission E tiene como principal objetivo hacer frente al Model S de la firma de Palo Alto. De hecho, hay quien ya vaticina que será el Anti Tesla. ¿Es la participación en la Fórmula E el paso que necesitábamos para constatar que estamos ante una de las compañías más punteras en el segmento alternativo?

El Porsche Mission E se ha convertido en una de las opciones con más posibilidades de rivalizar con Tesla. Engadget

La próxima temporada de la competición alternativa será la que consolide su crecimiento. El mayor crecimiento de las tecnologías eléctricas, unido al cierto declive que está viviendo la Fórmula 1 y el correspondiente traspaso de pilotos, ha provocado que una parte del público se haya interesado por una modalidad que solamente lleva unos años vigente.

La Fórmula E ha convergido respecto a la Fórmula 1 en los últimos años

Es pronto para garantizar el éxito de esta prueba, pero cada vez son más las ciudades a nivel mundial que quieren albergar una carrera de estas dimensiones. Habrá que esperar todavía unos meses para ver si la intervención de Porsche en la Fórmula E es un farol o, si por el contrario, confirma las previsiones sobre lo que será el Mission E.

En Porsche hace mucho tiempo que se pusieron el mono de trabajo para ofrecer mecánicas eléctricas. El mejor ejemplo de ello es la apuesta híbrida del 918 Hybrid, el último supercar producido por la firma. ¿Estamos ante un cambio de tendencia que ya ha comenzado? Lo veremos próximamente.