En los últimos años hemos asistido a la revolución de los coches eléctricos. De repente, sobre todo desde el nacimiento del Tesla Model S, la alternativa sostenible parecía que podría posicionarse como la opción más probable en el futuro. Ahora bien, ¿es el único motivo para creer en una movilidad distinta a la actual?

Es muy posible que los futuros desplazamientos que realicemos en los próximos años no cuenten con la necesidad de disponer de un conductor. Tan solo habrá que incluir la dirección o pedir información para ir a un determinado lugar para que el sistema, a través de la localización GPS, nos lleve mediante un sistema autopilotado.

El coche autónomo se estandarizará en los próximos años en la movilidad

Todavía queda mucho para que nos veamos privados de la conducción, pero teniendo en cuenta la evolución que ha tomado en los últimos años, todo nos hace pensar que la próxima década será decisiva en la carrera por el coche autónomo.

El interés por esta tecnología ha llevado a que decenas de compañías de primer nivel, relacionadas o ajenas a la automoción, se hayan interesado por el descubrimiento de este software específico y diseñado para desempeñar una función muy concreta. ¿Quién iba a imaginar que Alphabet, Apple o Intel llegarían a competir con Ford, Mercedes o Tesla en esta industria?

Sea como fuere, lo cierto es que el Autopilot, el sistema desarrollado por Tesla, parece ser el más adelantado. Sin embargo, expertos del sector han defendido, a través de un gráfico, que la firma de Palo Alto está a la cola en materia de la conducción autónoma. ¿En qué se basan en Navigant para reducir las expectativas del fabricante?

El Autopilot podría esconder más sombras que luces

Hemos analizado en profundidad el Autopilot, te hemos mostrado qué puntos destacan de la versión 2.0 y, aun así, hay quienes creen firmemente que estamos ante una de las tecnologías más sobrevaloradas. Según se puede leer en InsideEVs, otras compañías podrían estar mucho más cerca de la conducción autónoma.

En el estudio Navigant se puede diferenciar aquellas que están más cerca de dar con el software clave y las más lejanas. InsideEVs

Y te preguntarás, ¿cómo se atreven a defender a capa y espada un punto de vista que choca contra la opinión de gran mayoría de los consumidores? Basan esta respuesta en que los modelos de la firma de coches eléctricos más famosa del mundo no contienen el sensor LiDAR, un radar esencial que ofrece mucha información a la centralita.

En el gráfico aparecen representadas las empresas más punteras en conducción autónoma

Según se puede observar en la imagen, el área más alejada del eje muestra aquellas empresas que deberían contar con una mayor acceso al sistema de conducción autónoma más eficiente. En sentido contrario, aquellos puntos más cercanos al eje mostrarían los proyectos menos destacados. ¿Cómo pueden Tesla, Uber o Apple incluirse en el segmento menor valorado?

Apple, hace un tiempo, renunció a la producción del coche eléctrico. No obstante, ha conseguido dar con una solución que permitiría evitar el uso masivo de cámaras. Uber, por otro lado, encargó un enorme lote de unidades del Volvo XC90 a las que incluiría su tecnología autónoma y, por último, Tesla cuenta con el sistema Autopilot. ¿Qué motivos, por tanto, les han llevado a estar tan lejos de empresas como Waymo, Ford o Volkswagen?

El truco está en la monitorización de hasta 10 aptitudes

Para dar con estas extrañas y, más aún, sorprendentes resultados, Navigant se ha basado en un total de 10 variables, lo que ha provocado que en la ecuación se incluyesen factores que han desestabilizado los resultados de la firma de Palo Alto.

Tesla ya está probando una segunda generación del sistema de conducción autónoma Autopilot. CNBC

Ni la versión que lanzó hace ya 2 años ni la que ya está probándose para las unidades que equipan más cámaras que el primer restyle, han servido para inclinar la balanza hacia empresas de corte automovilístico tradicional o Waymo, la otra gran triunfadora del estudio.

El informe ha utilizado información difícil de cuantificar para tomar una decisión

Según se puede leer en el citado medio, las 10 pruebas muestran, curiosamente, información que es difícil de cuantificar. Tanto es así que se ha llegado a valorar el impacto de la publicidad hasta el punto de ser incluidos en la investigación.

La visión de negocio, la estrategia para llegar al mercado, la gestión del espacio exterior, la estrategia de producción, la tecnología e innovación, la venta del producto, el marketing y distribución, la capacidad para adecuarse al automóvil, la calidad y confiabilidad del producto, las versiones diferentes del mismo y el coste del mantenimiento.

Como es lógico, los más acérrimos seguidores de la compañía creerán que el informe publicado por Navigat incluye información sesgada, mientras que los que defienden las motorizaciones tradicionales tendrán estos resultados como punto de partida para penalizar el desembarco de Tesla.