El Tesla Model 3 está siendo considerado por muchos como el Ford Model T que introdujo el automóvil particular durante el primer cuarto del siglo pasado. Las comparaciones son odiosas sí, pero ambos modelos comparten una distinción; están creados para cambiar las reglas del juego en el transporte.

El modelo diseñado por Ford tenía como principal objetivo acercar la movilidad al público particular. Hasta entonces, solamente el transporte colectivo era el medio más popular por los altos costes que suponía tener un vehículo en propiedad. Ahora, un siglo más tarde, el dilema está relacionado con la movilidad alternativa, la eléctrica.

Tesla está accediendo a nuevos mercados para mejorar su competitividad

La transición hacia una movilidad sostenible ya ha comenzado. Tesla, tras unos años comercializando el Model S y el Model X, ha dado el paso para afianzar su estrategia sobre el global de la automoción, los modelos más competitivos por precio. Todavía pasará un tiempo para ver un compacto con el logotipo de Tesla, pero el proceso ya ha comenzado.

La firma de Palo Alto, no obstante, se está encontrando con algún que otro problema mayor de lo esperado. Si hace unas semanas te mostramos cómo se habían utilizado materiales de más baja calidad, hoy comprobamos cómo nuevos datos preocupantes salen a la luz. Al parecer, según la CNBC, la compañía está registrando entradas de componentes con un 40% de defectos de fábrica.

¿Estamos ante un problema reputacional relacionado con la baja calidad de los materiales empleados en la producción de su berlina de acceso? Tal y como se puede leer en el portal Daily Mail, nuevos antiguos empleados de la firma no han dudado en denunciar las condiciones de extrema gravedad que están viviéndose en el interior de Freemont.

La producción del Model 3 otra vez en entredicho

El Tesla Model 3 está siendo un suplicio para incrementar el ritmo de su producción. Si a los problemas mencionados le sumamos la escasez de baterías o las dudas que ha entrañado al inversor, podríamos estar ante uno de los momentos clave para definir el futuro de la compañía, la cual ha superado en capitalización a General Motors o Ford, entre muchas otras cotizadas.

El Tesla Model 3 está siendo objeto de polémica por incluir errores de fabricación propios de marcas generalistas. InsideEVs

Las últimas informaciones corresponden con la noticia desvelada por el medio de comunicación CNBC. El artículo en el que se mencionan los últimos aportes por ex empleados de la firma dejan en muy mala posición a la firma. El dato más preocupante radica en la entrada en Freemont de hasta un 40% de componentes defectuosos.

El Tesla Model 3 espera alcanzar las 5.000 unidades producidas a la semana

Ante el frenético ritmo de producción, no sería descabellado que la compañía hubiese reducido en una pequeña proporción sus estudios para garantizar la idoneidad de todas las piezas. No obstante, estas declaraciones por antiguos operarios de Freemont no hacen más que poner en entredicho el sistema de producción que está viviéndose en la factoría.

Es importante destacar que Tesla, en estas últimas semanas, tiene entre manos la producción del Model S, Model X y Model 3, a lo que hay que sumar la inclusión de programas como el Tesla Semi y el diseño de su posible red Megacharger. Es más, si además incluimos los servicios que ofrece la compañía, habría que agregar las novedades que se esperan en relación con el Autopilot.

Nuevas dudas que ponen en entredicho la producción

Según se ha sabido, Tesla ha mantenido parada durante una semana la producción del Model 3. Al parecer, todo parece indicar que la robotización del proceso dará como resultado un incremento sustancial del ritmo de producción, lo que podría garantizar el cumplimiento de objetivos. Ahora bien, ¿a qué precio? La reducción de los estándares de calidad sería un condicionante.

José Madrigal, uno de los primeros afortunados en contar con un Model 3 en propiedad, mostró cuáles habían sido las características que no le habían gustado de su unidad tras unos días disfrutándolo. Tal y como se puede ver en las imágenes, algunos de los fallos son intolerables en un modelo catalogado como premium.

Algunas unidades del Tesla Model 3 cuentan con defectos de fábrica relacionados con el acabado

¿Son algunos de estos detalles fruto de las prisas en la producción para alcanzar los objetivos? Muchos acabados demuestran cómo se ha priorizado cumplir con la entrega en vez de favorecer la finalización del proyecto en un mayor plazo. Ahora bien, volviendo de nuevo con el documento ofrecido por la CNBC, ¿qué ha dicho Tesla de todo esto?

La firma californiana ha querido salir al paso de este tipo de declaraciones. Ha desmentido que las unidades del Model 3 cuenten con defectos de fábrica derivados de la instalación de componentes con taras. Es más, afirma que solamente un 0,1% de la empresa se dedica a este apartado de comprobación por la buena reputación que tienen sus proveedores en términos de calidad.