Lo eléctrico en la movilidad aún, a día de hoy, está siendo criticado por los resquicios de décadas y décadas de contaminación. Muchos se preguntan por qué las motorizaciones alternativas solo llevan desde hace unos pocos años en la industria generalista. Quizás, habría que preguntárselo a compañías como General Motors.

¿Recuerdas el EV1? Nació como un eléctrico que podría revolucionar el mercado, pero tras muy poco tiempo en poder de una serie de propietarios, decidieron utilizar una de las cláusulas incorporadas en el contrato de renting, la devolución del vehículo si la empresa así lo consideraba.

De no ser por Nissan o Tesla, todavía estaríamos adquiriendo solo motores tradicionales

Más de dos décadas han tenido que pasar para que cierta parte de la industria de la automoción haya decidido reconsiderar su apuesta por lo alternativo. Aún así, el objetivo primitivo de los fabricantes tradicionales, en términos generales, pasaba por el mantenimiento de motorizaciones basadas en los combustibles fósiles.

El lanzamiento del Nissan LEAF de primera generación en 2010 y, sobre todo, el Tesla Model S 2 años después, ha provocado que de verdad comience una revolución que ya está asentándose en mercados como el noruego. Todavía queda mucho por hacer, pero el paso del tiempo está dando sus frutos gracias a nuevos éxitos de la conducción eléctrica.

El último logro ha sido el hecho de cruzar el desierto del Sahara al volante de un Tesla Model X, el crossover de la firma de Palo Alto. Esto ha sido posible gracias al establecimiento de una ruta planificada para poder cargar el vehículo, requisito esencial para poder concluir las diferentes etapas.

Un Tesla Model X ha participado en la Gran Carrera Africana

Esta prueba podría decirse que es algo parecido al Dakar que, tradicionalmente, recorría las dunas del desierto del Sahara hasta que la organización se decidió mudar a América del Sur. En la actualidad, este sucedáneo no busca, recalcamos, alcanzar el prestigio de esta prueba anterior, pero sí que sirve para la obtención de fondos para ayudar a familias de Malí.

El Tesla Model X se convierte en el primer coche eléctrico en cruzar el Sahara en un rally. Electrek

Esta prueba consiste en recorrer, en un total de unos 15 días aproximadamente, diversas localidades europeas para terminar atravesando el estrecho de Gibraltar para enfrentarse a las dunas de uno de los desiertos más peligrosos del mundo, el Sahara. En la prueba puede participar cualquier automóvil que tenga licencia para circular por las vías públicas.

El Tesla Model X se ha convertido en el primer automóvil eléctrico en participar en la prueba

Ahora bien, ¿quién esperaba la participación del Model X? La edición de este año del Rally Budapest-Bamako ha contado con la contribución de última hora, el crossover de la firma liderada por Elon Musk. Según se puede leer en Electrek, el denominado Team Tesla Powered by RWE ha sido el que ha puesto en disposición de la competición una unidad del SUV de Tesla.

¿Crees que no ha dado la talla? Podría ser así, más aún teniendo en cuenta que sus aspiraciones off road podrían ponerse en entre dicho. No obstante, no hay que olvidar que este automóvil dispone de suspensión neumática y tracción a las 4 ruedas en la versión Dual Motor, lo que le permite modificar la altura para adecuarse a las condiciones del tramo de la vía.

Una prueba que sirve para demostrar la valía del Model X

Ya sabíamos cómo se las gastaba el Model X. El crossover ya era capaz de hacer valer todo su par para remolcar coches atrapados en la nieve o transportar cargas por valor de varios miles de kilos. No obstante, todavía no habíamos visto una unidad enfrentaba a las condiciones más extremas de la Tierra.

El Tesla Model X se ha convertido en uno de los automóviles más completos del mundo. Electrek

Todo parecía muy bonito, pero lo cierto es que se ha tenido que recurrir a un aerogenerador alimentado por combustibles fósiles para dotar al eléctrico de autonomía cuando no se podía contar con puestos de recarga habilitados. No obstante, no hay que desprestigiar a la tecnología empleada por el equipo que apoya la sostenibilidad.

El coche eléctrico es mucho más barato de mantener al contar con muchas menos piezas

Este paso ha conseguido dar visibilidad, de nuevo, acerca de la automoción eléctrica. El miedo a renunciar a los motores tradicionales debe ir, poco a poco, supliéndose destacando las cualidades de las mecánicas eléctricas. ¿Cuántas veces habrá que decir que la tecnología eléctrica requiere un mantenimiento mucho más económico que la tradicional?

Mientras este tipo de ventajas no se asimilen, poco crecimiento tendrá la variante eléctrica sin incentivos fiscales y ayudas a la compra. ¿Dónde está el problema? Años y años de publicidad relacionados con los supuestos beneficios de la gasolina y el diésel ha provocado que la sociedad tenga interiorizada la ‘bondad’ de estos motores.