Tesla está consiguiendo, a marchas forzadas, incrementos en la producción, sobre todo del Model 3 en las últimas semanas. No obstante, la generación de economías de escala son todavía insuficientes para afianzar un liderazgo en el medio plazo. China, en este sentido, parece ser el punto de inflexión de la firma en el medio plazo.

El país asiático, por otro lado, ha representado, desde hace unos años, un modelo económico de crecimiento tras décadas de letargo. Esto, por supuesto, ha tenido consecuencias negativas sobre la calidad del aire, lo que ha provocado un incremento de forma exponencial de las enfermedades y muertes relacionadas con el aparato respiratorio.

Tesla es el principal fabricante de coches eléctricos en todo el mundo

Y te preguntarás, ¿qué tiene que ver Tesla en todo esto? Como bien sabrás, el fabricante de Palo Alto dispone de la tecnología más desarrollada en materia eléctrica, la cual está en continua expansión a través de los 3 actuales modelos que dispone en producción.

Teniendo en cuenta los índices de contaminación de ciudades como Shanghai, no parecería extraño que compañías como Tesla decidiesen apostar por estos puntos calientes para interceder en el mercado chino. ¿Cuál es el problema? El modelo económico del gigante asiático denominado proteccionismo.

Las políticas expansivas del gobierno de Xi Jinping ha incentivado diversas políticas de apertura, pero todavía hay impuestos específicos contra la importación, en este caso, de un 25% para la industria de la automoción. Este margen es, para Tesla, insostenible, por lo que está ideando una ofensiva para evitar tener que pagar este impuesto.

La clave está en la Gigafactory que podría haber en China

El fabricante de Palo Alto, ante el incesante incremento de la demanda que está experimentando desde hace algunos años, parece haber tomado en consideración la construcción de una segunda fábrica de baterías. ¿Cuál es el problema? China quiere que se asocie con una empresa local. ¿Dónde está el inconveniente? Tesla participa en la gran parte de la cadena de valor.

La Gigafactory no ha parado de contar con más módulos ante el incremento de la demanda. Business Insider

Tesla lleva tiempo pensando en China como lugar estratégico para la producción de baterías. De hecho, este paso le permitiría, en un principio, poder producir automóviles eléctricos en el país, por lo que podría trasladar al mercado productos teóricamente locales. Como podrás imaginar, su competitividad sería, de entrada, un 25% mayor.

Tesla quiere competir en China, pero no quiere renunciar a su modelo de negocio

China sigue sumida en su posición, lo que está provocando que el fabricante de Palo Alto todavía no cuente con una planta establecida en el país. Tanto el Model S, Model X como el futuro Model 3, disfrutan de precios alejados de parte de la compañía, lo que ha provocado que haya caído hasta la décima posición en el ránking de comercializaciones eléctricas, tal y como se puede leer en Motorpasión.

¿Con qué baza juega el fabricante liderado por Elon Musk? China necesita reducir, ya en el corto plazo, sus elevados índices de contaminación. Algunas zonas geográficas, anexas principalmente a los núcleos de población y zonas industriales, disponen de una pésima calidad del aire, producida por motorizaciones antiguas y mecánicas diésel.

Un apretón de manos agilizaría la modernización del parque

Es cierto que Tesla no está ofreciendo alternativas válidas para cualquier perfil. Pese a que el Model 3 cuesta poco más de 30.000 dólares en su versión más básica, sigue sin ser una opción práctica para muchos consumidores, lo que provocaría que su llegada no serviría para mitigar el problema en su totalidad.

El Tesla Model X es el crossover de la firma de Palo Alto, disponible con hasta 3 asientos. Tesla

No obstante, sí que podría estar ligado a una mejora del empleo en aquel lugar en el que Elon Musk decidiese instalar su Gigafactory. Del mismo modo, su favoritismo para actuar por sí misma en el mercado, sin intermediarios ni asociaciones de ninguna clase, le permitiría gozar de una situación que le garantizaría estar en los primeros puestos de la lista.

Es más, ¿podríamos plantearnos que competiría contra el NIO ES8? Es importante recordar que este SUV es la principal alternativa del Tesla Model X, un automóvil que gozaría de una mayor cuota de mercado si no fuera por su precio.

El coche eléctrico en China está creciendo de forma exponencial desde hace meses

Pese a la difícil situación del medio ambiente en China, lo cierto es que estamos ante uno de los países que más ha hecho por la conducción alternativa. Tanto es así que ya se está rumoreando que podría tirar de esta tecnología en su adaptación continua, la cual lleva produciéndose desde 2012.

Habrá que esperar todavía unos meses para ver si ambas partes dan su brazo a torcer y se alcanza un acuerdo que, de materializarse, podría ofrecer importantes ventajas a ambas partes.