El mercado del transporte de mercancías, aunque parezca difícil de creer, podría tener un recorrido mucho más rápido en la búsqueda de la tecnología eléctrica. Es complicado que en apenas unos pocos años hayamos revertido la flota de vehículos tradicionales, pero la gran cantidad de pedidos del Tesla Semi ha provocado, sobre todo, entusiasmo en una industria ajena a lo sostenible hasta el momento.

Lo cierto es que el Semi ha causado tal expectación que ni el propio Elon Musk esperaba. Todos los analistas creían que no se lograrían cifras como las que sí que ha ofrecido en la presentación. El retraso de la fecha de presentación puso en duda algunos de los datos que ya se daban por hechos, algo que alarmó al seguidor más acérrimo de la marca.

Ya existen varias alternativas de camiones completamente eléctricos en el mercado

Hay que destacar que la compañía con sede en Palo Alto no es la primera que consigue, al menos, presentar su variante para el mercado logístico. El fabricante Cummins o Einride con su futurista T-Pod son otras de las compañías que ya disponen, incluso, de pedidos por parte de empresas de la calidad de Lidl.

Esto del transporte colectivo sostenible, ¿se ha vuelto una moda o ha llegado para quedarse? ¿Veremos camiones eléctricos en los próximos años cuando circulemos por carretera? De primeras, se antoja algo difícil, pero no descartable, ¿por qué?

El precio podría ser la variable clave en este mercado

El mercado del transporte de mercancías se basa en unas características muy diferentes al del transporte privado. El diseño, pese a que nadie duda de la elegancia que transmite el Semi u otras variantes como el Cummins AEOS, no es la variable más importante en la industria.

El Tesla Semi, aunque no lo parezca, ya dispone de su propia competencia en el mercado. Business Insider

Su desempeño, fiabilidad, comodidad en el puesto de conducción y, por supuesto, su consumo, son los componentes que debe reunir una cabeza tractora para triunfar en un mercado muy concentrado. Ante esta situación, ¿cómo influye el precio?

Al no haber mucho competidores, las firmas suelen variar los precios en una franja muy sensible. Por el momento, solo contamos con el precio que ha ofrecido Tesla respecto a las 2 versiones del Semi. Tal y como te contábamos hace unos días, partirá de los 150.000 dólares, es decir, unos poco más de 125.000 euros al cambio actual o, si lo miramos en pesos mexicanos, estaríamos hablando en torno a los 2,8 millones en este momento.

El ahorro con el camión eléctrico llegaría tras unas decenas de miles de km

A la espera de alternativas ofrecidas por Einride o Cummins, cabe destacar una más que reducida cifra respecto a uno con mecánica diésel, el cual se sitúa en torno a los 120.000 dólares, es decir, unos 100.000 euros o aproximadamente 2,2 millones de pesos mexicanos.

Ahora bien, ¿están preparadas las organizaciones para dar el paso definitivo al transporte de sus productos en un medio no contaminante? Quizás, tras ver el consumo en combustible, se lo pensaban 2 veces. Quizás, lo mejor que podemos hacer es hacer una pregunta básica; si siempre abogan por la mejora de la competitividad, ¿por qué no dan el pistoletazo de salida?

La desconfianza y la falta de inversión lastran su crecimiento

Es lógico pensar que las medianas empresas que transportan miles de kilogramos cada día no se atrevan a llevar a cabo este tipo de inversiones. Podría decirse que es algo así como dar palos de ciego, ¿verdad? Pues bien, según se puede leer en el portal Nación Eléctrica, compañías de la talla de Wallmart ya están adquiriendo flotas del futuro Semi.

Lidl ha llegado a un acuerdo con Einride para la cesión de unas unidades del T-Pod para los próximos meses. Revista Energía

Es importante destacar que, para realizar el pedido, se han de abonar por adelantado un total de 20.000 dólares en concepto de anticipo. Es más, este dinero estará en posesión de Tesla durante, al menos, los 2 próximos años, momento en el que comenzarán a realizarse las primeras entregas.

En relación a la competencia del que teóricamente ya se ha puesto en cabeza de la movilidad de carga, Cummins continúa su propio proceso de desarrollo, mientras que Einride ya ha colocado varias unidades en el gigante de distribución comercial Lidl para envíos de distancias cortas.

Volvo Trucks contará con Samsung como proveedor de baterías para su camión eléctrico

Por otro lado, Volvo podría disponer de su propia variante completamente eléctrica gracias al fabricante de baterías Samsung. Según se puede leer en el portal Foro Coches Eléctricos, Volvo es consciente de la llegada más que esperada de Tesla y otras alternativas semejantes. Por ello, se ha aliado con el gigante surcoreano para que sea su suministrador de las baterías necesarias para contar con autonomías competitivas.

Por último, no hay que perder de vista al fabricante Nikola, la compañía que, por el momento, se ha mantenido al margen, pero que podría adelantar por la derecha al resto de variantes eléctricas.

Y tú, ¿cómo ves el futuro del transporte de mercancías? ¿Crees que las mecánicas tradicionales continuarán comercializándose en un par de décadas?