Si actualmente nos encontramos en esta situación, en lo referente al coche eléctrico, es gracias a Tesla y su arriesgada apuesta por la conducción alternativa. Tras múltiples intentos fallidos en la historia, tales como el GM EV1 o el Jet Electrica 007, surgió el Model S en 2012, clave del éxito de la movilidad de futuro.

Ahora bien, ¿qué ha significado crear un coche competitivo frente a berlinas de combustión interna tradicionales con una fuerte reputación en el mercado premium? Como es lógico, renunciar a importantes márgenes corporativos. Los conjuntos de baterías de ion litio y las motorizaciones eléctricas todavía no son atractivas por la ausencia de las economías de escala.

Tesla ha trazado una estrategia destinada a la rentabilidad del coche eléctrico

Pese a ello, Tesla ha conseguido afianzar una estrategia que le ha permitido producir el sedán de lujo, el crossover Model X y, más recientemente, el Model 3, su modelo de acceso. Para reducir el coste por unidad producida, se han realizado adquisiciones como SolarCity o la obtención de energía eólica al aliarse con Vestas.

Ahora bien, ¿podemos hablar de robustez en Tesla? Sabemos lo ambiciosa que es su estrategia, pero sus proyectos son a medio plazo, tales como la fabricación del camión Semi o la segunda generación del Roadster. No se sabe todavía si estamos ante una burbuja, pero lo cierto es que la firma ya cuenta con más capitalización que empresas como Ford o General Motors.

Algunas agencias de calificación, así como una serie de consultoras, según el portal The Street, están poniendo en duda la viabilidad de la compañía en términos económicos. ¿En qué se basan para realizar estos pronósticos?

Goldman Sachs pone en entredicho la estrategia de Tesla

La firma de Palo Alto es muy ambiciosa, esto no lo puede negar nadie. No obstante, ¿estamos ante una burbuja que está a punto de explotar? De confirmarse estas especulaciones en unos meses, estaríamos ante uno de los escándalos más destacados en materia de la movilidad. De hecho, esta situación salpicaría de lleno a otros fabricantes por su vinculación con la empresa.

El Tesla Model 3 se ha convertido en la apuesta más arriesgada de la compañía. Tesla

Elon Musk, no obstante, no parece preocupado por la actual situación financiera de la empresa, la cual ha fundamentado su crecimiento en la obtención de fondos en las diversas rondas de financiación que realiza periódicamente.

Goldman Sachs ha pronosticado en un informe dudas sobre el modelo de Tesla

Entonces, ¿cuál es el problema? Un análisis elaborado por la compañía analista ha dejado en el limbo la posición actual en términos económicos. El estudio, elaborado recientemente por la firma crediticia, ha dejado entrever el alto riesgo de la misma ante una salida masiva de inversores.

Teniendo en cuenta que gran parte del accionariado está en solamente una serie de holdings de automoción y otros pocos sectores, no sería de extrañar que algunos decidiesen, al mismo tiempo, sacar sus fondos depositados ante un momento de pánico. Esto provocaría una pérdida de la confianza y una drástica descapitalización, lo que daría lugar a una situación de quiebra técnica.

Por qué Goldman Sachs duda de la capacidad de Tesla

Si uno comprueba los informes trimestrales de la compañía podrá comprobar cómo solamente durante unos pocos meses la firma ha estado en números verdes. Es cierto que esto no significa que no sea una firma rentable, ¡ni mucho menos! De hecho, su apuesta está claramente diseñada para ofrecer modelos a más bajo precio para estandarizar el coche eléctrico.

El Tesla Model X comparte chasis con el Model S, pero ofrece una solución crossover con mayor amplitud. One Magazine

Tesla todavía deberá mejorar su propuesta eléctrica, algo que ya está intentando con el Model 3. No obstante, este está siendo el punto de inflexión para la marca, ya que existen ciertas dudas sobre su producción a gran escala. El objetivo de las 5.000 unidades producidas a la semana se antoja todavía algo lejano, lo cual está reflejándose en su cotización.

La meta de producción del Model 3 está fijada en las 5.000 unidades a la semana

Según se puede leer en el portal PcBolsa, Tesla está inmersa en una onda bajista desde hace medio año. Esto coincide con el lanzamiento y producción de las primeras unidades del Model 3, ¡qué casualidad! Habrá que esperar, por tanto, las próximas cifras de fabricación para ver si la proyección de crecimiento se mantiene al alza o debe corregirse.

Finalmente, se prevé que la producción de Model S y Model X, fijada en 100.000 unidades al finalizar el año, tampoco pueda completarse. Habría que redefinir, por tanto, la estrategia de una compañía que ha demostrado su valía para plantar cara, o incluso superar, a la mayoría de los fabricantes tradicionales en la movilidad.