Volkswagen está en una encrucijada. La opción más racional, la que piensa en términos de competitividad en la actualidad, apuesta por los motores de combustión interna. La estrategia futurista dice que debe potenciarse la inversión en las mecánicas eléctricas. ¿Cuál es el camino correcto? La firma germana ha optado por un mix de ambas.

El mercado tradicional de bloques térmicos se mantendrá en los próximos años de igual modo que se ha venido haciendo desde el suceso que cambió a la movilidad para siempre, el popularmente conocido como Dieselgate. Tras el escándalo de las emisiones contaminantes, el holding empresarial ha tratado de reducir las emisiones contaminantes a través de múltiples tecnologías.

La estrategia de Volkswagen pasará por impulsar la línea I.D con horizonte a 2025

No obstante, tras mucho dinero invertido, la cúpula se ha dado cuenta de que siempre existirá un límite. Este valor, de hecho, siempre estará por encima del daño que provoca el coche eléctrico en plena circulación, sobre todo en las áreas urbanas. ¿Qué hacer entonces? La solución más lógica que se ha creído es combinar ambas líneas de producción.

La electrificación, no obstante, nunca ha sido una prioridad en Volkswagen. Conocidos los problemas que comporta esta estrategia, se ha preferido impulsar un catálogo de productos especialmente diseñado desde los primeros bocetos para configurarse como un eléctrico. En este proceso, la creación de la plataforma MEB se ha posicionado como una solución de primer nivel.

Como consecuencia de ello, el I.D Neo será el primer modelo que consigue producir y comercializar la compañía con miras a la conquista de un mercado incipiente. ¿Está Tesla pensando en sacar un modelo en el segmento C con el objetivo de fijar una competencia destacada a uno de los mayores conglomerados de la industria de la automoción?

El Volkswagen I.D Neo combinará flexibilidad con competitividad

Durante la pasada conferencia de 2017 en la que Volkswagen anunció su futura estrategia en torno al coche eléctrico, se dejó entrever que habría unos años en los que modelos completamente eléctricos competirían con los clásicos de combustión interna. En relación al I.D Neo, el Golf se posicionará como principal rival a batir.

El Volkswagen I.D Neo será el modelo más importante de la marca en los próximos años. CNET

A medida que se acerca el 2019, momento en el que saldrá al mercado este compacto de unos 4,25 metros de longitud, se van conociendo nuevos datos del I.D Neo. En una de las últimas declaraciones, el máximo jefe de tecnología sostenible de la firma, Christian Senger, ha querido dejar claro algunos de los puntos clave de este modelo.

El espacio interior y la flexibilidad hacia el consumidor serán las principales bases de la estrategia de la compañía. En este sentido, la mejor habitabilidad del eléctrico podría servir para incrementar sus ventas respecto al modelo tradicional, más aún teniendo en cuenta que habrá alguna versión que salga al mercado por debajo de los 25.000 euros.

La gente quiere un automóvil rápido, pero yo no quiero que vuelvan después de tres meses diciéndome que es rápido, pero que la autonomía es demasiado corta. Si quieren un automóvil más rápido, necesitarán un conjunto de baterías más grande, así de sencillo.

Esto nos demuestra cómo la gestión de la batería estará especialmente configurada para ofrecer un rango de kilometraje por carga mayor. A continuación te mostramos, según se puede leer en la noticia publicada en el portal especializado Auto Express.

Escarceos con la sostenibilidad que dervican en movilidad eléctrica

Volkswagen no es la primera vez que se plantea la disposición de mecánicas eléctricas en su gama. Hace uno tiempo te mostramos cómo en plena crisis del petróleo, la compañía germana se atrevió a producir el clásico Golf Elektro. Se produjo en una serie muy limitada, pero eso no cambió los planes de la firma en relación a la sostenibilidad.

El I.D Neo podría desbancar en unos años al todopoderoso Golf en las filas de Volkswagen. Garajsepeti

Unos años más tarde se llevó a cabo un nuevo intento por demostrar la eficiencia de los motores eléctricos. De nuevo el Golf, en una nueva tirada denominada CityStromer, desaprovechó la oportunidad bajando los brazos muy pronto. ¿Será esta la oportunidad definitiva? A la tercera podría ir a la vencida.

El ciclo WLTP mostrará autonomía más realistas al basarse en conducción normal

A modo de evitar un nuevo fracaso, el fabricante apostará por ofrecer hasta 3 diferentes conjuntos de baterías a elegir por el consumidor. La primera de ellas, la que costará menos de 25.000 euros, podría contar con una autonomía en ciclo WLTP en torno a los 330 kilómetros. De igual manera, cualquier opción podrá cargar en corriente alterna y en corriente continua, esta última a 125 kW.

Los próximos meses serán vitales para conocer cómo se plantea la llegada de este producto en un mercado en el que ya existen alternativas como el Nissan LEAF desde hace años. ¿Estará a la altura? ¿Contará con innovaciones basadas en la conducción autónoma? Todas estas cuestiones se irán resolviendo próximamente desde fuentes internas de la propia compañía.