La movilidad basada en el coche privado podría tener fecha de caducidad en los próximos años. Algunos proyectos como el popular Virgin Hyperloop One podrían servir para hacer menos prioritaria la tenencia del medio de transporte más utilizado para recorrer medias distancias.

En este sentido, el tradicional automóvil solamente había tenido como opciones sustitutivas al avión o al tren, pero estas solo suponían una fuerte competencia en recorridos de varios cientos de kilómetros que dividen a las ciudades. ¿Qué decir en la ciudad? En este sentido, este medio de transporte sí que ha visto cómo otras alternativas si han servido de competencia directa.

La movilidad urbana cuenta con diferentes propuestas sustitutivas al coche

El mejor ejemplo de ello es la disposición de las variantes de transporte urbano, tales como el metro o las diferentes líneas de autobús presentes en las localidades. La última opción que se ha agregado a la oferta actual es la impulsada por The Boring Company. En este sentido, la compañía fundada por Elon Musk podría diferenciarse del metro con varias fuentes de ventaja competitiva.

Ahora bien, ¿estamos ante la llegada de una nueva alternativa a esta variedad? Boeing, a través de un concurso patrocinado, quiere perfilarse como una de las principales opciones para posicionarse en un mercado con mucho desarrollo por delante. ¿Cómo pretendería este fabricante de aviones colarse en un segmento que dispondrá de competencia próximamente?

Líder y seguidora, así es el mercado

Hace solamente unos meses que Airbus, su principal competidora, ha realizado diversos movimientos orientados a la segmentación. Los automóviles voladores son una de las alternativas que mayor desempeño podrían tener en los próximos años, hasta el punto de haber ya varios candidatos postulados a fabricarlos.

Boeing está trazando las líneas de una futura competencia en el mercado de la movilidad urbana. Mashable

Siguiendo esta premisa, Boeing no quiere desaprovechar esta oportunidad. Por ello, está recopilando diversos bocetos realizados a nivel internacional con un objetivo claro; disponer de un diseño que sirva para tejer su propio futuro. ¿Estamos ante una diversificación en Boeing? Este movimiento, a todas luces, anticipa la transformación que vivirá la movilidad.

El proyecto está financiado por Boeing a cambio de la apropiación del diseño

En el concurso se han escogido un total de 10 propuestas venidas de diferentes países, lo cual muestra la importancia que ha adquirido esta competición para los planes estratégicos del fabricante de cara al medio plazo. La compañía tecnológica, tras este movimiento, ha dejado entrever cómo será su política en algún momento de la próxima década.

Para participar en este proyecto, se ha tenido en cuenta la inclusión de una serie de variables. Cada una de las unidades deberá, en una etapa próxima, poder despegar y aterrizar en vertical, algo prioritario para el medio urbano. De igual modo, cada unidad deberá poder ofrecer una autonomía total de unas 20 millas, es decir, 32 kilómetros aproximadamente.

Una primera aproximación a su entrada en el segmento

Boeing podría reducir el riesgo de su sector principal a través de la estandarización de un nuevo medio de transporte. Todavía existe una limitación en este sentido en términos tecnológicos y de desarrollo, pero es espera que nuevas empresas se sumen a un modelo de negocio que podría cambiar la manera de transportarnos en la ciudad.

En la próxima década podría anunciarse la llegada de la movilidad urbana voladora. Mashable

Teniendo en cuenta las limitaciones que ofrece la aviación en términos de oferta y demanda, lo más probable es que aprovechen cualquier oportunidad tanto Boeing como Airbus para acceder a este mercado. No obstante, tal y como te mostramos hace un tiempo, algunas compañías del segmento de la automoción como Audi podrían apostar también por este atractivo mercado.

El futuro del sector todavía es incierto, ya que depende de la mejora de las baterías

Como era de prever, la movilidad presenta un primer problema relacionado con la tecnología actual disponible. Este tipo de medios de transporte, si se quiere que utilicen energías no contaminantes, tienen sus limitaciones. El principal escollo está relacionado con la disposición de unas baterías poco eficientes para la exigencia que implica cada recorrido.

Por ello, lo más lógico sería anticipar que Boeing y demás compañías solo accedan al mercado en el largo plazo. Solamente cuando exista la tecnología disponible podría estandarizarse. De hecho, la falta de una legislación efectiva no haría más que trabar las aspiraciones de un sector con mucho futuro en la industria.