Poco a poco las conexiones a internet comienzan a ser mucho más rápidas y estables, asegurándonos una experiencia de navegación nunca antes vista. Pero eso no es todo, además, las nuevas velocidades permiten un mayor volumen de transmisión de datos mediante streaming haciendo que ver películas o jugar a juegos en formato físico e incluso en formato digital vía descarga ya no sea absolutamente necesario.

El formato digital podría "morir" si el cloud gaming despega

De hecho, la corta historia del formato digital podría tener los días contados, al menos en el mundo de los videojuegos, si el cloud gaming llega a despegar y a convencer a los gamers de todo el mundo.

Si esto sucediera, lo más probable es que ya no necesites ninguna de las consolas actuales o un PC gaming con una gráfica decente para jugar a tus títulos favoritos con la máxima calidad posible. ¿Cómo? Pues simplemente jugando en streaming a las entregas de tu preferencia, de la misma forma que ves series o películas en tu adorado Netflix.

Cuestión de velocidades

Entonces, ¿qué es exactamente el cloud gaming? Pues explicado simplemente, se trata de un servicio de streaming (al igual que Netflix) con el que puedes jugar a cualquier título disponible en la nube de las diferentes plataformas existentes a través de tu conexión a internet. Dicho de otro modo, para usar un juego de esta forma no es necesario tener una tarjeta gráfica, sino poseer una muy alta velocidad de conexión a la red.

Olvídate de jugar vía streaming si tu internet es lento

Evidentemente, cuanto mayor velocidad en tu conexión, mejor será la calidad del streaming y, por tanto, mejor será tu sesión de juego. Si no dispones de una velocidad de navegación lo suficientemente rápida, lo más probable es que experimentes clipping, lag o parones mientras juegas, por lo que no es recomendable hacer uso del "cloud gaming" en estos casos. Después de todo estás descargando un título desde un servidor en la nube mientras juegas en tiempo real, lo que no es moco de pavo.

El "cloud gaming" requiere de una conexión a internet realmente rápida. MásTecnoCiencia

Plataformas disponibles, ¡y precios!

Aún no son muchas las empresas que ofrecen este tipo de plataformas a los usuarios, puesto que requiere un buen desembolso de dinero para las mismas al tener que depender de unos servidores francamente "poderosos" a los que habrían de conectarse cientos o miles de personas al mismo tiempo. No obstante, y aunque no todos los servicios de "cloud gaming" que verás a continuación ofrecen lo mismo, todos tienen un propósito en común: hacer que la nube sea el nuevo lugar de acceso para tu entretenimiento videojueguil.

1. Nvidia GeForce Now – Gratis, en fase beta

Ha sido, quizás, uno de los primeros servicios de streaming para juegos en tomarse la cosa en serio. A pesar de que actualmente aún sigue en fase beta (en desarrollo), GeForce Now puede disfrutarse en cualquier dispositivo con macOS o Windows, incluso en ordenadores que no sean precisamente potentes. Su principal diferencia con las otras plataformas de la lista es que no dispone de un catálogo de juegos "propio" con la suscripción, sino que será necesario que tú mismo compres cada título que desees jugar a través de, por ejemplo, Steam, Uplay, o Battle.net.

GeForce Now es completamente gratuito, pero necesitarás tener los juegos compatibles

Lo bueno, que no necesitarás más que instalar la aplicación de GeForce Now en tu Mac o PC para jugar, ya que los procesadores en la nube de Nvidia posibilitarán que disfrutes de cualquiera de esos juegos independientemente de las especificaciones de tu computadora. Eso sí, existe una lista de juegos compatibles que tendrás que respetar, pues no cualquier título podrá usarse a través de este servicio.

Otro punto positivo es que GeForce Now es actualmente gratuito, sin coste alguno, y lo será hasta que finalice su fase beta, por lo que es el servicio de estas características "más económico" que encontrarás (si ya tienes muchos de los títulos compatibles). Pero para poder usarlo habrás de tener un sistema con macOS 10.10 o Windows 7 64-bit como mínimo, conexión Ethernet o router de 5 GHz y 50 Mbps recomendados si quieres que todo fluya como la seda. El problema: que sólo dispondrás de 4 horas de conexión continuadas a los servidores.

2. GameFly Streaming – menos de 10 dólares/8,50 euros

GameFly Streaming es la plataforma ideal si quieres jugar a una selección de títulos AAA no muy recientes pero sin la necesidad de tener un PC gaming o una consola. Este servicio te permite usar dispositivos como los Amazon Fire TV y Amazon Fire TV Stick (sólo en EE.UU) o las Smart TV de Samsung y LG para jugar, y sólo necesitarás un mando compatible como los de la PS4 y Xbox One. Vamos, que casi no necesitarás más que un televisor compatible para acceder al gran catálogo que se oferta.

Jugar en tu tele es pan comido gracias a GameFly Streaming

GameFly Streaming también soporta juegos con multijugador local, por lo que podrás compartir tus partidas con un amigo que disponga de un mando compatible, y tus partidas se guardarán en la nube hasta 90 días después de que canceles tu suscripción. Además, dispones de dos tipos de abonos a este servicio, "gamer" y "family" cada uno por menos de 10 dólares, y para los que necesitarás disponer de una velocidad de conexión vía Ethernet o Wi-Fi mínima de 5 Mbps, aunque lo recomendado sean 10 Mbps si es que no quieres experimentar cortes.

Si ya dispones de un dispositivo compatible con este servicio, podrás instalar la app sin coste alguno y disfrutar del período de prueba gratuito.

3. PlayStation Now – desde 19,99 dólares/mes en países seleccionados

Sony decidió ofrecer el servicio de PlayStation Now como una respuesta directa a la falta de retrocompatibilidad de su PS4 con juegos de la anterior generación, y sólo está disponible en Estados Unidos, Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Suiza, Países Bajos y Reino Unido. No es un servicio realmente barato, ya que cuesta 19,99 dólares al mes, 44,99 dólares cada tres meses (29,99 si dispones de PlayStation Plus) o 99,99 dólares al año, una pequeña fortuna que habrás de gastar si quieres disfrutar de lo que Sony te ofrece.

PlayStation Now dispone de grandes exclusivos de Sony

Esta plataforma es compatible con PS4, PS4 Pro y PCs con Windows, y necesitarás tener una conexión de al menos 5 Mbps tanto en PC como en consola. Si quieres jugar desde un PC, necesitarás un mando DualShock 4 con el correspondiente cable o adaptador inalámbrico y una cuenta en PlayStation Network. Las partidas que guardes serán compatibles con PC y PS4, por lo que puedes comenzar a jugar en un sistema y cambiarte después a otro.

4. Jump – 4,99 dólares/4,23 euros aprox.

Jump es la plataforma streaming de juegos ideal para los amantes de los juegos indie, ya que aquí no te encontrarás con los títulos AAA de las grandes compañías de los que sí puedes disfrutar en las plataformas anteriores. Según sus desarrolladores, Jump ofrece un servicio libre de latencias (sin lag) que se puede comparar a la experiencia que tendrías si instalaras ese mismo juego en tu ordenador. Es compatible con Windows, Linux, macOS y soporta cascos de RV como Oculus Rift y HTC Vive.

Con Jump necesitarás que tu ordenador sea capaz de mover el juego

En Jump, todas tus partidas se guardan en la nube, por lo que no tendrás que preocuparte del espacio para tenerlas siempre a mano, incluso aunque cambies de ordenador o sistema. Además, impresiona saber que en ningún juego disponible en Jump tendrás que apoquinar con las dichosas microtransacciones, así que prepárate para tener una experiencia libre de gastos extra.

El único punto negativo de esta plataforma de streaming es que no cuenta con servidores que tengas procesadores y GPUs propias, por lo que tu sistema tendrá que ser capaz de mover el juego nativamente. Tampoco es algo que tenga que preocuparte en exceso, ya que la mayoría de indies que puedes encontrar aquí no tienen unos requerimientos técnicos demasiado altos.

Jump tiene una lista de juegos indie bastante completa, por lo que sería difícil que no encontraras algo que atrajese tu atención. Dispones de 14 días de prueba gratuita y puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento, lo que es siempre una tranquilidad. Además, esta plataforma destina el 70% de sus ingresos a los desarrolladores de los juegos que incluye en su catálogo, por lo que estarás contribuyendo al crecimiento de esos pequeños estudios independientes.

El futuro espera

Como puedes ver no hace falta tener un gran sistema o una gran consola para disfrutar de la mayoría de estos servicios de cloud gaming, aunque sí es necesaria una conexión a internet bastante decente y, si quieres que todo vaya realmente fluido casi como si fuera un juego instalado, necesitarás una velocidad vertiginosa. Esto no quiere decir que no vayas a poder jugar si tienes una conexión que cumpla con los mínimos establecidos, pero ya te puedo asegurar que no será lo mismo.

El cloud gaming vencerá sólo si ofrece lo mejor de lo mejor a los usuarios

Queda por ver si este tipo de sistema de juego en la nube termina por convencer a los principales interesados, los gamers. No negaré que es una forma con un gran atractivo para poder jugar a juegos AAA a tope de resolución y con el máximo detalle. Esto es especialmente cierto en plataformas como GeForce Now y las futuras (aún por llegar) Shadow y PlayGiga, que concuerdan con Nvidia en que el cloud gaming sólo será fructífero si ofrece un salto cualitativo y cuantitativo a los usuarios, persuadiéndolos de la no necesidad de un dispositivo de "última generación" para contar con la mejor experiencia de juego.