Bloodborne es uno de esos juegos que responde a la creciente demanda por parte de los jugadores en tener títulos un tanto más dificultosos, que supusieran un reto mucho mayor. Esta andanza se inició con juegos como los de la saga Dark Souls, que retomaron el testigo perdido de títulos más antiguos, como pueden ser Contra o Ninja Gaiden Black, cuya dificultad resultaba abrumadora, incluso para entonces.

Bloodborne te pondrá contra las cuerdas, pero podemos ayudarte a superarlo

A día de hoy, son juegos como Cuphead y el que ahora nos ocupa los que suplen las necesidades de un juego más complejo de lo habitual, que invite al jugador a medir su habilidad contra todo lo que se le viene encima. Para muchos, esto supone un reto demasiado frustrante y deciden abandonar la partida al verse superados por una dificultad que no les pone las cosas fáciles. Consciente de eso, hoy quiero ayudarte a que pierdas el miedo a lo difícil con estas indicaciones, y lo pruebes aprovechando que está disponible para PS Plus este mismo mes de marzo.

Uno de los atractivos de Bloodborne son sus increíbles combates, que pondrán tu adrenalina por las nubes. Polygon

Mejores consejos para sobrevivir en Bloodborne

Morir es parte del proceso

Por muy bueno que puedas ser, morir en Bloodborne es parte esencial del juego. Un título que destaca por su dificultad, te lo pondrá muy difícil para sobrevivir y aprovechará tu sensación de confianza cuando veas que ya te has hecho con los controles y ataques iniciales, sorprendiéndote con algo inesperado. Además, esta muerte no será tu final, sino que te llevará al sueño del cazador, lugar en el que podrás mejorar sus habilidades y armas.

Tu arma es fundamental

Escoge tu herramienta de caza según el tipo de juego que desees experimentar. Las armas cuerpo a cuerpo servirán para hacer daño a los monstruos a los que te enfrentarás, y su velocidad y daño dependen directamente de su forma y estilo de lucha. El hacha de cazador es lenta y consume mucho brío (barra de "resistencia"), pero a cambio es bastante potente; el bastón enroscado es muy rápido y puede ser usado como látigo, pero no causa un daño elevado; y la cuchilla dentada es el arma más equilibrada de las tres, ideal para sortear las aglomeraciones de enemigos.

Luego están las armas a distancia que te permiten atacar desde lejos, y aunque no son realmente efectivas para hacer un daño exagerado, sí ayudan para entorpecer el avance de tus enemigos o hacer que estos se fijen en tu presencia. Mientras que el trabuco de cazador es ideal para las distancias cortas, la pistola de cazador es más efectiva para las distancias largas.

Muévete, ataca y bloquea sin parar

Cuando te dispongas a atacar, has de ser muy consciente de que tu barra de brío no ser agote (verde), o no podrás blandir tu arma ni esquivar impactos, quedando a merced de tus enemigos. Mantener la distancia y ser prudente con tus embestidas es de vital importancia si quieres sobrevivir a cualquier asalto, incluso ante los enemigos que parecen más sencillos.

También podrás negar ataques enemigos si consigues darles con tu arma de largo alcance (trabuco o pistola) en cuanto veas que van a iniciar sus arremetidas. Si logras hacerlo correctamente, bloquearás su turno y podrás realizar un ataque visceral, que causará muchísimo daño a quien lo reciba, haciéndote la partida muchísimo más llevadera. Recuerda que también podrás hacer esto con muchos de los jefes, así que no lo desaproveches.

En Bloodborne también puedes realizar un contraataque, que si es lo suficientemente rápido y certero, hará que recuperes gran parte o todos tus puntos de vida. En este caso, la mejor defensa es un buen ataque rápido, que te permita recuperar vida para seguir luchando.

Existen atajos y linternas, ¡úsalos bien!

Las linternas son puntos demasiado importantes en el juego como para pasarlas por alto. Con ellas podrás salvar la partida y también volver al sueño del cazador, en donde podrás mejorar a tu personaje, curarte, hacer tu equipamiento más fuerte y viajar a otras linternas que hayas desbloqueado antes (viaje rápido). Además encontrarás pasillos estrechos, corredores o escaleras que, una vez desbloqueados, te permitirán avanzar más rápidamente por los escenarios.

Tu dinero es importante, ¡corre!

Cada enemigo eliminado significa dinero contante y sonante para ti. Con estos ecos de sangre (así se llaman las monedas en Bloodborne) podrás comprar nuevas armas, mejorarlas e incluso subir el nivel de tu cazador. Lo malo es que si mueres y llevabas una cantidad ingente de ellos, los perderás en el lugar de tu defunción, por lo que habrás de volver a ese sitio sin morir ni una sola vez, o desaparecerán para siempre.

Lo mejor es echarse a esprintar parta volver al lugar de tu muerte, evitando a los enemigos que se interpongan en tu camino. Eso sí, has de vigilar que la barra verde no se termine o quedarás a merced de tus perseguidores. Intenta, siempre que puedas, cobrarlos en las linternas y gastarlos cuanto tengas la oportunidad, porque perder un gran número de ellos te sumirá en la más profunda de las tristezas.

Divide y vencerás

Un gran número de enemigos puede significar una muerte demasiado prematura para ti, por lo que es preferible que seas un buen estratega, eliminando primero a los rivales más rezagados. Podrás atraerlos con la ayuda de guijarros que encontrarás en los cadáveres de los monstruos abatidos, o comprándolos en el sueño del cazador. Los cócteles molotov y el trabuco también son buenas opciones para dividir los grupos de enemigos, facilitándote mucho el trabajo.

Despójate de tus harapos

Comenzarás la aventura sin nada, y sin casi nada decente que ponerte y que te proteja de los fieros ataques de los monstruos. Sin embargo, a medida que avance el juego irás encontrando un equipamiento de mayor calidad y resistencia, que tendrás que encontrar por ti mismo en las cloacas o hablando con los mensajeros de la fuente en el sueño del cazador. Tampoco olvides el equipo adicional (cócteles molotov, etc.) para que tus batallas no sean tan sacrificadas.

Evita el cementerio lleno de lápidas

Una de las cosas fascinantes de Bloodborne es que no te ofrece un camino lineal por el cual avanzar, sino que puedes acabar en lugares que no esperarías encontrar en un principio. Por eso, y hasta que te hayas hecho con los controles y veas que eres capaz de asestar buenos mandobles, te recomendamos que evites el cementerio de lápidas y al padre Gascoigne, será un enemigo devastador para ti por su gran rapidez. Ya sabes, la paciencia es una virtud.

¿Mueres demasiado? Pues sube de nivel

Si ves que mueres o te debilitan demasiado, quizás sea hora de que pienses en subir de nivel a tu cazador. Te contamos un pequeño secreto, en cuanto ganes tu primer punto de lucidez tras enfrentarte al primer jefe (hayas salido victorioso o no), úsalo para despertar a la muñeca normal en el sueño del cazador. Ella podrá canalizar tus ecos de sangre para que puedas invertirlos en tu personaje o en aumentar su salud, destreza, fuerza y otros atributos.

¡Persiste!

Lo más normal de mundo es que mueras una y otra y otra vez en tus primeras partidas de Bloodborne, pero esto no debe de desanimarte ni lo más mínimo. La "muerte" de tu personaje es la única forma que tiene el juego de enseñarte a no ser confiado con tus ataques, por poderosos que sean, y a no subestimar a tus enemigos. Intenta mantener siempre la cabeza fría y recuperarte siempre que el juego te lo permita, Bloodborne no es un título para los que tienen prisa, prima la paciencia y tu capacidad de acción-reacción.

La dificultad se ve recompensada

Que Bloodborne es un juego complejo y difícil nadie te lo va a negar, pero tampoco es un título imposible de superar. Es más, su dificultad siempre se ve recompensada, sea con objetos que recibes tras la derrota de los enemigos, sea con la satisfacción propia de saber que has logrado evolucionar como jugador y adaptarte a la mecánica del juego. Y ahora que ya te he desvelado unos cuantos trucos para salir airoso de los combates y avanzar en la historia, no tienes excusa posible para no descargarte Bloodborne aprovechando su estancia como juego de PS Plus.