Las presentaciones del E3 2018 como las de Sony, Nintendo o Ubisoft han demostrado que las segundas partes y continuaciones tienen su lugar. Sin embargo, una compañía como FromSoftware, creadores de Dark Souls y Bloodborne, ha querido evitar la senda de las "próximas iteraciones" creando una experiencia para PlayStation VR muy diferente de los títulos de acción a los que nos tiene acostumbrados el estudio.

Déraciné es un canto al pasado, a la "lentitud" de la juventud

Pautado para estrenarse más adelante pero en este mismo año, Déraciné es una oda al descubrimiento de los secretos que atesora la juventud, vistos desde una perspectiva externa, desde el "otro lado", a través de los ojos de un hada. Creado en unos elegantes y cuidados gráficos en tonos sepia, nos moveremos de recuerdo en recuerdo, de momento en momento, aprendiendo más de la historia de los niños que habitan el internado en el que sucede la acción. Aquí no hay prisa, no hay enemigos, sólo hay una máxima: disfrutar de lo que acontece.

Momentos entre momentos

En Déraciné manejarás a un hada que vive en aquellos momentos en los que el mundo se para, pausando la vida diaria de los escolares del internado y sus quehaceres diarios para entrar en acción. De esta forma FromSoftware asegura que no caigamos en la "peligrosidad" de la sensación de no-interacción con los diferentes muchachos, que es lo que ocurriría si el tiempo no se detuviera y continuáramos siendo invisibles.

Después de todo, la no-existencia de nuestro personaje sirve para centrar y concentrar nuestra atención en las acciones que hemos de llevar a cabo, desencadenando reacciones en los niños que aunque no nos pueden ver, se percatarán de nuestra existencia cada vez que "cambiemos" o "interactuemos" con el contexto. Parece complejo de entender, pero no lo es tanto, simplemente el hada de vale de su invisibilidad para crear una experiencia de realidad virtual más interactiva e inmersiva.

Nuestra invisibilidad como hada nos ayudará a interactuar con el contexto de una forma más realista. Polygon

FromSoftware ha hecho un alto en el camino de sus sagas de acción porque quería demostrar al público actual que puede hacer otro tipo de juegos, con un mayor balance entre acción reacción. Déraciné es, en cierto modo, un deudor directo de las primeras incursiones del estudio en la era PlayStation con su saga de aventuras Echo Night. Esta nueva IP con sabor añejo pretende, entonces, meter al jugador una experiencia enriquecida, llena de matices y detalles que podrían pasar desapercibidos en títulos como Dark Souls.

Evidentemente, este título es de esos que requieren que el jugador se siente a disfrutar de todo lo que se le ofrece, siendo capaz de buscar los momentos y las conexiones necesarias para desentrañar el trasfondo argumental por el que viajamos "en tiempo muerto". Según el estudio, se trataba de crear un juego que aprovechase la capacidad imaginativa del espectador para crear nexos, y enriquecer la historia contada con sus propias ideas y deseos.

Déracine es una creación "de época" tremendamente única

Dicho así, parece que el jugador es el que tiene que hacer todo el trabajo, pero nada más lejos de la realidad. La única pretensión de Déraciné (y que no carece de ambición) es la de fomentar varias lecturas de su aventura, abrir varias posibilidades en la mente del jugador, al igual que ocurre cuando leemos un libro o vemos una película.

Así pues, no es necesario que todo se explique y explicite, pues realmente basta con las herramientas necesarias que hagan que el proceso de construir significado tenga lugar, algo que FromSoftware consigue con la inclusión de su traviesa hada. ¿O es que acaso nunca te has hecho preguntas sobre cómo descubre Lara Croft las civilización perdida de Vilcabamba en el primer Tomb Raider? No es cuestión de contarlo, sino de insinuarlo.

Déraciné demuestra, como la buena literatura, que la pericia no reside en contar, sino en insinuar. Polygon

Con esta nueva creación para la realidad virtual de Sony, FromSoftware pretende abrirse un nuevo camino a otras posibilidades que sean fieles a los orígenes y a la visión del estudio. Es por esto que su Presidente, Hidetaka Miyazaki, no quiere que te quedes con la visión más "gore" y sanguinolenta del estudio, por buena que sea, sino que:

Con este título estoy intentando cambiar la percepción que se tiene de FromSoftware hacia un lugar más equilibrado. Con suerte, después de haber jugado a Déraciné, sentirás que es un juego hecho por FromSoftware, y cuya diferencia radica en ser atractivo para aquellas personas muy interesadas en un contenido para realidad virtual realmente único.

A través del tiempo

Es probable que este retorno de FromSoftware a sus orígenes no sea del agrado de la masa más generalista de jugadores, pero, como bien dice Hidetaka Miyazaki, es más que probable que sea todo un éxito para aquellos que busquen una experiencia diferente y única, que no se parece a nada de lo que han jugado hasta la fecha, sea contenido en realidad realidad virtual o no.

Déraciné parece un juego sencillo, pero es tremendamente ambicioso

Lejos de pensar que esto es una afirmación un tanto arrogante por su parte, lo que dice el Presidente de la compañía nipona es una declaración de intenciones en toda regla. Y atendiendo a la extensiva prole que sigue a su saga Dark Souls, que comenzó siendo un título de culto para unos pocos, lo que comenta no parece nada descabellado. Lo que no se puede negar de ninguna de las maneras es que Déraciné es un título intimista, único e irrepetible que te da la posibilidad de reconstruir su propio mundo cuando el tiempo cesa de caminar.