No, ya no es necesario que escuches a artistas como Enya o Vangelis para que puedas relajarte mientras buscas este estado de concentración cercano al Nirvana, mientras haces cualquier tarea o incluso cuando trabajas duro. Si eres de los que aprecian las buenas bandas sonoras, las de los videojuegos podrían ser tus nuevos recopilatorios de referencia, ayudándote a atrapar a esa elusiva Musa de la inspiración que evita asentarse en tu cabeza.

Una dosis de música, una tonelada de concentración

Títulos como The Elder Scrolls V: Skyrim o Breath of the Wild poseen pistas musicales realmente maravillosas, que nada tienen que envidiar a las mejores BSO de película. Tanto es así, que Popular Science las recomienda a todo hijo de vecino, no sólo por su evidente calidad musical, sino también por la eficacia que han mostrado tener a la hora de ayudar a los trabajadores a potenciar sus niveles de concentración en sus funciones.

Algunas bandas sonoras son tan buenas que hasta tienen sus versiones orquestales, como The Legend of Zelda: Symphony of the Goddesses. Sally Cohen

La música amansa a las neuronas

Como no podría ser de otra forma, las bandas sonoras de los videojuegos se diseñan para aumentar la concentración del jugador en cada una de las fases, y de paso, aumentar o disminuir su estado de alerta. Así pues, en una fase de exploración en un título como Horizon: Zero Dawn tendrá una música relajante, que invite a reconocer el entorno si prisas. Sin embargo, en una batalla o momento de cierto peligro, serán las canciones las que nos transporten a ese momento de adrenalina pura.

Mejor te lo mostramos con ejemplos. Compara la melodía del minuto 3:05 con la del minuto 16:41 en el vídeo más abajo y dinos, ¿no encuentras que su propósito es bien diferente? Mientras que la primera está mucho más presente y se caracteriza por ser más melódica y sentida (acompañando a los bellos paisajes soleados), la segunda se escucha menos y su base es mucho más percutida y rítmica, invitándote a la acción.

Al igual que ocurre con estas dos fases bien distinguidas, las bandas sonoras de ciertos videojuegos pueden tener un efecto similar sobre tu concentración, ayudándote a aumentar tu foco en una tarea cuando lo necesites. Esto funciona especialmente bien en aquellas labores que no requieren, por ejemplo, una atención más elaborada, o que no precisen de tu cerebro en modo "multitarea".

Necesitarás dar con tu tipo de melodía ideal, no todos somos iguales

Efectivamente, estas músicas videojueguiles han sido especialmente diseñadas para estar "de fondo", y para que no lleguen a distraerte en ningún momento. Su fin último es el de disminuir tu dispersión neuronal. Ciertos estudios han llegado a demostrar, incluso, que algunos "ruidos de fondo" ayudan al sujeto a evitar que se disipen sus ideas, reforzando sus procesos memorísticos y cognitivos que, a su vez, aumentarían su rendimiento en el trabajo. Eso sí, siempre que sean composiciones sin letra alguna.

Los ejemplos que te mostrábamos más arriba concuerdan claramente con lo que muestran este tipo de investigaciones: si deseas relajarte, opta por músicas melódicas y tranquilas, más similares a la música clásica; si quieres terminar una tarea pronto, la partitura ha de ser más apurada, con un ritmo más rápido.

Sesiones de Spotify como esta, basada en grandes y épicos títulos de los videojuegos son especialmente buenas a la hora de estudiar. Pero hay un pero, uno solo, y es que no a todo el mundo le va bien el mismo tipo de melodía. Lo que ayuda a unos, puede distraer a otros, por eso es tan importante que seas tú quien escoja la música pro-concentración.

Tu concentración, a la enésima potencia

Si eres una persona a la que le cuesta concentrarse y centrarse en hacer una tarea durante un período de tiempo relativamente largo, harías bien en recordar que las bandas sonoras de ciertos videojuegos pueden ser grandes aliadas. Nuestra recomendación es que escojas aquellas melodías que más se adapten a tu personalidad y, a poder ser, que no tengan letra o partes muy cantadas ya que conseguirán distraerte sin que lo puedas remediar.

Obras como Journey, Flower, Shadow of the Colossus, ICO o sagas como The Legend of Zelda, Super Mario Bros., The Elder Scrolls, Final Fantasy, etc. tienen cientos y cientos de temas que pueden ser de tu interés y que, sin duda alguna, ayudarán a que tu rendimiento en lo que estás haciendo (o vas a hacer) se mantenga, se potencie o se dispare. Para que luego digan que los videojuegos sólo crean adicción. Qué gran mentira, ¿verdad?