Desde las primeras noticias del Model 3, vertidas durante el primer trimestre del año pasado, hasta ahora, lo único que podemos destacar es que este automóvil marcará un antes y un después en la automoción. Sus aspiraciones, más allá de su viabilidad, son optimistas, pero de cumplirse los plazos, estamos ante el coche de los próximos años.

No llega a la categoría de su hermano mayor, el Model S, pero sabe conjugar a la perfección las cualidades más interesantes de la berlina premium. Dispone de mecánicas eléctricas verdaderamente interesantes, de igual modo que tecnologías innovadoras como el Autopilot o la actualización del sistema operativo vía OTA. Ahora bien, ¿a qué problemas se enfrenta?

El Tesla Model 3 ha sembrado muchas dudas desde el comienzo de la producción

El fabricante de Palo Alto cuenta con un ‘pero’ primordial, la desconfianza que está produciéndose en torno a la fabricación del mismo. De forma oficial, la compañía tuvo que salir al paso de los rumores que anticipaban importantes retrasos en la producción. Tanto es así que se ha marcado finales de marzo como fecha para dar salida hasta 5.000 unidades a la semana.

Ahora bien, ¿podemos creer que solamente se llevan 3 meses de retraso? Al juzgar por un informe emitido por el medio de comunicación norteameriano CBNC, en base a las declaraciones de ex trabajadores de Tesla, podría decirse que todo va mucho más lento de lo que nos lo están haciendo ver.

La firma con sede en Palo Alto se mostró optimista con los plazos, afirmando que ya eran capaces de producir hasta volúmenes de más de mil unidades a la semana en masa. No obstante, esto choca de pleno con los argumentos de los que hace unas semanas estaban trabajando para la empresa. ¿Intereses o veracidad? ¿Cómo deberíamos tomarnos las declaraciones?

Tesla vuelve a ser atacada por un incumplimiento de plazos

El fabricante liderado por Elon Musk nos tiene acostumbrados a la creación de unas expectativas que suelen ser cumplidas por el fabricante, pero a destiempo. ¿Recuerdas cuando hace unas semanas el propio Elon prometió que lanzaría su Roadster con el SpaceX Falcon Heavy en enero? El lanzamiento ha sido pospuesto una vez más.

Noticia tras noticia, Tesla incumple los plazos. Sí, es cierto, termina obsequiándonos con presentaciones como las del Tesla Semi y Roadster de segunda generación, pero la compañía ha perdido la credibilidad en referencia a los tempos. Según se puede leer en el medio citado, tampoco se cumplirán las perspectivas contenidas en lo referente al Model 3.

Al parecer, tal y como declaran los propios ex empleados, en las tareas de ensamblaje de baterías y otros muchos componentes del vehículo, participan profesionales que no han contado con la preparación adecuada para desempeñan el cargo con total seguridad.

Podrían estar cometiéndose fallos en la detección de problemas de calidad

El Departamento de Calidad también se ha visto fuertemente afectado por la crítica. Según hacen constar al medio de comunicación, las pruebas de acabados se han visto limitadas a una serie de comprobaciones superficiales que podrían repercutir en defectos de fabricación al llegar al mercado.

Siguiendo este hilo, hace unos días te mostramos cómo algunos de los primeros propietario del Model 3 habían comenzado a quejarse de la calidad de los acabados de sus vehículos. En aquella ocasión, Tesla decidió modificar, sin consultar al cliente, la utilización de tonalidades alcántara por el empleo de tela, un material de menor calidad.

El verdadero problema estaría relacionado con las baterías

Todo lo anterior, en base a lo que comprobamos hace unos días, podría estar legitimado por antiguos trabajadores de la firma, pero existe un problema aún todavía peor y que tiene como protagonista al equipo de baterías de algunas unidades.

Una unidad del Tesla Model 3 en los alrededores de Freemont. Teslarati

Tal y como se reporta en el mismo informe, se podría haber llevado a cabo un ensamblaje de baterías sin respetar los espacios entre unas celdas y otras. Esto, en un momento dado, podría provocar un cortocircuito en el sistema, deteriorando la tecnología de movimiento del coche eléctrico.

En el caso más extremo, podría llegar a producir un incendio que podría afectar directamente a la seguridad de los pasajeros. Esto último, no obstante, no está basado en algo probado, por lo que habrá que esperar todavía unos días para ver si la firma de Palo Alto decide atender a las críticas o interponer una demanda contra aquellos que les han acusado de este tipo de prácticas.

Tesla deberá incrementar la producción hasta las 5.000 unidades a la semana

En el sentido opuesto, Tesla mantiene su objetivo fijado para finales de marzo. Para entonces, es posible que potenciales propietarios de fue de Estados Unidos hayan comenzado a recibir las primeras notificaciones para formalizar su pedido.

¿Cómo espera la compañía de Palo Alto afrontar estos meses? Es importante destacar que el propio Elon Musk ya mostró un vídeo en el que se podía ver cómo trabajaban, a medio gas, los robots presentes en Freemont.