El coche eléctrico está en pleno auge, pero todavía está experimentando un crecimiento demasiado bajo para creer que la movilidad alternativa es ya una realidad. Los próximos años serán fundamentales para garantizar un concepto libre de emisiones contaminantes, pero para que esto sea posible debe darse solución a una serie de problemas.

El primero de ellos y más fundamental es la disposición de una necesario mayor autonomía. Los automóviles con mecánicas puramente eléctricas todavía disponen de una principal desventaja respecto al concepto tradicional. Las mecánicas de combustión interna garantizan ciclos de kilometrajes superiores, en la mayoría de los casos, a los 500 km por depósito.

El Tesla Model S 100D es el actual coche eléctrico con mayor autonomía del mercado

En lo que respecta al mercado alternativo, esto es, todavía, una utopía. Solamente podría decirse que, bajo el ciclo WLTP, el único modelo que superaría esta barrera sería el Tesla Model S 100D, el cual está reservado a las economías más acaudaladas al superar los 100.000 euros en su versión base. Esto nos lleva a replantearnos si, quizás, conviene mejorar los tiempos de recarga.

Aprovechando que enlazamos este segundo inconveniente, es necesario recalcar que esta opción está disfrutando de numerosas innovaciones en los últimos meses. De hecho, algunos fabricantes como BMW o Audi ya han dejado constancia de los avances que están produciéndose. El mejor ejemplo de ello es que tanto el iX3 como el e-tron disfrutarán de solución para recargar a 150 kW.

Ahora bien, ¿y si se doblase la potencia de transferencia de carga? La empresa ABB, tal y como se puede leer en la propia página web de la compañía, contará con un cargador que permitirá al coche eléctrico disfrutar de hasta 200 kilómetros de autonomía en solamente 8 minutos tras estar enchufados.

Recargar a 350 kW será una realidad en el medio plazo

En la actualidad, la red Supercharger es la que más ha trabajado en mejorar la potencia a la hora de transferir energía al coche eléctrico. En la actualidad, cuando un Model S, un Model X o un Model 3 recargan sus baterías en uno de los miles de emplazamientos que existen en todo el mundo, lo hace a 120 kW.

Tesla no para de aumentar el número de postas en todo el mundo. Teslarati

Para hacernos a la idea de los números de Tesla, es importante hacer una especial mención al primer modelo que producirá Audi bajo una concepción de desarrollo completamente eléctrica. El fabricante ofrecerá una tecnología capaz de permitir un traspaso de energía de hasta 150 kW, es decir, en torno a un 25% superior a la que ofrece el fabricante de Palo Alto.

El e-tron se convertirá en el primer coche eléctrico de Audi desarrollado para tal fin

Esto, no obstante, llama la atención que se produzca para el año que viene, momento en el que comenzarán las entregas del e-tron. De hecho, es muy posible que para entonces Elon Musk y su equipo hayan desarrollado una innovación capaz de mejorar todavía más su red de cargadores.

El propio fabricante, a través de su CEO, ha manifestado en varias ocasiones el largo recorrido de desarrollo de su red de cargadores rápidos. Tanto es así que se han atrevido a pronosticar que una potencia de transferencia de 350 kW sería más que probable en el medio plazo. Esto, justamente, es lo que ha conseguido ABB recientemente.

ABB ya produce cargadores rápidos para el coche eléctrico

Los cargadores rápidos permitirían a un coche eléctrico disfrutar de más autonomía realizando paradas mucho más cortas. De hecho, recargar a 350 kW le permitiría a un vehículo disfrutar de 200 kilómetros en solamente una parada de unos 8 minutos.

La compañía ABB ha conseguido dotar una transferencia de 350 kW, convirtiéndose en el cargador más potente del mundo para la automoción. InsideEVs

Extrapolando estos datos a otras magnitudes, podríamos hablar que de que un Model S 100D podría disfrutar del 100% de su autonomía en tan solo 20 minutos de recarga, un plazo de tiempo verdaderamente reducido. El cargador ha sido denominado Terra High Power DC, y está especialmente diseñado para poder ser instalado en apenas unos meses.

La tesitura actual al comprar un coche eléctrico está relacionado con la limitación de la oferta

Ante la eventual aparición de este sistema, ¿merece la pena la adquisición de un automóvil alternativo que solamente pueda recargar con una limitación de 100 kW, 120 kW o 150 kW? En un futuro, de estandarizarse esta opción, podríamos estar ante la superación del verdadero desafío de la movilidad eléctrica; su actual lento proceso de recarga de las baterías.

Aun así, es importante destacar que abusar de la opción rápida no es conveniente para preservar la durabilidad de las baterías. El Nissan LEAF de primera generación, en la modalidad de 30 kWh, podría haberse afectado por una caída exponencial de la autonomía por el uso inadecuado de esta modalidad de recarga. Es muy importante, dicho sea de paso, mantener el estado de carga entre el 20 y el 80% de la capacidad.