Los vuelos comerciales espaciales son una realidad inminente que permitirán ir de una punta a otra del planeta en solo una hora, cortesía de Elon Musk. Asimismo, el gurú sudafricano tiene en mente explorar el universo, llegando a colonizar Marte en menos de una década.

¿Y que faltará en todos esos vuelos para que sean ideales? ¡Cerveza! Nada de nimiedades como el almacenamiento de heces o la alimentación en el espacio. Lo primero es lo primero.

La cerveza acompaña a los humanos donde quiera que vayan ¿por qué no al espacio?

Precisamente para saciar esa necesidad surge Vostok Space Beer, la primera cerveza espacial destinada a llegar donde nunca antes lo había hecho la humanidad. No lo digo yo, es el eslogan de un proyecto que lleva gestándose más de seis años repletos de desafíos para hacerlos posible.

Vostok Space Beer adquiere su nombre de Vostok, el primer vuelo espacial con una persona dentro, en el que Yuri Gagarin volvió a la tierra sano y salvo tras 90 minutos de vuelo mirando a la Tierra desde lo lejos. Todo un hito en la historia de la humanidad. Y lo hizo sin cerveza.

Si la carrera espacial fue un reto fascinante para nuestra civilización, los desafíos detrás de la cerveza espacial no se quedan atrás.

¿Qué necesidad hay de una cerveza espacial?

Lo explica Jeron Mitchell., uno de los cuatro creadores, que vienen de Australia dispuestos a cambiar los vuelos espaciales de una forma muy particular:

Hay más gente reservando vuelos recreacionales espaciales que astronautas ha habido en el espacio en 57 años. Y como ya vimos en la aviación comercial tradicional, van a querer disfrutar del viaje orbital con algo de confort como el que proporciona la buena cerveza.

Así de simple, el turismo espacial está a la vuelta de la esquina y cuando llegue, tendrá que abastecerse de cosas a las que estamos acostumbrados en los vuelos, una de ellas es la cerveza.

Desde los albures de la civilización, la humanidad ha fermentado cerveza. Da igual dónde vayas, hay cerveza en todos los sitios y de todas clases. Así que, ¿por qué no en el espacio?

Todo empezó creando una cerveza que pudiera beberse en el espacio, algo que no es tan fácil como puede ser fermentar una pale ale, por ejemplo. Pero pronto fueron más allá, desarrollando la tecnología necesaria a integrar en la botella para que no perdiera sus propiedades durante el vuelo.

Vostok Spacial Beer, una cerveza única en el universo. IndieGogo

Beber cerveza en el espacio era científicamente imposible hasta ahora

Para ello afrontaron dos desafíos clave: la absorción del alcohol en el cuerpo humano es distinto en el espacio que en la Tierra. Y tampoco los líquidos pueden verterse con gravedad cero. ¿Cómo van a caer, si no tienen nada que los atraiga hacia abajo?

Vostok Space Beer es un desafío al espacio y a tu paladar

No, ni absorbes la cerveza igual cuando eres adulto que cuando eres joven, ni lo haces igual en el espacio. El cuerpo humano sufre mucho al salir de la atmósfera, de hecho se dice que no hay nada peor para el corazón que el espacio. Ni siquiera el amor.

En el espacio la lengua se hincha, los sentidos se alteran (ya nada sabe igual) y hay eructos húmedos. Has leído bien. Ya no te parece tan buena idea beber cerveza en el espacio, ¿eh?

El segundo problema tiene que ver con la ausencia de gravedad. ¿Cómo tiras la cerveza en un vaso? ¿Cómo la inclinas para beber a morro? Se necesita una botella especial para la cerveza espacial. Algo así como un tanque de combustible.

Si te ha gustado el proyecto tanto como a mi, ayúdales a hacerlo realidad colaborando con su proyecto desde la plataforma de crowfunding en Indie Gogo. Ya han conseguido un 1% del millón de dólares que necesitan. Sí, es mucho, pero recuérdalo: te gusta la cerveza y te gusta el espacio.

Ya han desarrollado la tecnología y el producto, solo les falta comenzar la producción para que pronto Vostok Space Beer esté ya a la venta. Y seguro que tú matarías por tener ese envase de cerveza en tu colección.