Las diferentes compañías de la industria del videojuego están como locas por llevarse y asegurarse la corona de la realidad virtual, aunque con un mercado que acaba casi de nacer, no lo tienen nada fácil para convencer al consumidor de que necesita gastarse una buena cantidad de sus ahorros para disfrutar de los mejores juegos de RV en su PC.

HTC Vive Pro eleva la experiencia de la realidad virtual a la máxima potencia

Esto ocurre porque para poder jugar con garantías a los juegos de más calidad en realidad virtual se necesita un ordenador bastante potente, con un procesador bastante rápido y, como mínimo, una NVDIA GeForce GTX1060 o una AMD Radeon RX480, por lo que el precio de los equipos con estos componentes se dispara. Evidentemente, necesitarás pagar un extra para disponer de un casco y de los accesorios complementarios (que casi siempre vienen por separado) para poder sumergirte en los títulos de RV.

Existe una opción alternativa, la experiencia de la RV a través de los dispositivos compatibles con Windows Mixed Reality, que son normalmente más baratos y no requieren de ordenadores extremadamente potentes pero, claro, la experiencia no será, ni de lejos, tan increíble como la que ofrecen los equipos más caros de la competencia.

Una experiencia virtual increíble, como ninguna otra

Todo lo realmente bueno en este mundo, a excepción de algunos placeres terrenales muy frugales, viene acompañado de un precio bastante más alto de lo que muchos podemos permitirnos. El HTC Vive Pro es el mejor sistema de realidad virtual del mercado, pero los 879 euros que hay que pagar sólo por el casco para poder disfrutar de una experiencia realmente increíble, no están al alcance de cualquiera.

Evidentemente, este precio ha requerido el rediseño casi completo del primer periférico RV de HTC y Valve, por lo que el Vive Pro cuenta con muchísimas mejoras que pueden justificar su precio. La primera y la más agradable para el usuario, es la del confort mejorado. Ahora, el frente del visor puede rotarse para que la colocación del Vive Pro sea más fácil. Por no hablar de los auriculares de alta fidelidad incluidos que se pueden posicionar y ajustar fácilmente, sellando el ruido ambiental y sin molestar a tus orejas.

Colocar el HTC Vive Pro es más fácil que nunca, y se adapta muchísimo mejor a tu cabeza que el modelo anterior. Digital Trends

Parece que HTC y Valve han tomado algunas ideas del diseño del PlayStation VR de Sony, ideando un sistema de agarre lo suficientemente firme y flexible que ni moleste al jugador, ni se afloje con facilidad. También podrás ajustar la parte delantera del visor con la ayuda de un botón que, al presionarlo, hace que la carcasa delantera se mueva haciendo sitio para tus gafas.

El HTC Vive Pro sólo ofrece conexión DisplayPort 1.2 para su casco, sin HDMI

El cableado existente en el set es mucho más corto que antes y se conecta mediante una sola clavija, por lo que será mucho menos fastidioso a la hora de que te muevas por el espacio, o tengas que hacer algún ajuste. Se agradece que la espumilla que rodea a las "gafas" sea mucho más cómoda, posibilitando más horas de juego y, algo que es de agradecer, un mayor bloqueo de la luz ambiental.

El hecho de que todo sea más fácil de ajustar y reajustar, incluso cuando ya lo llevas puesto es un valor añadido, pues es incómodo tener que sacarse el visor de la cabeza si se desea modificar o recolocar algo. La caja del casco sólo ofrece conexión a tu PC a través de DisplayPort 1.2, sin posibilidad de cable HDMI, lo que no debería de ser ningún problema, pues los equipos preparados para la experiencia RV disponen de esa conexión.

Las conexiones del HTC Vive Pro se han simplificado mucho, haciéndolo todo mucho más fácil, y cómodo. Tom’s Hardware

El HTC Vive Pro no haría justicia a su nombre si no ofreciera una notable mejora en la resolución de su visor, que ahora se eleva a 1.440 x 1.600 píxeles por ojo o 2.880 x 1.600 para los dos ojos, frente a los 1.080 x 1.200/2.160 x 1.200 del primer HTC Vive. Eso sí, el campo de visión se queda como estaba, en los 110º. Entonces, para poder tener una experiencia lo más fluida posible a esta mayor resolución, los fabricantes recomiendan un equipo con una NVIDIA GeForce GTX1070, a pesar de que las especificaciones mínimas establezcan que sería suficiente con una GTX1060.

Pero, ¿tiene esto un impacto real en la experiencia de juego? La respuesta es un rotundo sí. La mayor resolución hace que todo sea y aparezca más fluido, más realista, y facilitando que podamos leer los textos que se nos presentan en nuestras aventuras sin tener que forzar la vista. Lo que podría parecer una decisión trivial es, en realidad, una de las decisiones más acertadas que han tomado HTC y Valve.

(Subtítulos disponibles en español)

Quizás, la única pega que puede ponérsele a la mayor y mejor claridad de los HTC Vive Pro sea que el área de visión óptima sea más pequeña de lo que debiera, así que siempre has de asegurarte de que tu ángulo de visión es el óptimo al colocarte las gafas, pues cualquier pequeño desajuste hará, inevitablemente, que veas el juego demasiado borroso como para disfrutarlo.

Esto no es sólo un problema del HTC Vive Pro sino de casi todos los sistemas de realidad virtual actuales, pero fácilmente subsanable si aprendes a colocar el aparato de la forma idónea que, desde luego, ya no es tan difícil con todas las opciones de ajuste que ofrece este Vive Pro.

Comprar o no comprar, esa es la cuestión

Llega la gran pregunta. Entonces, ¿merece o no la pena comprar un HTC Vive Pro? Pues depende de lo que estés dispuesto a gastar en un sistema de realidad virtual. Si el dinero no es problema, o quieres realizar una buena inversión, el HTC Vive Pro es el equipo más sobresaliente y perfeccionado hasta la fecha, por lo que no te arrepentirías de tu decisión si quieres lo mejor de lo mejor. Recuerda que el precio del HTC Vive Pro es de 879 euros, pero sólo incluye el casco.

Comprar el HTC Vive Pro con todos los nuevos accesorios podría superar los 1.000 euros

Si deseas los dos mandos y las estaciones tracking, indispensables para una experiencia completa, tendrás que pagar un generoso extra para hacerte con ellos. Es posible que HTC y Vive ofrezcan un pack con estos accesorios por 299 dólares (244 euros), lo que supondría una rebaja de 200 dólares respecto a su precio por separado. Además, el HTC Vive Pro será compatible con el VIVE Wireless Adapter, que te permitirá jugar sin cables, aunque el precio y fecha de salida están por confirmar.

Si ya posees un HTC Vive tengo buenas noticias para ti, porque el HTC Vive Pro es compatible con todos los accesorios ya existentes, por lo que podrías comprar el casco y luego, costear el resto de nuevos accesorios. Y si te encanta la realidad virtual pero no dispones de casi 900 euros libres en tu cuenta bancaria, tienes el HTC Vive original con mandos y estaciones de tracking incluidos por el módico precio de 599 euros.