Lara Croft es el personaje femenino del mundo de los videojuegos más icónicos de todos los tiempos, indiscutiblemente. Y aunque le ha salido algo de competencia en los últimos tiempos, la protagonista de Tomb Raider sigue siendo la reina en los corazones de todos y cada uno de los gamers.

Queremos que Tomb Raider vuelva a brillar con luz propia

Breath of the Wild y Horizon: New Dawn han sentado unas nuevas bases para los juegos de aventura actuales, y han demostrado que la mezcla de géneros es buena pero tiene un límite. Creemos que la saga Tomb Raider necesita aprender de esos títulos, volviéndose a adueñar de lo que la hace única y traduciéndolo para el público de hoy en día. Y esto no es difícil, nosotros sabemos cómo.

El próximo Tomb Raider tiene que recuperar las tumbas como plato fuerte en la exploración. Juegos ADN

1. Más tumbas

Lo más primordial es que un título que se denomina Tomb Raider vuelva a recuperar el saqueo y exploración de tumbas que hizo famosa a la saga. En el reboot de Tomb Raider pudimos apreciar una experiencia narrativa excelente, pero no había tumba alguna por ningún lado, y los puzzles eran contados.

Recuperar las tumbas es algo fundamental

Nos parece perfecto que se tome como referencia una serie de la altura de Uncharted, pero no queremos que los combates sean el elemento primordial de un juego de exploración, para eso ya tenemos el título de Naughty Dog.

Y es que cada uno debe de apostar por aquellos detalles que lo hacen absolutamente único e inconfundible. Aunque Rise of the Tomb Raider haya sabido recuperar las tumbas como un elemento importante, aún no han llegado a ser la columna vertebral del título, y tienen que serlo. Un sistema de misiones principales y secundarias que nos revelen puntos culminantes del argumento dentro de las tumbas es posible.

2. Aventurarse en parajes más exóticos alrededor del mundo

Otra de las cosas que el nuevo Tomb Raider tiene que recuperar es explorar junglas y parajes más exóticos en varias partes del mundo. No queremos que la nueva entrega se concentre en sólo una o dos regiones, queremos viajar, y queremos viajar a sitios cálidos, bellos, llenos de vida y de detalles. Concentrarse el una sola localización es un error y, por qué no decirlo, un aburrimiento.

A pesar de que tanto la Isla de Yamatai como Siberia han sido localizaciones interesantes, no llegan ni de lejos a la variedad y diversión que nos aportaban las diversas visitas a diferentes puntos del planeta. Sólo es necesario recordar Tomb Raider II para echar un suspiro y desear volver a pisar las calles de Venecia. Como bien dice el refrán, en la variedad está el gusto.

3. Más puzzles utilizando el entorno

Una de las cosas que sí que nos ha gustado de los nuevos títulos es que basaban parte del gameplay en utilizar las diferentes armas y gadgets para resolver ciertos puzzles esenciales en el entorno. Desde improvisar un puente hasta acceder a una zona a la que no nos era posible acceder de ninguna manera. Nos gusta la sensación de ser capaces de descubrir secretos con la ayuda de nuestro equipamiento, por lo que más rompecabezas de este estilo serían una grandiosa adición.

Queremos más puzzles interesantes que resolver con nuestro equipamiento. YouTube

4. Niveles bajo el agua

Otra cosa que hemos echado mucho en falta es nadar muchísimo más en niveles repletos de agua. La saga de Tomb Raider es conocida por los enormes e interesantes puzzles y secciones subacuáticas en las que nos manteníamos en tensión, pensando si llegaríamos a nuestro destino sin agotar la barra de oxígeno. También compramos secciones como la de Tomb Raider: Underworld en el Mar Mediterráneo, en la que disponíamos de un inagotable tanque de oxígeno para explorar a nuestras anchas.

5. Una Lara Croft más preparada

La evolución de Lara Croft ha de ser exponencial, por lo que no nos gustaría volver a los inicios de la nueva saga en los que Lara Croft no disponía de muchos medios para defenderse. Ahora que ya sería una exploradora mucho más avanzada y madura, sería de recibo que la señorita Croft contara con más equipamiento desde el inicio de la aventura, similar a lo que ocurría en Rise of the Tomb Raider, pero con más opciones disponibles.

6. Misiones secundarias de calidad

Uno de los problemas de los grandes títulos actuales y su tendencia a querer abarcarlo todo es la falta de misiones secundarias de calidad que complementen la principal, dejándonos con un sabor de boca amargo, como si hubiéramos hecho todo el trabajo para nada. Deberían quedar de lado ese tipo de misiones que sólo consisten en ir y venir, sin que eso aporte nada. Mejor tener menos quests que hacer y que estas sean totalmente sublimes.

7. Vuelta a la Mansión Croft

¿Qué fan de Lara en su sano juicio no querría volver a visitar la Mansión Croft en un nuevo título? Bien como un nivel de la aventura, bien como un lugar diferente, que nos plantee retos diferentes y resulte entretenido. Son tantas las memorias que se nos vienen a la cabeza recordando la casa de Lara como el lugar más indicado para "entrenar" nuestras habilidades y descubrir ciertos secretos, que no podríamos no desear la vuelta de todo un clásico de la saga.

8. Más información sobre la historia de Trinity

La información que tenemos sobre Trinity es pobre, nos faltan muchos datos y queremos saber más, entender mejor las motivaciones que los llevan a buscar todo tipo de artefactos misteriosos. Entendemos que el control de la humanidad es algo atractivo para asociaciones con un trasfondo oscuro y maligno como Trinity, pero seguro que tiene que haber algo más detrás de todo esto.

¿Qué hay detrás de la misteriosa organización conocida como Trinity? Wikia

9. Enemigos que supongan un reto

Necesitamos que el nuevo Tomb Raider tome ejemplo de Horizon: Zero Dawn y nos ofrezca alguno que otro retro con enemigos que nos hagan sudar un poco más de lo habitual. No es que las batallas que en los dos Tomb Raider más actuales hayan sido aburridas ni nada por el estilo, pero se nos han antojado demasiado fáciles de resolver. Hasta un título como Tomb Raider: Legend presentaba un jefe final con cierta complicación.

10. Todo el peso en el modo un jugador

Tomb Raider es un juego que se juega mejor en soledad, o en la compañía de un jugador pasivo que jalee y anime nuestros esfuerzos. No nos gustaría que Crystal Dynamics o Square Enix gastaran tiempo, energía y recursos en crear un modo multijugador que no cause interés y que no funcione. Para este tipo de modo de juego ya tenemos toda la línea de títulos de Lara Croft que nos ofrecen más posibilidades de este tipo, y que resultan más disfrutables en este género más hack ‘n slash.

Reinterpretar sus orígenes, la mejor opción

Poco se sabe aún del nuevo título de la saga de Tomb Raider aunque todo apunta a que su nombre será Shadow of the Tomb Raider. Tanto Square Enix como Crystal Dynamics han prometido que este futuro título sería mucho más Tomb Raider que las anteriores entregas de la saga, y que procurarían escuchar más a los fans de la incansable Lara para crear algo verdaderamente especial y único. Esperemos que esta no sea otra de esas promesas incumplidas que tanto abundan en los últimos tiempos.

Queremos que Shadow of the Tomb Raider se centre en reinterpretar los orígenes de la saga y conseguir que la esencia de Tomb Raider vuelva a estar presente en los juegos de la franquicia. Queremos que se alimente a la leyenda que nos conquistó en los 90, y que su relectura nos vuelva a conquistar en 2018. Deseamos un Breath of the Wild para Lara, un título que la haga resurgir de sus cenizas como saqueadora, y nos devuelva todo el sabor de una aventura inesperada, por escribir.