El apocalipsis podría estar más cerca de lo que crees. No, ya sabemos con total certeza que el 23 de septiembre no fue el fin del mundo y probablemente tampoco nos expongamos a un apocalipsis zombie como el que nos propone Max Brooks en su libro.

Sin embargo podría suceder de una forma mucho menos fantástica: con un conflicto bélico mundial en el que Corea del Norte lance su bomba atómica, fruto de un desastre natural originado por el Cambio Climático o incluso con un asteroide colisionando contra la Tierra del tamaño de Florence.

No, el apocalipsis no suena bien y como su propio nombre indica, supondría el fin de nuestra especie o incluso de la Tierra en su conjunto. ¿Podríamos sobrevivir al fin de nuestra existencia tal y como lo conocemos? Desde Indy100 nos dan hasta 7 consejos para aumentar nuestra supervivencia.

Mantente informado

En un mundo tan conectado y global la comunicación es tarea sencilla. Así que lo tienes muy fácil: radio, televisión, o internet, con las redes sociales y WhatsApp a la cabeza nos pueden mantener al día de los planes de evacuación ante un apocalipsis inminente.

Eso sí, recuerda que en situaciones extremas la conexión a internet puede fallar y quizás sea la mítica radio a pilas la única que no te falle.

Interfaz WhatsApp en iPhone. Pexels

Quédate en casa

John Renne, director del Centro de soluciones urbanas y medioambientales de la universidad de la Florida Atlántica, asegura que en la mayoría de los desastres naturales la mejor solución es quedarse en casa.

En algunos casos simplemente porque es más seguro estar en interiores (por ejemplo frente a un ataque químico), en otros porque no es posible evacuar a toda la población.

Conoce tu entorno

Pero si toca salir a la intemperie es mejor conocer lo que nos rodea: vías alternativas, carreteras secundarias, campo, huertas, ríos… todo eso puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte si nos toca vivir una situación extrema. Quizás sea momento de dejar el GPS y salir como nuestros antepasados a explorar a la vieja usanza.

Mantén tu despensa llena

De acuerdo con los servicios de inteligencia del Reino Unido, es fundamental contar con un kit básico de emergencia que nos dure al menos 72 horas (tres días): reservas de agua, raciones de comida no perecedera, guantes de trabajo, botiquín, mantas, mechero, radio de emergencia, lápiz y papel y un desinfectante.

Invierte en un generador

Si eres rural, probablemente estés familiarizado con los generadores que tienen muchas personas en sus huertos o fincas. Y es que donde no llega la luz no hay más remedio que contar con una fuente de energía alternativa: baterías, de gasóleo, etc.

¿Sabes dónde está el hospital más cercano?

Puede parecer una obviedad, pero nos hemos acostumbrado tanto a preguntarle a Google que a veces desconocemos cosas tan básicas como dónde está la comisaría de policía, el hospital, centro de salud, bomberos, centros de emergencias… Nunca se sabe cuando nos va a tocar ir y siempre es mejor estar preparado.

¿Estás preparado para un apocalipsis? Indy100

Y si todo falla… construye un búnker

De nuevo ser una persona rural puede jugar a tu favor. Algunas celebridades cuentan con habitáculos de seguridad en sus terreno, de forma que puedan soportar situaciones extremas.

El 1% de los millonarios tienen su propio búnker

La verdad, construir tu propio búnker no es tarea sencilla ni barata, pero si tenemos que usarlo alguna vez, se habrá amortizado de sobra. Como explica la CNN, aproximadamente el 1% de los billonarios del mundo cuentan con uno.

Los búnkeres cuentan con una estructura y materiales capaces de soportar ataques nucleares y cuentan con suministro eléctrico, purificador de agua, válvulas de presión, filtros de aire para hasta un año.

¡Vamos a morir todos!

Desde luego, esperemos que nunca nos tengamos que enfrentar a esta situación porque como hemos visto, no todas las formas para sobrevivir a un apocalipsis están al alcance de nuestra mano y dependerá mucho de cómo se produzca. Pero como es más sencillo prevenir que curar, lo mejor es que hagas lo que esté en tu mano para cuidar el medio ambiente y la diplomacia internacional… o sino, comienza a ahorrar para tu propio búnker.

O no, porque recuerda que ante un apocalipsis, solo sabemos de una especie que podría sobrevivir al fin del mundo y no es el que piensas.