Pocos títulos en el mundo de los videojuegos han llegado a recibir una adoración tal como la que despierta Final Fantasy VII. Esto se debe a que en su época, allá por finales de los 90, el título de SquareSoft fue el primero de la saga en recibir el tratamiento 3D, acompañado de increíbles cinemáticas que robaron el corazón de todos los que se animaron a jugarlo.

Final Fantasy VII logró ser uno de los títulos más icónicos de los videojuegos

No es que su historia sea la mejor, como tampoco lo es su gameplay o su mecánica de juego, pero Final Fantasy VII logró capturar el espíritu de una época en la industria que simplemente buscaba lo más novedoso, lo más impactante, y SquareSoft consiguió ese cometido sin despeinarse. Así pues, esta Fantasía Final nos sumergía en una distopia futurística plagada de acción en la que teníamos que salvar al planeta de un Apocalipsis casi certero.

La dificultad de volver a contar un buen cuento

Como siempre ocurre con los grandes títulos, endiosados por crítica y público, no es fácil enfrentarse a la tarea de crear un remake que supere o iguale al título original. En numerosas ocasiones se puede ver que estos títulos sólo reciben un remodelado gráfico, sin prestar atención a otros puntos críticos que también necesitarían de una importante renovación.

Así pues, lo ideal es que un remake se concentre en algo más que el puro artificio gráfico y de las cinemáticas, adaptando también los controles, la mecánica de juego y el gameplay a la época que nos corresponde. Un buen ejemplo es lo que lo que los chicos de Bluepoint Games han conseguido con el nuevo Shadow of the Colossus, centrando sus esfuerzos en darle un toque visual espectacular, sí, pero también remodelando las físicas, el movimiento de los personajes y las secuencias de ataque, para que la experiencia fuera mucho más fluida.

Y es que no todo es cuestión de gráficos, ¿de qué sirve que un título se vea espectacular si su jugabilidad es muy inferior a lo que debiera? ¿Y si su mecánica de juego es demasiado anticuada y repetitiva? Pues que el esfuerzo invertido en hacer un remake de ese juego habrá sido en vano. El director artístico de Final Fantasy VII Remake, Shintaro Takai, parece tenerlo muy claro en las declaraciones vertidas a CG World: este Final Fantasy "no es sólo una cuestión de gráficos."

Takai afirma que en la entrega original había elementos visuales que no terminaban de encajar (un enemigo que emitía llamas rojas porque quedaba bien en pantalla) y es por eso que ahora trata de buscar una explicación a los diseños de los personajes, rivales y ataques, para dotarlos de un mayor realismo. Sin embargo, reconoce que a día de hoy tiene un estilo mucho más recargado y gusta de más humo, explosiones y otros efectos gráficos en los juegos que diseña.

Pero a pesar de todo esto, Takai reclama que un remake no se trata sólo de remozar el aspecto gráfico de una entrega icónica, sino también de buscar la coherencia y la veracidad, acercando al producto resultante a una "mayor plausibilidad". Por ejemplo, una magia de curación tiene que tener algo más que simples brillos, reflejando como una energía que no puede verse a simple vista, pero que recorre el cuerpo del curado haciéndose visible como una luz en el momento de ser absorbida.

Entonces, el director artístico de Final Fantasy VII Remake no quiere que su trabajo sea el de añadir más efectos visuales y mejorar la resolución y el detalle gráfico, sino el hacerlos más convincentes, más realistas y entendibles por el público, lo que los hará, indiscutiblemente, mucho más impactantes.

Las batallas no serán puro artificio gráfico, también buscarán ser más realistas y orgánicas. Push Square

Cara nueva, alma vieja

Como fan acérrimo de una de las mejores sagas RPG de fantasía que se han creado jamás, me gustaría que este remake añadiese un poco más de profundidad a un título que necesita una buena dosis de ayuda si desea convencer a seguidores y no seguidores de la serie. El jugador moderno no va a conformarse con un título que sea rompedor gráficamente, también buscará una buena historia y un gran sistema de combate, que logren mantenerle sentado en frente al televisor.

Final Fantasy VII Remake debe de seguir su propia estela evolutiva

Por lo tanto, lo mejor sería que el equipo de desarrollo dejara de lado las mecánicas que se han usado en Final Fantasy XV, ya que no han tenido la aceptación universal que se esperaba. Pienso que la combinación ideal sería la de retomar la profundidad narrativa de Final Fantasy IX o XIII, junto con la mecánica de juego que vimos en Final Fantasy XII, evitando que los ataques sean meras pulsaciones de botones al estilo juegos de lucha. Veremos si los de Square-Enix son capaces de escuchar los clamores, y crear un remake singularmente único.