Nadie puede poner en tela de juicio que The Elder Scrolls V: Skyrim ha sido y es uno de los mejores RPGs que se han hecho jamás. Pero este éxito no le ha llegado sólo a la quinta entrega de la saga, sino que el triunfo de Skyrim se debe a un cúmulo de "buenos haceres" y mejoras que Bethesda ha ido planteando a lo largo de su saga más longeva conocida como The Elder Scrolls.

El éxito no llega de la nada, se trabaja con mucho esmero y esfuerzo

Aún falta un tiempo hasta que Bethesda se decida a sacar la sexta entrega de la serie de rol fantástico que tanto nos gusta. Por eso queremos recordar el paso de todos sus juegos principales (sin contar con los disponibles para dispositivos móviles o el TES: Online) y recordar los buenos momentos que nos ofrecieron.

Poco importa que el nuevo The Elder Scrolls salga para la Switch, PS4 o Xbox One X si no entendemos la relevancia de todos los juegos anteriores de la saga y que, seguro, tendrán un impacto muy positivo para hacer de la nueva entrega el mejor juego de la serie, o eso le pedimos nosotros a la todopoderosa Mara.

Después de lo sucedido en Skyrim, Elsweyr, el territorio de los Khajiit podría ser el escenario ideal para la sexta entrega de la saga. TES Wiki

Arena eres y en arena te convertirás

Bethesda inició su andanza por Tamriel con Arena, el que se considera el juego fundador de esta saga RPG. Sin embargo, en sus inicios, Arena no iba a ser un RPG al uso, como los que caracterizan a la serie, los desarrolladores tenían otras cosas en mente. En un principio, esta primera entrega seguiría el paso de un luchador por varias arenas o estadios, de torneo en torneo, hasta proclamarse Gran Campeón del mismo en la Cuidad Imperial.

Sin embargo, después de muchos cambios y meditaciones, Bethesda comenzó a dar más peso a las misiones secundarias que permitían mejorar el personaje para las batallas y conocer un poco más de su historia. A esta premisa se fueron añadiendo elementos típicos de un RPG, como las mazmorras y las tareas, por lo que el sistema de luchas comenzó a perder peso en el desarrollo del juego. Finalmente, la compañía desechó la idea de los torneos y nació un nuevo RPG que logró conquistar a público y crítica en 1994.

Las dudas se disipan en Daggerfall

El segundo título de la saga fue el más sobresaltado de la saga y, quizás, el menos exitoso de todos ellos. Daggerfall acusó, y mucho, las prisas a la hora de sacar el título a la venta, por lo que su cuidada y original historia, y la interesante evolución de nuestro personaje principal (habilidades, mejoras…) se vieron empañados por un gran número de bugs y fallos que disgustaron a sus principales consumidores.

El revolucionario Daggerfall convirtió a Bethesda en una compañía líder

Fue la pericia de Bethesda, que hizo todo lo posible por remendar estos errores con numerosos parches post-estreno, y la calidad del juego en sí, lo que hizo que muchos críticos consideraran a Daggerfall un triunfo revolucionario, que suponía un paso hacia delante para los juegos de rol occidentales, llegándolo a comparar con el clásico Ultima IV.

Pasado el susto inicial de los terribles bugs que contenía el título, The Elder Scrolls: Daggerfall llegó a conquistar numerosos e importantes premios como el de "Mejor juego de rol" de la prestigiosa PC Gamer en 1996. Con este hito, Bethesda logró disipar cualquier atisbo de duda sobre su saber hacer que hubiera podido generar Arena. convirtiéndose en una de las compañías a considerar el lo que a desarrollo de juegos RPG se refiere.

El oscuro arte del éxito: Morrowind

Morrowind es, junto con Skyrim, una de las joyas de la corona de The Elder Scrolls, y aún a día de hoy se le considera como la mejor entrada de la saga hasta la fecha (con el permiso de los Storm Cloaks). Aunque su desarrollo no llegó a ser todo lo ambicioso que se pretendía en un principio, esta tercera entrega logró afianzarse como uno de los juegos más enormes, titánicos y mayor numero de posibilidades de todos los RPGs de la época.

Libertad, esa es la palabra que define a Morrowind

Siguiendo la estela de Daggerfall, Morrowind ofrecía un sistema mejorado de evolución de nuestro personaje por niveles en el que los diferentes atributos como la constitución o el aguante, tenían un peso muy real a la hora de jugar. Es decir, caminar mucho a pie o saltar, mejoraba tus capacidades atléticas, dotándote de mayor velocidad y mejores reflejos a la hora de explorar Vvardenfell.

Si hay algo que enamoró a público y a crítica, eso fue la sensación de libertad absoluta que tenía el jugador a la hora de decidir qué hacer o de cómo gestionar la partida. Las enormes posibilidades que ofrecía este título, no pasaron desapercibidas para nadie, y se convirtió en un clásico mundial casi instantáneo, todo ello a pesar del clipping y de ciertos fallos que se pulieron luego de su estreno en 2002 para PC y Xbox.

Morrowind era un juego realmente inmenso para la época

Y no se puede dejar de hablar de Morrowind sin mencionar la grandiosidad de sus dos expansiones y media: el Construction Set, Tribunal y Bloodmoon. La primera de ellas originaría la dulce locura de los mods, la segunda aumentaba nuestros conocimientos sobre las deidades Tribunales con todo tipo de desafíos, y la tercera añadió temidos hombres lobo y astutos vampiros a la ya enorme jugabilidad del título.

En resumen, Morrowind conllevó trabajo extremadamente laborioso, casi hercúleo, pero los esfuerzos de Bethesda se vieron recompensados con una entrega que aún es recordada a día de hoy por haber sabido integrar todo lo que se pide de un excelente RPG con las bondades, misterios y posibilidades de un enorme mundo abierto.

Un juego que casi cae en el Oblivion

Sí, estamos exagerando, Oblivion no cayó en el olvido, pero ser una entrega a medio gas entre Morrowind y Skyrim no benefició en absoluto al recuerdo que se tiene a esta cuarta entrega de la saga. Estrenado en 2006, y ya en la nueva generación consolera de aquel entonces (PS3 y Xbox 360), Oblivion contaba con una de los arcos argumentales más interesantes de la saga: la invasión de Tamriel por parte de los Daedra.

Oblivion estaba algo falto de un poco más de magia y esplendor

Nuestro papel no es otro que el de lograr cerrar los portales que conectan nuestro plano con el de las mágicas (y sádicas) criaturas, para lograr detener lo que más tarde se conocerá como "La crisis de Oblivion". Nuestro periplo nos obligará a concentrar todas nuestras energías en liberar al mundo de la influencia de los Daedra, logrando restablecer el equilibrio a Tamriel.

A pesar de que logró un éxito de ventas y de crítica en la línea de Morrowind, su influencia y recuerdo en la mente gamer dista mucho de comparársele. Pensamos que esto puede deberse a la cierta predicibilidad del juego, o a que realmente no suponía una innovación respecto a su anterior entrega, salvo en lo gráfico y en la inteligencia artificial "mejorada".

Es una pena, a nuestro entender, que pese a disponer de una historia con mucha chica, Bethesda decidiera no sacarle todo el jugo posible a la entrega. Aunque, como en todo en la vida, para gustos, colores. Aunque, si hemos de ser justos, Oblivion tiene uno de las mejores (o el mejor) expansiones de la saga: The Shivering Isles. En ella se puede explorar un nuevo territorio, un "mundo de la locura", gobernado por el Príncipe Daedra Sheogorath. A su petición, trataremos de salvar este plano de un cataclismo conocido como Greymarch y déjanos decirte que conseguirlo no es una tarea tan sencilla como pudieras creer.

(Subtítulos disponibles en español)

Skyrim o tocar el cielo con las alas de la victoria

La quinta entrega de la saga llegó como un viento huracanado que trata de llevárselo todo, Skyrim se estrenaba en 2011 dispuesto a triunfar, y la realidad es que lo consiguió de sobra. Sin duda, es la entrega más exitosa de todas las cinco principales, y su genialidad fue tan grande, que ha sido reeditado varias veces para numerosas plataformas como las PS4, Xbox One y Switch.

Un coloso de colosos, Skyrim se sitúa en la cima de los RPGs occidentales

Su éxito radica en la adaptación de la saga a una nueva fórmula de mundo abierto y de mejora de personaje. Skyrim no supuso sólo un avance gráfico, supuso un giro de 360º a las milenarias mecánicas y fórmulas usadas en The Elder Scrolls. Su enorme mapeado, la posibilidad de hablar con los gritos de dragón, y el soberbio y original guión que culmina con la derrota del Emperador a manos de la Hermandad Oscura tras muchas idas y venidas, son los ingredientes fundamentales de un éxito absolutamente arrollador.

Conscientes de que Oblivion no había sido un juego de lo más memorable, los chicos de Bethesda pusieron toda la carne en el asador, y se arriesgaron con una idea que suponía un cambio radical, logrando un nuevo título que arrasó en todos los premios habidos y por haber de la industria. Además, supuso una guía e inspiración para el mejor juego de la historia según la publicación EDGE, The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Que una compañía con la trayectoria de Nintendo tome prestadas las mecánicas y otros lugares comunes de tu título para renovar una de las sagas más queridas y con más ventas de todos los tiempos, lo dice todo de Skyrim: es una obra maestra. Sus expansiones mo son tan lucidas como el juego original, pero saben añadir unas cuantas horas de juego sin causar pereza alguna y, lo más importante, nos devuelven posibilidades clásicas de la saga: los hombres lobo y la vampiritis.

La gran incógnita – ¿The Elder Scrolls VI: Elsweyr/Valenwood?

Aún no está claro en qué lugar exacto de Tamriel se desarrollará la última entrega de la saga, aunque casi todos los fans apuntan a que tendrá lugar en la "casa" de los Khajiit, Elseweyr; o en el territorio de los Bosmer (Elfos del Bosque), Valenwood. Esto se debe al sobresaltado final de Skyrim en el que la Hermandad Oscura termina con la vida del Emperador.

¿Cómo crees que será el futuro juego de la saga de fantasía por excelencia?

Evidentemente, como jugador ávido que serás de la saga, sabes que estas dos razas eran de las más interesadas en terminar con el poder ejercido desde la sección Imperialista (y con bastantes "acciones" en la Hermandad Oscura), por lo que localizar TES VI en cualquiera de estos dos territorios podría ser una gran idea. Quizás los de Bethesda terminen por decantarse por Valenwood, al ser un lugar que aún no se ha explorado a lo largo de la serie.

Sea como fuere y dónde fuere poco importa, lo que realmente nos mantiene hypeados es la necesidad de jugar a un título nuevo de The Elder Scrolls. Skyrim ha sido una experiencia tan singular y tan increíblemente equilibrada que queremos más y más, no nos ha llegado con la Special Edition para la nueva generación de consolas, ¡nos morimos por algo nuevo! Seguro que tomando buena nota de su pasado más antiguo y más reciente, Bethesda nos sorprenderá con algo totalmente increíble.