Aquellos de nosotros que ya tenemos una edad (considerable) sabemos que han existido muchos RPG buenos, pero pocos han llegado a la calidad, casi perfecta, de Chrono Trigger, que atestiguó el gran saber hacer de un estudio como era Squaresoft. Sin embargo, este juego de rol icónico con soberbios diseños del fantabuloso Akira Toriyama, ha ido perdido esa frescura retro con el paso de los años, por culpa de las consecutivas remasterizaciones que Square-Enix ha ido perpetrando en su propio título.

Chrono Trigger es, sin duda, uno de los mejores juegos de rol jamás creados

Menos mal que este abuso por parte de Square-Enix a lo largo de los años no ha llegado a afectar realmente al gameplay y a la historia del título, pero sí a la claridad y calidad gráfica tan peculiar de la que disfrutaba Chrono Trigger. Que juegos clásicos y de gran categoría vean peligrar su pedigree por tonterías como esta es algo bastante serio porque, si un juego "antiguo" está bien como está, incluso para las nuevas generaciones, ¿por qué esa obsesión con remasterizarlo a toda costa?

No todas las remasterizaciones son buenas, ni necesarias

A pesar de que contamos con ejemplos de buenas remasterizaciones de videojuegos en forma de brillantes remakes como el de Shadow of the Colossus o el de Crash Bandicoot: N. Sane Trilogy, la mayoría de las que conciernen a juegos retro o antiguos son realmente malas. ¿Por qué? Pues porque intentan remozar títulos que han sido concebidos para brillar en 2D, no en 3D.

Esto es, si un cuadro "pintado en 2D" es francamente bello y único, ¿es necesario convertirlo en una versión en tres dimensiones? Mi respuesta es contundente: no. Muchos desarrolladores y estudios que aún mantienen los derechos de copia, venta y redistribución de muchas IPs de los 80 y 90, creen que es necesario adaptar los juegos clásicos de la época dorada para el jugador moderno, aunque la realidad siempre termine por demostrarles lo contrario.

En todo caso, lo que el jugador moderno necesitaría es más bien un remake que un remaster, traduciendo el lenguaje videojueguil antiguo en uno completamente nuevo. De nada va a servir dar un mal lavado de cara a un título increíble si lo que va a acarrear es una peor jugabilidad y, aún peor, la pérdida de lo que hacía único a un título concreto: la magia de su cuidado arte. La mejor prueba de esto la tenemos en el "nuevo" Secret of Mana para PS4.

Esta es una remasterización de un clásico de toda la vida hecha sin ningún respeto

Aunque muchísimos jugadores celebraron la noticia de la llegada de Chrono Trigger a PC de la mano de Square-Enix en febrero, pronto se hicieron llover las furibundas críticas por el estado gráfico del título que, tras una remasterización que aún se me antoja como una pesada broma, deslucía los colores y animaciones del juego general. Así pues, la reacción de Square-Enix no ha sido otra que la de prometer un nuevo parche para el juego disponible en Steam, que restaure los gráficos originales.

Los recuadros de la parte superior e inferior derecha son fruto de una remasterización "copy-paste" basada en la versión móvil de Chrono Trigger. YouTube

Estas quejas no son fruto de capricho, ya que para esta versión de Chrono Trigger se usaron los gráficos de "alta definición" empleados en el port para las versiones móviles sin apenas modificación. Es por este motivo que los otrora increíbles escenarios pixelados de la entrega original, aparecen mucho más estirados y deformados en la descarga de Steam. Por si esto fuera poco a Square-Enix se le olvidó (o no) quitar los diferentes menús de la versión móvil, por lo que las pantallas aparecen salpicadas de recuadros completamente innecesarios en un juego para PC.

Vamos, que pedir 15 euros por la remasterización de un juego que ni siquiera ofrece lo mejor del original es un robo a mano armada, un atraco a la inteligencia de la comunidad gamer, y un acto terrorista en contra del respeto por una obra maestra de los videojuegos. Este tipo de acciones conllevan el progresivo deterioro de títulos brillantes que, de plataforma en plataforma, de década en década, pierden algo más de su lustre por el camino.

Remasterización de juzgado de guardia

Square-Enix tiene suerte de que esta sea su propia IP y de que este tipo de afrentas no son sancionables por ley, aunque debieran de serlo. Si una obra de arte se preserva en un museo y sólo ha de ser "retocada" o restaurada por un profesional (que de hacerlo mal podría ser gravemente sancionado), ¿por qué ha de permitirse que se restauren videojuegos que son obras de arte de esta forma tan chabacana y humillante?

Las remasterizaciones con un único afán lucrativo han de terminarse cuanto antes

Si este tipo de prácticas continúa en esta línea ascendente, nos encontraremos con que los grandes clásicos y grandes obras maestras de los videojuegos no llegarán como debieran a un futuro. Al igual que sucede con las fotocopias de las fotocopias de las fotocopias, con cada mala remasterización se pierde algo único de un juego, sea su paleta de colores original, sea el grano y el formato de la imagen o sea sus animaciones.

Cada una de estas descuidadas mermas es una falta de respeto imperdonable a un producto de gran valor cultural que, por falta de protección, podía extraviarse en el tiempo y en la cirugía cosmética digital por siempre jamás. No todas las restauraciones son buenas, ni necesarias, y si ha de haberlas, que sean de calidad, respetando y mimando cada uno de los detalles del juego original.