Kingdom Come: Deliverance es uno de los RPGs que ha causado más hype de cara a su estreno en este 2018. Se nota que los gamers estamos sedientos de un buen juego de rol con un corte medieval que nos ayude a sobrevivir la larga espera hasta que llegue un nuevo The Elder Scrolls ya que Bethesda asegura que aún no existe un nuevo juego de la saga en el horizonte.

Un nuevo RPG que se centrará en el realismo de las luchas de poder medievales

Lejos de querer imitar a ningún título de rol presente o pasado, Kingdom Come: Deliverance pretende estrenarse como un nuevo tipo de juego dentro del género de los RPG basado en la emulación de las cruentas y sangrientas batallas de la Edad Media, libradas por conseguir mayor territorio y poder. Veremos si esta nueva fórmula consigue conquistar el reino de nuestros corazones, haciéndose un hueco en nuestras estanterías.

(Subtítulos disponibles en español)

La dura lucha por la libertad, y el poder

Kingdom Come: Deliverance llegará para PS4, Xbox One y PC el próximo 13 de febrero y sus desarrolladores (Warhorse Studios) ya han anunciado que traerá mejoras para las PS4 Pro y Xbox One X. Mientras que en PS4 y Xbox One correrá a 900p, lo hará a 1440p en Xbox One X y a 1080 en PS4 Pro, incluyendo unos efectos gráficos muy superiores en estos sistemas.

Además de las mejoras gráficas para las plataformas más potentes, los chicos de Warhorse Studios pretenden sorprendernos con un juego que se aleja de los lugares comunes en los títulos RPG. Nada de magias, ni extraños animales o criaturas en este título, Kingdom Come: Deliverance quiere bañarnos en una buena dosis de realismo puro y duro.

Que no te engañe tu imaginación, en ese castillo que ves no habrá bruja o magia alguna. Area Jugones

Lejos de ser un punto negativo, lo cierto es que el título consigue lo que se propone en este apartado aunque por momentos deja un sabor de boca bastante amargo por su poco equilibrada dificultad a la hora de combatir contra nuestros enemigos. La premisa es simple pero efectiva: serás el hijo de un herrero cuya familia ha resultado muerta durante la guerra fraguada en el Reino de Bohemia (República Checa).

Por lo tanto, y a pesar de que cruzarás y vadearás parajes llenos de bosques impresionantes, con una riqueza y majestuosidad paisajística que compite de pleno con The Elder Scrolls o The Witcher 3: Wild Hunt, pero sin atisbo alguno de elementos mágicos. Kingdom Come: Deliverance pretende ser y es una narración histórica interactiva en toda regla que probablemente no consiga enganchar del todo al público rolero.

Los paisajes de Kingdom Come: Deliverance no tendrán nada que envidiar a los de las mejores sagas de rol. Cryengine

Quizás, uno de los puntos más conflictivos de este título sea el sistema de combate demasiado realista que se ha creado. Nos gusta que sea un juego que quiera imitar lo verdaderamente real, buscar esa experiencia cercana al campo de batalla sin esconder ningún detalle o impedimento, pero a veces es demasiado. Hacerse con el control de las armas y otros utensilios es poco intuitivo, y te costará más de un intento superar ciertas fases de las batallas por este motivo.

Sin embargo, esto es algo que se podría solucionar de cara a la salida del juego o con un parche a posteriori, para evitar la tremenda frustración que causa el no poder defenderte o atacar como es necesario: difícil, vale; imposible, no nos gusta. Impresiona el hecho de que penalice (y mucho) al movimiento el llevar una armadura, o incluso un yelmo, ya que nuestra visión estará restringida.

Las batallas serán espectaculares, pero el sistema de combate necesita una revisión urgente. Only SP

Creemos que estos detalles son brillantes y suman a la calidad realista del juego, pero pensamos que sería necesaria una revisión del combate para evitar tirar el mando por la ventana. Después de todo, la jugabilidad es una característica esencial, sin la cual un juego nunca podrá ocupar un lugar preeminente en el corazón de los jugones o de la crítica.

Pensamos que si se logra solventar este punto que no termina de convencer, podríamos estar ante uno de los RPGs más diferentes de los últimos años. Es posible que su gran énfasis en la vertiente histórica no sea un reclamo para muchos, pero las misiones de infiltración y ciertas batallas por el poder (si solventamos lo de los controles en estas últimas), dejan con gana de mucho, mucho más.

Pero Kingdom Come: Deliverance no está exento de bugs y fallos graves en el posicionamiento de las cámaras o en alguna de las animaciones, por lo que los chicos de Warhouse Studios tendrán que ponerse las pilas si no quiere que estos empañen las posibilidades de conquista y expansión que tiene su juego.

¿Un nuevo tipo de RPG es posible?

Parece que todo apunta a que sí estamos ante el nacimiento de un nuevo tipo de RPG, lo que queda por ver es si logrará el éxito esperado y si termina por convencer a pesar de la falta de elementos fantásticos y mágicos. Esta cuestión no debería de ser impedimento para disfrutar de una historia bastante interesante, con misiones que logran enganchar, aunque (por veces) se antoje que Kingdom Come: Deliverance es un título a medio cocinar.

Esperamos que el trabajo y esfuerzo empleados en hacer algo realmente diferente y novedoso dé sus frutos y consiga iniciar un nuevo sub-género rolero para aquellos que disfrutan más de la estrategia histórica más empedernida con títulos como Age of Empires IV, y que echaban en falta un juego de este calibre. Las cartas ya están echadas, veremos qué futuro espera a Kingdom Come: Deliverance este 13 de febrero.