Hace unos días nos despertábamos con la noticia de que USA iba a derogar la neutralidad de internet. No era el primer país en dar ese paso, si bien la vecina Portugal ya "disfruta" de un internet regulado y mucho más caro para los usuarios, pero cuando el país más poderoso del mundo legisla así, el resto solo puede temblar ante lo que se les viene encima.

Por si todavía no tienes muy claro en qué consiste eso de la neutralidad de internet, aquí te lo explicamos detalladamente. De manera rápida y concisa: sin neutralidad de red ya no una habría tarifa plana con la cual navegar por internet a tu antojo, descargar contenidos, ver y escuchar material audiovisual en streaming, jugar online, etc. a la velocidad que marca nuestra tarifa. ¡C’est fini!

Desde ese momento, tú eliges qué es lo que te interesa y lo contratas para seguir disfrutándolo como hasta ahora, pero el resto de contenido irá a pedales… a no ser que pagues. ¿Que quieres usar internet para jugar? A pagar. ¿Que quieres usar internet para las redes sociales? A pagar. ¿Que eres un amante de Spotify y su brutal archivo musical? A pagar. ¿Adivinas ya lo que tendrás que hacer si eres un cinéfilo que está gozando de la época dorada de HBO o Netflix, no?

Perder la neutralidad de la red puede traer nefastas consecuencias. ReadWrite

Bien, así que ya nos ha quedado claro que la ausencia de la neutralidad de red solo traerá más diferencias entre los usuarios, un internet mucho más caro y que los gigantes como Facebook o Amazon tengan que redefinir sus estrategias. Pero va mucho más allá. De hecho algunas de las industrias más prometedoras y potentes actualmente podrían sufrir su alcance, como explica Mashable. ¿Quieres saber cuáles son?

La industria automovilística

Si Elon Musk está en lo cierto, los coches con conducción autónoma serán una realidad muy pronto. Sin embargo, estos vehículos requerirán sofisticados computadores de a bordo con conexión a internet.

Sin ir más lejos, los coches Tesla pueden descargar actualizaciones vía OTA, de forma que suponen un ahorro de tiempo y dinero de no ser así, teniendo que acudir a algún tipo de concesionario para que se produjeran.

El Autopilot está muy cerca de dar paso a una segunda versión mejorada. Engadget

Pero si el proveedor de servicios de internet decide añadir un extra para acceder a internet desde tu coche, tendrás que pasar por caja. Y lo harás, porque además de las actualizaciones, la conexión a internet proporcionará herramientas de seguridad como, por ejemplo, el clima en tiempo real en la zona en la que estás moviéndote para predecir cómo será la conducción.

Internet de las cosas

El incipiente internet de las cosas o IoT tiene como objetivo que cualquier dispositivo, por pequeño o simple que sea, esté conectado a la red: bombillas, neveras, calefacción, etc., por lo que como ya vimos en el CES Las Vegas, los fabricantes están apresurándose en implantarlo.

Nevera inteligente de Samsung. Fox News

De momento su adopción está siendo lenta, pero la realidad es que hay un mercado potencial brutal por la enorme comodidad que supone encender la calefacción de tu hogar mientras aún estás en la oficina en un día frío.

Como puedes imaginarte, sin neutralidad de la red el tráfico IoT podría ser muy lento. Y es que aunque puedas pagar para que Netflix te vaya como un tiro, que tu cafetera esté conectada al Wi-Fi quizás no sea una prioridad.

La salud

Además de ser una molestia enorme en tu disfrute diario de internet, la ausencia de la neutralidad de la red puede resultar perjudicial para tu salud. Y es que la medicina del presente y el futuro hace uso de internet para aumentar su eficiencia.

La aplicabilidad de internet al sector médico es amplia: desde la telemedicina, que proporciona atención sanitaria mediante telecomunicaciones a la transmisión de datos; al historial sanitario. Y es que si antaño se guardaban nuestros registros en archivos en papel, ya se han digitalizado y subido a la nube para que su acceso sea rápido y universal.

Desgraciadamente tu hospital o incluso el servicio de seguridad social de tu país tienen poco que hacer compitiendo contra un gigante como Facebook por el ancho de banda.

Criptomonedas

Las criptodivisas, con el Bitcoin a la cabeza, han sido el tema financiero mainstream del año. No es que hayan nacido en 2017, pero es ahora cuando parece que han llegado al gran público y quien más quien menos invierte con el deseo de hacerse rico, algo que podría darse si como dijo el polémico gurú McAfee, el Bitcoin alcanza los 2 millones de dólares en dos años.

Así, portales de compraventa de criptomonedas están viendo cómo el tráfico satura su web: la gente entra a diario a comprar y vender sus activos y cualquier restricción al acceso podría provocar trágicas consecuencias.

Detalle de un Bitcoin. Pixabay

Sin neutralidad de internet, los pequeños inversores podrían verse obstaculizados y/o bloqueados a la hora de gestionar sus inversiones, mientras que las personas con más capital camparían a sus anchas. Esto además podría provocar fluctuaciones en el valor de algunas criptomonedas.

¿Y ahora qué?

Todavía es pronto para evaluar con profundidad las consecuencias reales de la derogación de la neutralidad de la red en Estados Unidos. Afortunadamente por el momento esta medida todavía no se ha extendido a otros países, pero una cosa hay que tener clara: si llega, prepárate para un internet completamente diferente al que habías conocido.

No solo por cosas tan obvias como que el último capítulo de Juego de Tronos se quede parado en medio de la emisión, sino que incluso puedas perder tus ahorros.