Cuando juegas en un PC, lo normal es hacerlo con la ayuda de un estupendo teclado y un muy preciso ratón, pero la creciente demanda de juegos "más consoleros" en plataformas como Steam hace que un teclado y un ratón no sean siempre la mejor opción, ni la mejor herramienta para todos los gamers.

Los mandos convencen a casi todo el mundo

Incluso los peceros más empedernidos que disfrutan de largas sesiones en sus PS4 Pro, Xbox One X o Nintendo Switch, reconocen que los mandos de consola son una excelente forma de jugar en el ordenador, pues ofrecen muchas opciones en un menor número de teclas y en un formato bastante más ergonómico.

(Subtítulos disponibles en español)

Tiene nombres mil, el mando videojueguil

Y es que cada vez jugamos más a juegos de PC en consola, y a juegos de consola en PC, por lo que los desarrolladores (muy listos ellos) crean diversos perfiles para los diferentes controladores del mercado, añadiendo una posibilidad extra para los que preferimos los mandos a las teclas.

No lo niegues, sabes que los mandos molan tanto como tu teclado y ratón

No te lo vamos a negar, jugar a World of Warcraft es más cómodo si dispones de teclado, pero títulos como Final Fantasy XIV: A Realm Reborn para PS4 han demostrado que los MMORPG también pueden jugarse con mando, sólo hay que dar con la fórmula y el hardware necesario.

Incluso el todopoderoso Steam se ha dado cuenta de que muchos jugones optan por la opción del controlador para jugar en su ordenador, de ahí que decidieran implementar su modo Big Picture en el que podemos controlar la interfaz de la aplicación con la sola ayuda de nuestro mando predilecto.

El modo Big Picture de Steam nos permite usar solamente un mando para navegar por sus menús. Steam

Pero no todos los mandos sirven el mismo propósito, ni son compatibles con el sistema operativo que estamos usando, o no son todo lo cómodos, ergonómicos y útiles que cabría esperar (hola Steam Controller). Dependiendo de con quien hables, o a quién le preguntes, recibirás recomendaciones o preferencias dispares. Que si es mejor el mando de la PS4, que si son mejores los de Xbox One, que si mejor uno de Steel Series, Nacom u otra compañía menos conocida.

En definitiva, no hay un gran consenso a la hora de asesorar acerca del controlador definitivo, aunque nosotros lo tenemos muy pero que muy claro. El mejor mando que puedes comprar ahora mismo con tus dineros es, sin ningún atisbo de duda, el mando inalámbrico Xbox Elite. Y no, no es cuestión de preferencia personal, es la pura realidad.

Un mando para jugarlos a todos

Evidentemente, no nos vamos a meter en cuestiones de preferencias personales pues, sin ir más lejos, muchos de nosotros estamos más acostumbrados a usar el mando de la PS4, pero el Xbox Elite tiene tantas opciones adicionales y es tan increíblemente configurable y re-configurable, así como impresionantemente ergonómico, que no se nos ocurriría no recomendarlo como el mejor mando para jugar en PC (o en consola).

Esto se debe a que los principales mandos de la competencia, sea el de Sony, el de Steam, el de Nintendo o incluso los propios de la Xbox One o de la Xbox 360, no son tan ergonómicos ni modificables como este todoterreno de Microsoft. Sus distintas opciones de configuración, casi interminables, que puedes comprar por unos 149,99 euros, lo hacen imprescindible para aquellos jugadores que buscan una experiencia altamente personalizable sin perder ni un ápice de calidad o rendimiento.

Como puedes ver, el Xbox Elite incluye muchísimos accesorios que te permitirán mil y una configuraciones diferentes. Xbox

Si tuviéramos que ponerle una pega, y es algo que a estas alturas no deja de sorprendernos negativamente, es que (una vez más) Microsoft no ha tenido la decencia de incluir una batería de litio o un pack de "Carga y Juega" con el controlador, dejándonos con las habituales pilas alcalinas que durarán hasta que ellas mismas decidan lo contrario.

El Xbox Elite tiene tantas opciones diferentes que ni te lo creerás

Si ya posees un mando de Xbox One, podrás intercambiar la batería sin problema alguno, evitando tener que hacer un gasto extra que no tendrías que haber hecho después de haber pagado 150 euros por tener lo mejor del mercado.

Quitando este escabroso y doloroso punto, lo cierto es que el mando Xbox Elite resulta el mejor del mercado y, si aún tienes dudas, te daremos unas cuantas razones para que veas que hemos hecho los deberes:

  1. Tiene el mismo diseño ergonómico (y premiado) del controlador de la Xbox 360, pero recalibrando su peso y sus medidas, para que se sienta aún más cómodo en cualquier par de manos y en cualquier situación de juego.

  2. El Xbox Elite añade una serie de palas y botones en el reverso que se pueden instalar y modificar a voluntad, configurándolos para realizar acciones determinadas que se adapten más a tu estilo de juego. Vaya por delante que el software para configurar el mando es bastante malo y te causará más de un dolor de cabeza.

  3. Si hay algo que no nos terminaba de convencer en los mandos de Microsoft eran los dichosos D-Pads marca de la casa, cuya maniobrabilidad era mucho inferior a los controladores de, por ejemplo, Sony. El Xbox Elite solventa este problema al ofrecer dos D-Pads diferentes, uno con la típica cruceta (el de toda la vida) pero más flexible, o uno tipo disco con un movimiento mucho más preciso.

  4. Tanto si tienes un PC o un Mac (aunque en este último con la ayuda de Xbox 360 Controllers), verás que usar el mando de Microsoft te asegura una de las mayores compatibilidades, puesto que casi todos los desarrolladores han creado inputs en sus juegos para los controladores de los de Redmond. Te parecerá una tontería, pero es algo que tiene mucha importancia y lo notarás en cuanto te pongas a jugar a títulos con unos controles más complejos.

  5. A pesar de que te ofrece la posibilidad de jugar sin cable en tu PC (con la ayuda de un adaptador), es mejor aprovechar su cable USB de tela para sacarle el mayor partido posible, olvidándote de tener que cargarlo o conectarlo cada vez que desees usarlo.

  6. Si además tienes una Xbox One, sea del tipo que sea, podrás usarlo sin cables, disfrutando de la misma velocidad de respuesta y de, quizás, una mayor comodidad a la hora de moverte por el espacio.
Estos son los accesorios con los que podrás modificar tu Xbox Elite. Sí, también incluye sticks "chatos" adicionales. Xbox

Un mando por y para jugones

El Xbox Elite ha sido creado con un único propósito en mente: ofrecer la mejor experiencia de juego posible en PC o en consola, y hemos de decir que lo consigue sin sonrojarse. Ahora que el 2018 ya está aquí y es época de cambios con la llegada de consolas más potentes como la Xbox One X, nos gustaría que Microsoft se ajustara la cartera e hiciera unos cuantos ajustes para tener más contentos a sus seguidores.

Ahí van nuestras propuestas: que se incluya un Xbox Elite con las nuevas Xbox One X (o se ofrezca un cupón/rebaja de precio), que actualicen el dispositivo y lo doten de una buena conexión Bluetooth que nos permita prescindir del adaptador si queremos jugar sin cables, y que depuren el programa de software para que sea más fácil programar el mando. Queremos lo mejor, todo lo mejor y nada más que lo mejor. Y no estamos pidiendo nada imposible, ¿verdad Microsoft?