Según apuntan los reportes y los rumores que rodean a Microsoft, parece ser que la compañía ya está trabajando en lo que será la nueva Xbox, o la futura consola de los de Redmond. Este sistema, cuyo nombre en clave es Project Scarlett, vendría a ocupar el sitio de las actuales Xbox One, a pesar de que la última iteración de la marca, la Xbox One X, aún no tiene ni un año de edad. Pero así es el mundo de la tecnología y de las consolas del mercado, ya que la novedad, la potencia y el diseño son características esenciales que ayudan a ponerse por delante de la rabiosa competencia.

Project Scarlett podría barrer a la competencia si sabe jugar sus cartas

Y es que tanto las PS4 y PS4 Pro de Sony, como la Nintendo Switch están dando una lección en ventas a la marca Xbox, que a pesar de sus esfuerzos por crear la "consola más potente del mundo", no ha llegado a vender tanto como sus rivales más directas. Pero esto podría cambiar si Microsoft se decide por crear un sistema para la próxima generación que no sólo ofrezca una potencia increíble, sino también una buena ración de exclusivos o de características novedosas.

"Escarlata" es el nombre que recibe este nuevo proyecto consolero de Microsoft. Pero, ¿qué es exactamente? Games Radar

¡Hola, soy Scarlett!

Xbox Project Scarlett es el nombre en clave que Microsoft ha querido darle a su próxima consola, pero como es habitual en la industria, este no será el nombre final del producto, sólo el "oficial" hasta la comercialización del sistema. Poco se sabe de los entresijos de lo que supondrá la llegada de la "nueva Xbox", aunque si hacemos memoria, Phil Spencer (Presidente de la sección dedicada a Xbox) ya comentó algo sobre el futuro de la consola en el E3 2018:

Nuestro equipo de hardware ya está a pleno rendimiento con el desarrollo de la nueva generación de consolas Xbox, con las que nos comprometemos a volver a marcar el camino para el futuro del juego en consola.

Parece ser que, en este caso, y fijándose en el uso del plural, los de Redmond estarían trabajando en dos consolas en lugar de una. Esto podría ser todo un bombazo de cara al mercado, sobre todo si logran que esos dos sistemas no causen "interferencias" entre sí a la hora de vender.

Fecha de salida

Según la información que ofrece Thurott (un medio con muchos contactos dentro de Microsoft), los dos nuevos sistemas de Microsoft llegarían en 2020 y no antes de esa fecha. Esto podría ser una información verídica ya que los rumores apuntan a que la PlayStation 5 también saldría alrededor de ese mismo año. Esto no sería de extrañar, y más si tenemos en cuenta que juegos como The Elder Scrolls 6, Cyberpunk 2077 o Halo Infinite no llegarían hasta dentro de dos años.

Especificaciones técnicas

Este es otro punto de los que todavía no se tiene demasiada información, aunque la salida de la Xbox One X y de lo que Microsoft ha sido capaz de demostrar con ella, pueden apuntar al camino que seguiría Project Scarlett de cara a su salida. Constatando que el juego a 4K comienza a tomar más relevancia en el mercado, no sería de extrañar que los de Redmond trataran de conseguir que los juegos llegaran a los 60 fps nativamente en ultra definición.

Esto no es algo fácil de conseguir, evidentemente, pero tampoco imposible, sobre todo si la compañía pone su foco en mejorar los frame rates. Se espera que la inclusión de una gráfica que use la tecnología GDDR6 pueda ayudar a la nueva Xbox a mover juegos en 4K con soltura, sin que el sistema sufra por ello. Además, esto también ayudaría (y mucho) a que los juegos se cargaran más rápido en la consola, evitando las largas esperas a las que nos tiene acostumbrados la generación actual.

Jugar en la nube con Scarlett Cloud

Los rumores apuntan a que Microsoft no estaría sólo desarrollando una consola sino dos, teniendo estas dos tipos de mercado o público objetivo diferentes. Mientras que Project Scarlett se encargaría de la potencia gráfica bruta, Xbox Project Scarlett Cloud sería un sistema de juegos vía streaming o un servicio por suscripción mucho más barato que una consola tradicional.

Digamos que este sistema sería una especie de "cuerpo sin cerebro", en el que tanto el procesador como la gráfica no estarían incluidos pues funcionarían desde de la nube. En este caso, Microsoft podría dar el campanazo creando una máquina que se convirtiera en el "Netflix de los videojuegos", y lo tendría bastante sencillo si se considera que su servicio Xbox Game Pass ya funciona a la perfección. Así, la compañía sólo tendría que preocuparse de implementar correctamente un streaming de alta calidad.

Precio

Esta es, quizás, una de las especulaciones más interesantes de todas, porque aunque aún no se disponen de datos fiables, está claro que manejaremos dos precios diferentes para dos productos diferentes que saldrán al mercado de la mano de Microsoft. Los de Redmond han de vigilar muy de cerca el precio de sus competidores, para evitar que Sony o Nintendo les arrebaten cuota del mercado (como ya ha ocurrido en otras ocasiones), sobre todo si desean ser las plataformas que lideren el sector.

Imagino que si tanto la PS5 y la Project Scarlett salen al mismo tiempo y cuentan con prestaciones iguales o similares, su precio no podrá alejarse demasiado, pues estarían dando ventaja a su rival directa. Lo más probable es que las próximas consolas (si es que desean ofrecer juegos a 4K nativos y 60 fps) se coloquen más en la línea de precio de los 500 dólares/euros que en la de los 400. Pero claro, si existe más de un sistema a la venta, Microsoft tendrá más margen de maniobra para colocar la etiqueta que Sony.

Una incógnita muy escarlata

Aunque no están claros muchos de los datos que nos hablan sobre la futura nueva Xbox, sí que son suficientes para ver que Microsoft se plantea muy en serio ser el líder de la próxima generación, cueste lo que cueste. Si logra repetir con un sistema increíblemente potente y con un tamaño relativamente modesto (en la línea de la Xbox One X), lo más probable es que consiga convencer a los jugones de que en Project Scarlett se juega
mejor
.

Tener una consola dedicada al juego en streaming puede ser un bombazo

Además, si los de Redmond llegan a meter dos productos en el mercado que no se solapen, es casi seguro que contarán con ventaja en una complicada lucha de especificaciones y juegos exclusivos. Después de todo, tener una consola a la que poder jugar a los mejores títulos desde casa sólo usando streaming sería el sueño dorado de casi todos. Así, por un precio más contenido tendríamos acceso a un montón de juegos desde un principio. Ahora sólo queda esperar y ver qué es lo que trama exactamente Microsoft.