El ser humano es fascinante. Seguro que alguna vez has visto "1000 maneras de morir", un programa de televisión bastante negro que relataba la pasmosa facilidad con la que una persona puede fallecer sin quererlo con las acciones más absurdas, que además reproducía mediante un elenco de actores e incluso realizaba entrevistas a expertos para dotar de verosimilitud. No lo olvides nunca: la realidad siempre supera a la ficción.

Así que, siguiendo esa estela de formas de perder la vida, afán investigador inherente a la especie humana e incluso recordando a los castigos irónicos de Los Simpson, aquel en el que Homer es enviado al infierno por comerse una rosquilla maldita y posteriormente se le hace pasar la tortura de comerse todos los donuts del mundo. Ah, y es que da igual lo que digamos, ya ha sucedido antes en Los Simpson.

El caso es que desde el canal AsapSCIENCE se han propuesto saciar nuestra curiosidad y resolver ciertos dilemas existenciales: ¿cuánta pasta de dientes tenemos que ingerir para morir? ¿Cuántas naranjas tengo que comerme hasta que mi cuerpo se rinda y muera de empacho? Shh, no hace falta que digas nada. Sabemos que desde el otro lado de la pantalla estás asintiendo.

Todos nos hemos hecho alguna vez esta pregunta: ¿una croqueta más podría matarme?

Vamos a sacarte de dudas sobre alimentos terrenales, nada de venenos que obviamente llevan implícitos que causarán daños y/o incluso la muerte. ¿sabías que 70 tazas de café pueden matar a una persona de 70 kg? Y es que mientras que tres tazas diarias son saludables, ya ves que el abuso puede ser mortal.

Otra sustancia sobre la que no cabe ninguna duda es el alcohol. Ni una copa al día, déjate de habladurías. De hecho, con 13 vasos seguidos podrías fallecer.

Más sorprendente es lo del agua, esa que aparece recomendada para hidratar nuestro cuerpo y casi como elixir de juventud. Pues bien, beber demasiada agua podría matarte. Y nosotros te damos una cantidad: 6 litros. En el caso opuesto a la hidratación encontraríamos la adición de sales minerales. Bastan con 48 cucharadas de tu condimento favorito podrían terminar con tu vida.

¿Y si sumerges tu cabeza debajo del agua o fantaseas con la asfixia? Con 4 minutos, el daño cerebral sería severo y con 6, irreversible. Lo mismo sucede si te encuentras en zonas de elevada altura, como por ejemplo a más de 8.000 metros, donde el mal de alturas puede matarte. Y vamos más allá, si eres demasiado alto, tu cerebro también tendrá problemas para abastecerse de oxígeno, algo que le pasó al pobre Robert Pershing Wadlow, que medía 2,73 metros.

Incluso el hueso de una cereza puede ser tu asesina. No, no nos referimos a que te atragantes (que también), sino a que lo muerdas, ya que contienen el suficiente cianuro como para mandarte al cementerio. Hace tiempo os explicamos la importancia de no darle chocolate a nuestro perro, pues bien, la teobromina también puede ser letal para nosotros, pero en una cantidad mayor: 85 tabletas de golpe.

En Urban Tecno jamás haríamos apología de las drogas, pero habrás visto que nadie nunca ha muerto por marihuana. Esto se debe a que para causar una reacción mortal deberías fumar 680 kilogramos en 15 minutos o ingerir 22 kilogramos.

Todo puede ser mortal, en función de la dosis Euroresidentes

No obstante, no te descuides: todas las drogas producen adicción y merman tus capacidades, por no decir que muchas son fabricadas clandestinamente y contienen aditivos peligrosos como el caso de la famosa metanfetamina de Breaking Bad.

Uno de los asesinos más insospechados es la música. No, nos referimos a la sobreexposición al hit del verano, sino al volumen: más de 185 decibelios pueden ser letales, además de molestar a los vecinos, que obviamente no podrán dormir. Por cierto, ¿sabías que podrías aguantar hasta dos semanas sin dormir hasta colapsar?

Antes hablábamos de los condimentos, pero hay uno en especial que es especialmente peligroso, el picante. No todos somos igual de tolerantes a su ingesta, pero si tomas 129 cucharadas de pimienta, estás muerto. Necesitarás muchas menos en el caso de la nuez moscada y a pesar de que hoy en día el azúcar está en el disparadero por su adicción, tendrás que tomarte más de 10 kilogramos del tirón para fallecer.

Así que el azúcar produce obesidad, adicción, muerte y ¡caries! Así que mejor lavarse los dientes. Recuerda que no es lo mismo un dentífrico que otro, pero tampoco abuses: si un día cometes la locura de ingerir 24 tubos completos, puede ser fatal.

Ah, la belleza. Ya no es que tengas los dientes blancos, es que nadie quiere que le aparezcan arrugas. Así que, ¿por qué no inyectarnos un poquito de Botox? Esta toxina tiene una dosis letal en humanos de 68 nanogramos. Pero mejor que evitemos pasar por el quirófano y nos centremos en mantener hábitos de vida saludable y una alimentación rica en frutas y verduras.

¿Si haces un zumo con 11.000 naranjas y esperas "que se le vayan las vitaminas" como dice tu madre, qué pasa?

A ver, puede que te guste mucho una fruta, pero no creemos que llegues a las 11.000 naranjas necesarias para causarte la muerte por exceso de vitamina C. Si te haces un zumo, recuerda hacerle caso a tu madre y tomártelo rápido, que se le van las vitaminas. Los plátanos, que son tan buenos para las agujetas, tienen un límite mucho más bajo: bastan 480 unidades para ser letales. Pero aquí la pregunta es, ¿de verdad te cabe tanta comida dentro?

Cambiando de tema, ¿alguna vez has querido ser astronauta? Sabrás que para ser piloto, algo que es mucho más asequible que desarrollar una carrera espacial, necesitas entre otras cosas un duro entrenamiento para tu cuello para soportar la aceleración. De hecho, si nuestro cuerpo se expone a aceleraciones de 14G, tus órganos comenzarían a desprenderse del cuerpo. Ahora ya sabes por qué Fernando Alonso tiene el cuello como una secuoya.

Buf, desde luego no parece una muerte agradable. Pero tampoco lo es morir por hipertermia o hipotermia, en caso de que tu cuerpo vaya a valores de temperaturas superiores a 40 grados e inferiores a 21 ºC. Así que cuidado con la fiebre, ante altas temperaturas no dudes en acudir al médico. Eso sí, con moderación, recuerda que 7143 radiografías también podrían asesinarte por exceso de radiación.

Después de leer todo esto, nos tiene que quedar claro que todo es susceptible de causar la muerte, la clave es la dosis a la que nos exponemos. Así que ahora os dejo y me voy a poner un caf… a comer una naran… a poner un poco de mus… bueno, me voy a quedar aquí sentada a disfrutar de la vida contemplativa.